Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 23 s 3 s 2007 ABC AD LIBITUM COMPARACIÓN SEGURA José Luis Rodríguez Zapatero que el PP es un partido irresponsable y una oposición perfectamente inútil para los ciudadanos No seré yo quien desmienta al presidente del Gobierno. Supongo sabrá lo que se dice, pero no deja de alarmarme la dramática reversibilidad de tan gruesa acusación. El PSOE, en lo que se refiere a la cosecha que estamos consumiendo, es un partido irresponsable y sostiene un Gobierno perfectamente inútil para los ciudadanos. Es más, dejando a un lado la especialísima cualificación de Zapatero para las interpretaciones torticeras de la Historia y su amor por M. MARTÍN la mentira, lo peor que FERRAND puede decirse del presidente y de su principal antagonista, Mariano Rajoy, es que suelen serles aplicable a cada uno de ellos los juicios críticos que se emiten para el otro. Los dos van de espaldas a la demanda social y, lejos de interesarse por los asuntos que inquietan a los ciudadanos, se han instalado en un debate abstracto sobre asuntos grandilocuentes que, siendo trascendentes, resultan distantes de la cotidianidad y la praxis. Se llega a esa situación espectacular de los dos grandes partidos nacionales por caminos enfrentados. El PSOE experimenta una sobredosis de liderazgo. Los socialistas, quizás víctimas de algún hechizo, han perdido la apariencia de su pluralidad y se comportan, bien sea en un arrebato de fe o en un espasmo de temor, como un solo hombre. Incluso traicionando sus propias biografías y en contradicción con sus dichos y hechos anteriores. En el PP ocurre justamente lo contrario. La crisis es de liderazgo y, frente al disciplinado guiñol que mueve Zapatero, Rajoy parece un sargento en el ejército de Pancho Villa. Quienes no le contradicen, le desobedecen y los más le ignoran y ningunean. Como el ejercicio del poder, reforzado por el control mediático, tiene la fuerza suficiente como para convertir a un chimpancé en un galán de Hollywood, Zapatero flota sobre su propia escasez y resiste con el arriesgado tema único, el proceso de paz en que ha centrado su legislatura y del que espera la gloria de la Historia. Rajoy por lo que se ve, todavía convaleciente de los mazazos del 11 y el 14 M, circula, aunque en sentido contrario, por la misma vía única del presidente del Gobierno y convierte la alternativa en colisión inevitable y, además, estéril. La composición del Parlamento no permite el juego y la esperanza de que los pequeños grupos opten por el interés ciudadano mejor que por la sumisión condicionada a la que se han entregado. Ahora, en el aniversario de la guerra de Irak, el PP y especialmente Rajoy, entregados al culto de latría que le brindan a José María Aznar, han perdido la oportunidad del punto y aparte, de cerrar un capítulo contestando- no a la guerra -y abrir otros que coincidan con lo que los ciudadanos esperan de sus hipotéticos representantes. La comparación es odiosa, pero lamentablemente precisa. UNA ODIOSA ÍDOLOS DE LA CUEVA MUCHOS Y, QUIZÁS, INMORTALES de hamburguesas king size, de palitos de surimi y de E entero, no sin un estremecimiento de cereales transgénicos tan ricamente. Y arrojando caaprensión, de que, según las previsiones de da día a la basura nuestras sobras completas, como las Naciones Unidas, en julio los seres humasi se tratara de una versión laica del milagro de los nos seremos 6.700 millones, 547 más que hace siete panes y de los peces. En cuanto a los viejecitos, la resaños. Y, si sigo leyendo, los escalofríos se multipliponsabilidad en la cada vez mayor esperanza de vida can: las proyecciones de los demógrafos son de que (evidentemente no estoy pensando en Irak o Daren 2050- -algunos de ustedes estarán vivos para comfour) hay que atribuirla principalmente a que viviprobarlo- -este planeta estará habitado por 9.200 mimos mejor, a que disfrutamos de un buen sisllones de personas, cuatro veces más de las tema sanitario y a que no somos muy aficionaque en el vivían en 1950. dos a traer niños al mundo. Y a que tampoco Item más. Una gran parte de los terrícolas han sucedido últimamente (toquemos made- -así nos llamaban los invasores interplanera) catástrofes malthusianas correctoras que tarios de los tebeos de mi infancia- -serán acaben con los más débiles: ni guerras totabastante viejos, sobre todo en los países desales, ni pavorosas epidemias letales, ni chorrollados. En Europa, que es el único contiques de asterorides como el que, según dicen, nente donde la población decrecerá a pesar finiquitó a los simpáticos dinosaurios. del flujo de emigrantes, el número de los mayoMANUEL De manera que, a este paso, y con lo que las res de sesenta años se habrá doblado: lo de viRODRÍGUEZ ciencias adelantan, el género humano se está vir más y fecundar menos tiene sus conseRIVERO acercando cada vez más a la inmortalidad físicuencias. Y si la media de edad de los euroca (para la espiritual y transmundana, que tanto anpeos está ahora en 39 tacos, no les digo nada de en helaba Eróstrato, hace falta estar muerto) una obsecuánto se va a poner para entonces. Claro que en Jasión que, desde el poema de Gilgamesh hasta las mopón será de 55 años: no hay nada como la dieta de pesdernas sectas apocalípticas. nos ha venido acompacado. ñando insidiosamente. De hecho, hay científicos conEn cuanto a la productividad, en 2050, cuando me vencidos de que en este mismo momento está nacienencuentre criando malvas (espero) la proporción endo algún niño que estará vivo ¡dentro de 150 años! lo tre trabajadores y dependientes será de 14 a 10. Y la que no deja de ser un comienzo. fuerza de trabajo nos llegará masivamente de fuera: Claro que la literatura- -además del sentido code África, que está muy cerca y que para entonces hamún- -nos enseña que vivir más tiempo tampoco gabrá doblado- -sí, han leído perfectamente- -su poblarantiza la felicidad, como bien sabían los struldbrugción, y de Asia, que, a pesar de las políticas disuasogos de aquella isla lejana a la que llegó Gulliver, y rias de chinos e indios, tendrá cerca de 1.200 habitanque no podían morir, pero sí envejecer y enfermar, hates más que ahora. ciéndose cada vez más insoportables. O como aprenPor lo tanto, el nuestro (bueno, el de los que vivan dió el narrador de El inmortal, de Borges, que, conpara verlo) será un mundo con muchos ancianitos. vencido de que dilatar la vida de los hombres era diClaro que las previsiones no tienen por qué cumplirlatar su agonía y multiplicar el número de sus muerse. Al fin y al cabo Malthus fechó para mediados del tes no descansó hasta encontrar el río cuyas aguas XIX el punto en que el incremento de población supele permitieron dejar de serlo. Y es que, según y cómo, raría el abastecimiento de víveres, y, sin embargo, la muerte es un bálsamo. aquí seguimos (por lo menos algunos) inflándonos A M