Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos JUEVES 22- -3- -2007 ABC Foster se vuelca en el mercado español y abre un despacho con 20 arquitectos Obtuvo ayer su último contrato, la novedosa Ciudad del Motor de Alcañiz MANUEL TRILLO ZARAGOZA. El arquitecto británico Norman Foster está edificando en España uno de sus principales bastiones. Tras firmar la torre de Colserola en Barcelona y el metro de Bilbao y embarcarse en ambiciosos proyectos como la Torre Repsol o la Ciudad de la Justicia en Madrid, ayer resultó ganador del concurso internacional para el diseño de la Unidad de Ocio y Cultura de la futura Ciudad del Motor de Aragón, que se construirá en la localidad turolense de Alcañiz. Ante el campo abonado para sus obras que Foster ha encontrado en nuestro país, ha decidido abrir una amplia sede para atender de cerca el mercado español. Según anunció ayer en Zaragoza, poco antes de llevarse al bolsillo su último concurso, el próximo mes de mayo abrirá un despacho en Madrid en el que trabajarán una veintena de arquitectos. Entre ellos figuran algunos profesionales que ya colaboraron con él anteriormente y que, ante la apertura de esta oficina en la capital, se han sumado al equipo. España adquiere así un papel fundamental en su trayectoria, que está dejando su huella en rascacielos de Londres, Francfort o Nueva York y en los aeropuertos de Hong Kong y Pekín, entre otras construcciones. El prestigioso creador británico competía por la Ciudad del Motor de Aragón con otros destacados nombres de su gremio, que también se dieron cita en Zaragoza. Jean Nouvel, Guillermo Reynés, Dominique Perrault y Ben Van Berkel explicaron sus diseños ante el jurado, aunque finalmente quedaron descartados frente al presentado por Foster. El proyecto de Alcañiz está concebido como una integración de deporte, tecnología, ocio y cultura, con el mundo del motor- -con el que el municipio tiene una relación de décadas- -como elemento de cohesión. Bajo esa concepción, el área deportiva incluye un circuito internacional de velocidad- -cuyo diseño está encargado al prestigioso Hermann Tilke- el área tecnológica, un parque de I+ D +i, en el que empresas y universidades trabajarán a pie de pista y, por último, la zona de ocio y cultura, que es de la que se ocupará el estudio de Foster. Precisamente, el premio Pritzker de Arquitectura de 1999 destacó ayer que la combinación única de actividades integradas en la Ciudad del Motor será el principal atractivo de este proyecto. Como en otras de sus obras anteriores, considera que le permitirá a un tiempo actuar de forma local sobre el terreno y dar soluciones de aplicación global El elemento más llamativo de su proyecto será una gran cubierta en forma de ola, concebida así con el propósito de adaptarse a las distintas instalaciones que cobijará, unas más altas que otras. Foster ha concentrado en un mismo núcleo, asumiendo esa idea de ciudad en miniatura, los distintos edificios y servicios previstos, desde un hotel a un centro comercial y un gran espacio multiuso muy flexible según sus palabras, que podrá utilizarse tanto para exhibiciones de motocross como para conciertos, según algunos ejemplos que citó. Asimismo, la alta tecnología tendrá una gran importan- Cubierta en forma de ola Imagen virtual del proyecto de Foster para la Ciudad del Motor cia, ya que en la Ciudad del Motor se podrán hacer pruebas de vehículos y de pilotos, a lo que se sumarán servicios relacionados con la salud, como el spa o la sauna. En definitiva, habrá entretenimiento para una familia durante todo el día. Esta pequeña ciudad tendrá sus propias calles y plazas que conectarán los distintos espacios bajo la cubierta, que a su vez reflejará lo que sucede debajo explicó Norman Foster Además, la integración en las curvas naturales del paisaje del Bajo Aragón y con la historia de la ciudad, que organizó ya en 1965 el Primer Gran Premio Ciudad de Alcañiz- -es otro de los rasgos de su proyecto para la Ciudad del Motor. Las especiales características de estas instalaciones también impone sus propios retos. El equipo de Foster, por ejemplo, ha tenido en cuenta la concentración de decibelios que produce un centro en el que los protagonistas son vehículos a De Londres a Pekín El proyecto en el municipio turolense integrará un circuito de velocidad, una zona de ocio y un parque tecnológico Sir Norman Foster, ayer, presentando su proyecto FABIÁN SIMÓN