Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 CIENCIAyFUTURO JUEVES 22 s 3 s 2007 ABC La vida marina en la Antártida se regenera con gran rapidez tras el deshielo Científicos del CSIC descubren una nueva especie con forma de chupachups M. VILLALBA MADRID. Los efectos del cambio climático en la Antártida no han perjudicado la zona, sino todo lo contrario. Tras el deshielo en cinco años (entre 1995 y 2000) de diez mil kilómetros cuadrados de superficie en las plataformas Larsen A y Larsen B, en la costa oriental de la península antártica, los científicos del primer proyecto español del Año Polar Internacional han comprobado su gran capacidad de recuperación. Y lo más sorprendente es que esa regeneración se ha producido muy rápido señaló el investigador Josep Maria Gili, que ayer presentó los resultados de la expedición junto con su responsable, Enrique Isla. Ambos pertenecen al Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, en Barcelona, y han trabajado con colegas de la Universidad de Sevilla. A bordo del rompehielos alemán Polarstern los científicos de esta campaña, enmarcada en el proyecto internacional Climant, han captado impresionantes imágenes de fondos marinos casi después de que ocurriera la transformación. Un complejo robot manejado por control remoto ha tomado fotos y vídeos de especies animales colonizadoras, como las ascidias (con formas de tubos de plástico semicurvos) y las holoturias (parecidas a las babosas) que en algunas zonas se han asentado cubriendo casi por completo el lecho marino, y los crinoideos pedunculados (animal cuyos brazos se asemejan a ramas de una palmera) Estas especies suelen estar en mares profundos, así que pensamos que las condiciones ambientales en esas zonas colonizadas son parecidas dice Isla. Lo normal es que en cada expedición antártica se encuentren nuevas especies (tiene la diversidad más elevada del planeta y la más desconocida) Sabemos el grupo al que pertenecen las nuevas especies, son organismos bentónicos, pero todavía no tienen nombre dijo Gili. Una de ellas se llamará Stilogorgia chupachups porque es clavada a esos caramelos. Esta rápida explosión de vida en un área de aproximadamente cinco mil kilómetros cuadrados estaría en riesgo si se deshiela toda la Antártida, ese es el gran peligro del cambio climático Pero ahora la amenaza más cercana para el ecosistema es la pesca de krill (una clase de crustáceos parecida a los camarones de la que se alimentan las ballenas) Algunos países estudian aumentar la cuota de captura porque no es bueno para el consumo humano, pero sí para piscifactorías Del hombre depende evitarla y preservar una Antártida que se conserva igual desde hace 35 millones de años. La diversidad más elevada El psiquiatra Luis Rojas Marcos, entrevistado ayer por ABC en Madrid El avance de la Humanidad sólo se puede explicar gracias a la bondad de las personas Luis Rojas Marcos s Profesor de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York y miembro de la Academia de Medicina neoyorquina Presidente del Sistema de Sanidad y Hospitales Públicos de Nueva York entre 1995 y 2002, vivió los terribles atentados del 11- S. Ayer estuvo en Madrid para presentar la nueva Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad POR LUIS MIGUEL DEL BARRIO FOTO ERNESTO AGUDO Luis Rojas Marcos ha ayudado a muchas de las personas que sufrieron los terribles atentados contra las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, una fecha que varias veces repite a lo largo de la entrevista concedida a ABC en una de sus escapadas desde Nueva York a España. Sevillano, nacido en 1943, con apenas 24 años se trasladó a la ciudad de los rascacielos. Allí, es profesor de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York y miembro de la Academia de Medicina de la misma ciudad. Autor de libros como Las semillas de la violencia o La pareja rota ocupó el cargo de presidente del Sistema de Sanidad y Hospitales Públicos de Nueva York entre 1995 y 2002, por lo que vivió intensamente el drama de los atentados del 11- S y ayudó en todo lo que pudo a muchas de las víctimas que sobrevivieron a ese horror. Es, por tanto, un profundo conocedor del sufrimiento humano. va, de ciertas cosas que no controlamos, pero también aprendemos en la vida diaria y eso facilita nuestro autocontrol. Más información sobre el proyecto: www. csic. es -Hoy hay menos violencia que hace cien años y mucho menos que hace dos milenios, cuando los romanos disfrutaban con las barbaridades que tenían lugar en el Coliseo. Es verdad que existen grandes tragedias como las de Irak o Afganistán, pero no es eso lo que ocurre en el resto del mundo. La masa es razonablemente buena. De lo contrario, nuestra especie no hubiera podido sobrevivir a tanto desastre. Si el odio fuera endémico, nuestra especie habría desaparecido. De hecho, el avance de la Humanidad sólo se puede explicar gracias a la bondad de las personas. ¿Por qué hay tanto odio en el mundo? -Unas personas son más libres que otras, pero en general hoy somos todos más libres de lo que éramos hace apenas un siglo porque también hay más aceptación y tolerancia en la sociedad. -Yo no hablo de felicidad, sino de satisfacción con la vida en general. Para conseguirlo, se deben fomentar las relaciones con los demás. También se debe hablar, que es algo muy sano porque ponemos palabras a las emociones y esto proporciona paz de espíritu. A todo ello hay que unir cierta dosis de espiritualidad a través del amor y la solidaridad (yo recomiendo una hora de voluntariado a la semana) y no olvidarse del ejercício físico ni de diversificar las tareas. -Cada día constatamos más depresiones, pero porque esta enfermedad se diagnostica más y porque la gente está dispuesta a manifestar lo que le ocurre. Antes, cuando alguien estaba deprimido, simplemente se decía que estaba triste. ¿Es libre, entonces, el ser humano? ¿Tiene una receta para ser feliz? ¿Es difícil dominar la mente? ¿Ahora hay más depresiones que en épocas anteriores? Picnogónido o araña marina, uno de los animales encontrados CSIC -Uno es como es: la consecuencia de los genes que traemos al mundo, de la familia (que te puede amar o maltratar) del país en el que nacemos (que puede estar en guerra o en paz) Dependemos, en definiti-