Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA MIÉRCOLES 21 s 3 s 2007 ABC César Alonso de los Ríos Ciutadans irá a las elecciones generales como alternativa a la crispación M. OLIVER MADRID. Hemos decidido presentarnos a las próximas elecciones nacionales porque los partidos políticos que hay en la actualidad sólo está pendientes de la confrontación y de sus propios intereses, en vez de resolver los problemas reales de los ciudadanos Albert Rivera, presidente de Ciudadanos- Partido por la Ciudadanía (C s) anunció ayer la intención de su partido de concurrir a las próximas elecciones generales como una alternativa a la crispación de los dos grandes partidos nacionales y con la voluntad de convertirse en un espacio conciliador entre españoles que recupere el clima de consenso del año 1978, según explicó. En una rueda de prensa celebrada en Madrid, Rivera recordó que el partido nació en Cataluña- -donde consiguió tres escaños en las elecciones autonómicas- -para dar una respuesta al nacionalismo, pero aseguró que la coalición ya se ha convertido en una realidad nacional con el objetivo de terminar con la confrontación y el frentismo En este sentido, explicó que su objetivo es ocupar un espacio político en el que se intente aunar esfuerzos y conseguir acabar con la idea de las dos Españas Queremos ser un partido conciliador entre españoles, que cree en el Estado liberal, el concepto de ciudadanía y la igualdad, libertad y solidaridad entre todos los ciudadanos subrayó. Según defendió, Ciudadanos puede ser un partido que dé mucho juego en política nacional, donde los dos grandes partidos- -PP y PSOE- sólo piensan en el partidismo y han abandonado la idea de Estado moderno Rivera lamentó que el consenso constitucional de 1978 haya sido quebrantado por diversas circunstancias y criticó que los partidos nacionalistas salen aprovechados de esta situación haciendo imprescindibles sus escasos escaños en el Parlamento. Rivera destacó el crecimiento de su partido desde el éxito cosechado en las pasadas elecciones autonómicas de Cataluña. Anunció que su partido cuenta ya con afiliados en diez ciudades españolas, entre las que destaca Madrid, Palma de Mallorca, Valencia, Alicante y Salamanca. En estas dos últimas se presentarán a los próximos comicios locales. EL PUZLE NAVARRO La propuesta que ha hecho Miguel Sanz al PSOE a los dos días de la manifestación es propia de quien se sabe perdedor o, al menos, de quien actúa como tal. Si el presidente navarro creyera realmente que el clamor de banderas españolas puede llevarle de nuevo a la mayoría absoluta, no le habría hecho al PSOE esa generosa oferta. El hecho de proponerle un reparto de poder desde el poder es, cuando menos, ingenuo. Porque si el motivo de la oferta fuera blindar el actual estatus de Navarra, habría que calificarlo de innecesario. Por una vez, José Blanco no ha tenido que abandonar la lógica al criticar a un contrario. Aún más: se ha quedado corto. Podría haber interpelado a Miguel Sanz en términos más duros. Si este supone una buena fe en el PSOE en relación con el futuro de Navarra, ¿por qué organizó la manifestación del sábado? Como observador madrileño tengo la impresión de que el problema que revelan las declaraciones de Miguel Sanz no procede únicamente de su inseguridad preelectoral, sino de algo más profundo. A mi entender, de la ingenuidad con la que contempla el proyecto estatal del Partido Socialista y en el que Navarra, aunque importante, no pasa de ser una pieza. Como si Sanz se lo creyera a medias. Como si pensara que Zapatero es capaz de cambiar el plato de lentejas de Navarra por su participación hegemónica en el diseño y la gobernación del Norte Curiosamente, esta incapacidad para entender la estrategia socialista, esta incredulidad, si se quiere, está suponiendo grandes costes a más de un partido y más de un político. El PP y Rajoy han perdido un tiempo precioso que ahora tratan de recuperar; a CiU le ha supuesto un enorme descalabro. Ahora podría sucederle algo parecido a la derecha Navarra. Incluso ¿por qué dar la impresión de ser tan orgánicamente popular y por qué tan de derechas? ¿Por qué no llevar la distensión a lo ideológico y partidario? Así que Juan Ignacio del Burgo le ha planteado a la dirección del PP la autocrítica en punto a la guerra de Irak. El debate que más podría gustarle a ZP. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ayer en el Congreso ERNESTO AGUDO Un informe del CGPJ confirma la desmilitarización de la Guardia Civil en la reforma del Ejecutivo El PP pide valentía a Rubalcaba para que reconozca la pérdida del carácter militars El ministro rechaza la denuncia PALOMA CERVILLA MADRID. Un informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) advierte al Gobierno que algunos de los aspectos de su proyecto de ley de Régimen Disciplinario de la Guardia Civil, aprobado el viernes pasado por el Consejo de Ministros, pueden provocar la desmilitarización de este Cuerpo. El documento judicial se refiere, concretamente, al hecho de que el Código Penal Militar, según la propuesta socialista remitida al Congreso de los Diputados para su debate, sólo se aplicará a los agentes en casos excepcionales, como situaciones de guerra, quedando sin efecto cuando realicen labores de seguridad ciudadana. Textualmente, puntualiza el informe, al que ha tenido acceso ABC, que la reforma parte de la idea, según la cual, el ejercicio de funciones policiales hace idónea la aplicación a los militares que integren la Guardia Civil del régimen penal militar, produce el efecto de desmilitarizar a la Guardia Civil en un aspecto fundamental, lo cual constituye una opción de política legislativa en materia de defensa y seguridad que no corresponde a este Consejo valorar, pero debe ser mostrada en la medida en que resulte incongruente con la naturaleza militar de la Guardia Civil, reiteradamente declarada en Leyes Orgánicas Estas consideraciones, expuestas por el citado órgano judicial, fueron esgrimidas ayer por la portavoz popular en la Comisión de Interior, Alicia Sánchez Camacho, en la comparecencia del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, como argumento principal para criticar la pérdida del carácter militar de la Guardia Civil que, a su juicio, quiere llevar a cabo el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero. La portavoz popular expresó su preocupación por esta desmilitarización y advirtió a Pérez Rubalcaba que estarán al lado del Gobierno en lo que suponga mejora de los derechos y deberes de la Guardia Civil, pero en lo tendente a la desmilitarización nos tendrán en una contundente oposición Sánchez Camacho le pidió valentía al ministro para que reconozca la pérdida del carácter militar del Cuerpo, a la vez que denunciaba su incapacidad para gestionar el conflicto de la Guardia Civil y la cesión bajo presión y amenaza de una asociación que ha desembocado en la presentación de los proyectos de ley sobre Derechos y Deberes y de Régimen Disciplinario. Por su parte, Rubalcaba se negó a aceptar la denuncia de los populares y afirmó que las reformas que han propuesto garantizan la disciplina y la naturaleza militar del Cuerpo recordando que el programa electoral de los socialistas no contemplaba la desmilitarización de la Guardia Civil. Finalmente, reiteró que los socialistas no son partidarios de que el Código Penal Militar se aplique a la actividad de seguridad ciudadana. Acabar con las dos Españas Ataque del PNV a la Guardia Civil El portavoz del PNV en el Congreso, Emilio Olabarría, lanzó ayer un irónico ataque a la labor que realiza la Guardia Civil en el País Vasco, afirmando que le sorprende que no salgan de los cuarteles por lo que no colaboran en tareas de seguridad ciudadana y no llegan a tramitar licencias de caza. El peneuvista afirmó que en el País Vasco hay demasiados guardias civiles y pidió su desmilitarización. Seguridad ciudadana Naturaleza militar El ministro presentó los proyectos de reforma del Cuerpo a la Comisión de Interior del Congreso