Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 22 s 3 s 2007 ABC AD LIBITUM LA IZQUIERDA ESA ESPAÑA TAN BIEN SINCRONIZADA tiva y puntera en pruebas como la de Melbourne. EspaL éxito de España en el dúo técnico de natación ña puntúa mientras la vida política nos agobia con oscusincronizada en Melbourne es indudablemente ras incertidumbres. Todo viene entrelazado, el botellón un triunfo de la voluntad y del querer hacer las y las horas de polideportivo, la basura televisiva y las cosas bien. Llega la noticia a un país que se levanta falto horas intensas antes de lanzarse a la piscina y competir de sincronías, con algarabía política y mediática. Lo fádando la mejor sonrisa del triunfo. Lo previo son entrecil es subrayar este nuevo contraste con una opinión púnamientos en los que la rutina aspira al sumo arte de la blica escindida, pero a lo mejor resulta que esa escisión natación, a sincronizar equipos y figuras, a verse como no es tan profunda y que el magnífico logro de Gemma elementos de un quehacer cada vez más conjunMengual y Paola Tirados en las piscinas de Austado y sobresaliente. tralia corresponde afortunadamente más a la La gracia configura todos los movimientos realidad que el choque de manifestaciones partide esas nadadoras, nacidas y entrenadas para distas. Es un acto de belleza que proviene de mila competición y el talento. Todo puede interpreles de horas de aprendizaje y disciplina. Provietarse de otro modo, pero el paralelismo entre la ne de los golpes de silbato del entrenador que ancrispación política y la vida cotidiana, aunque da arriba y abajo por el lateral de la piscina, exino sean ambas cosas de relación estanca, causa giendo cada vez más de las nadadoras en la búsuna ligera sorpresa, casi asombro grato y feliz. queda del perfeccionamiento de cada brazada y VALENTÍ Desde luego, la política no consiste en darle al cada figura. Son toda una juventud de entrenaPUIG silbato para que todos los ciudadanos se ponmientos, robándole tiempo a otros ocios, a otras gan a sincronizar sus movimientos vitales. Al dedicaciones, para ese instante pletórico del locontrario, la disparidad y el conflicto son parte gro deportivo, de la superación final. intrínseca de la vida pública. En todo caso, ¿existe una Este comentarista vive más bien ajeno al deporte. Paextralimitación que prejuzgue la vida cotidiana y la ra qué engañarnos: el único ejercicio que practica es alasimile de forma estricta al rifirrafe político? ¿Es ese zar el brazo para llamar a un taxi. Pero el éxito de la paéxito de nuestras nadadoras algo que deba considerarreja española en Melbourne no es algo casual o anecdóse del todo al margen de lo político, o más bien un paratico. Tiene que ver con la España real, con los miles de jódigma para que la política modere sus impulsos? venes que cada día- -a horas incluso destempladas- -se entrenan para superarse y convertir la potencia en reaSincroniza que algo queda. A la espera de un comulidad. Buscan en el deporte la pasión de un vivir con denicado de ETA- -uno de tantos, tal vez- -las nadadoberes y laureles. Miles de jóvenes acuden voluntariosaras españolas recogen su equipaje en un hotel de Melmente a los polideportivos de toda España con la ilusión bourne y se preparan para regresar a España cuando de competir y ser los mejores. Esa es la meritocracia del acabe la competición. En una piscina australiana sindeporte, arrolladora, ejemplar, concreta y estupenda. cronizaron magistralmente su arte y su pericia, a la Es una España cada vez más sincronizada, vinculada a espera de la gran prueba de Pekín y de las medallas ambientes familiares propicios, a un buen crecimiento olímpicas que caigan. Aterrizarán en una España económico, a unas infraestructuras adecuadas, a una que tiene algo de pim- pam- pum, de tú lo eres más, de soltura deportiva que sabe equipararse con las pruebas cierto trágala, de incompatibilidades quizá políticamundiales más exigentes. mente elaboradas más allá de la realidad punzante. Tanta calidad de la natación sincronizada, todas Uno apuesta por esa España que aterriza con una meesas evoluciones en la piscina, armónicas y perfectas, dalla de plata, que sabe ganar y que sonríe de una forno son la excepción en un país que optó por intentar ser ma esplendorosa. competitivo y que nutre de esa opción una presencia acvpuig abc. es ESPERPÉNTICA SEGURAN las terminales propagandísticas y mediáticas más próximas y devotas al PSOE que la guerra de Irak, de cuya segunda edición ya se cumplen cuatro años, fue iniciada por José María Aznar en compañía de otros perversos líderes occidentales y que ya se contabilizan en ella 650.000 muertos. La hipérbole es, seguramente, inseparable de la expresión política cuando se pretende machacar al adversario- ¿enemigo? pero, como todo, tiene sus límites. El de la razón en este caso. Si el número de caídos en Irak ascendiese al número que cantan sus furibundos detractores, eso querría deM. MARTÍN cir que, de promedio, se FERRAND han contabilizado allí 445 muertos diarios. No hace falta razonar mucho para desmentir el dato y menos todavía para condenar una confrontación inútil que, después de la primera guerra- -la del Golfo- ya había demostrado la imposibilidad de alcanzar los objetivos que, en herencia de su padre, pretende George W. Bush. Es una guerra de difícil explicación ética, imposible justificación militar y políticamente impresentable. Sea cual fuere el número de bajas en Irak- -muchas en cualquier caso- parece claro que, en lo que nos afecta por proximidad, José María Aznar se equivocó en todo cuanto se simboliza en la foto de las Azores y vuelve a hacerlo ahora, desde Australia, cuando insiste en unas razones que, si entonces tenían algún sentido, los hechos han demostrado como inexistentes; pero de ahí, como pretenden Gaspar Llamazares y otros iluminados amigos suyos, a llevar al ex presidente ante los tribunales por complicidad con el genocidio del pueblo irakí -Joan Tardá dixit- -media la distancia que, en democracia o fuera de ella, separa la razón del odio y el ensañamiento. El sentido común y las buenas maneras, dos elementos básicos para la convivencia y la prosperidad, suelen estar ausentes de la expresión de muchos de nuestros líderes. Así se explica que cuando don Ramón María del Valle Inclán escribió Luces de Bohemia y alumbró el esperpento como género literario, resultara inimaginable que, casi noventa años después, los espejos cóncavos que reflejan la realidad podrían aumentar su curvatura y especializarse en figuritas, figuras y figurones de la política. Aznar se empecina en su testamento, el patrimonio que acabó con la mayoría parlamentaria del PP; sus herederos, como disimulando, miran el paso de las nubes y, al otro lado, en una nueva ofensiva para anular la presencia y la representación del centro derecha, se insulta impunemente- -lo de genocida no es un piropo- -a quien, por el voto de los ciudadanos, fue presidente del Gobierno y cerró su cuenta, errores incluidos, con un balance positivo. Invertir la tabla de valores y consagrar el poderío crítico del Congreso al análisis retrospectivo de lo que ahora es oposición resulta, además de esperpéntico, un monumental fraude político. A E