Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 21- -3- -2007 Martti Ahtisaari El informe de la ONU sobre Kosovo apoya la independencia con soberanía limitada 37 Condenados a morir de éxito El cerco a los Hermanos Musulmanes se ha terminado de estrechar. Su constante crecimiento ponía en peligro al propio régimen. Algunos expertos creen que Mubarak juega a un juego muy peligroso POR P. ROSAS EL CAIRO. Muchos analistas se preguntan si ha llegado la muerte política de los Hermanos Musulmanes. Las enmiendas constitucionales aprobadas por el Parlamento han puesto en el ojo del huracán al grupo islamista, que se queda fuera del juego político a pesar de contar 88 escaños, una quinta parte de la Asamblea Popular. El gobierno de Mubarak pretende cortar así las alas al islamismo en Egipto, en el que se refugia cada vez más el descontento con la política del partido gobernante. Sin embargo, en un país donde el Islam se palpa en la mayor parte de las acciones de la vida cotidiana y se ha instalado cómodamente en las esferas políticas, poner un tapón a la canalización democrática de ese sentimiento puede ser un error, critican algunos expertos. Todo se ha islamizado en Egipto explica Emad Gad, analista del prestigioso centro de estudios políticos y estratégicos Al- Ahram. Y en este caldo de cultivo, que se nutre también del rechazo que despierta la corrupción gubernamental, Opositores egipcios protestan cerca del Parlamento contra las nuevas enmiendas la Hermandad gana cada vez más apoyos sobre todo entre las clases más bajas y sin educación, que suponen el 40 por ciento de la población egipcia. Debido a su condición de ilegal, los miembros de los Hermanos Musulmanes se presentan a las elecciones como candidatos independientes, aunque su afiliación es evidente. Y su éxito va en aumento. Los expertos vaticinaban un importante crecimiento del voto islamista en los próximos comicios, lo que ha puesto en guardia al régimen de Mubarak. ingenieros. Además, el Gobierno ha emprendido una campaña para cortar las vías de financiación del grupo congelando los fondos de una treintena de sus dirigentes. Mubarak está jugando a un juego muy peligroso, ya que cada vez más gente está en contra de estas detenciones advierte Hazem Farouk, subsecretario general del bloque de la Hermandad en el Parlamento egipcio. Farouk, como el resto de parlamentarios del bloque islamista, repite las palabras democracia, igualdad y libertad en su discurso, pero corre un discreto velo de divagaciones cuando se le pregunta por cuestiones más concretas de la agenda política de la Hermandad, como la separación entre estado y religión, la imposición de la Sharia o ley islámica o el papel de la mu- AFP AFP sión del artículo 2 de la Constitución, que señala que el Islam es la religión del estado y la Sharia su principal fuente de derecho. O el del artículo 77, que permite al jefe del Estado permanecer en la presidencia durante un número ilimitado de mandatos, cada uno de ellos de seis años. Más información sobre la Constitución egipcia: http: www. egypt. gov. eg english la ws Constitution index. asp En los últimos tres meses se han producido más de 300 detenciones de miembros de esta organización, entre los que se encuentran altos cargos, candidatos a las elecciones parlamentarias de 2005, profesores o Más de 300 detenciones jer en la sociedad, lo que despierta recelos tanto dentro como fuera de Egipto. Esta desconfianza no ha pasado inadvertida para el grupo, que ha iniciado una campaña de promoción para explicar su postura y para decir al mundo que somos un grupo moderado, muy alejado de los modelos de Irán, Sudán o los talibanes y, por supuesto, completamente contrarios al terrorismo Un largo trecho separa estas afirmaciones de la doctrina en la que se basa el movimiento, que reza: Alá es nuestro objetivo, el Profeta nuestro líder, el Corán nuestra ley; la Yihad nuestro camino y morir por Alá es nuestra mayor aspiración Si se trata de un lobo con piel de cordero o si, por el contrario, sus intenciones políticas son honestas, puede que no llegue a saberse nunca. O sí. El pueblo egipcio tiene la palabra.