Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 20 de Marzo de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.334. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. COSAS MíAS Edurne Uriarte NIÑAS PINTADAS al como está el nivel de debate en asuntos de publicidad- -mujeres, y ahora niñas- no tengo más remedio que convertir a Dolce y Gabbana en referencia intelectual. España se ha quedado atrás han dicho. Y tienen razón. Nos ha dado por la corrección política ahora, treinta años después de que la inventaran en Estados Unidos. Y como con todas las cosas hechas a destiempo, resultamos contradictorios y desfasados antes que progresistas o trasgresores. El erotismo se confunde con violencia de género y la moda infantil con turismo sexual. Sabemos de abundantes y sospechosas tendencias a transfigurar niñas en mujeres. Pero distingamos los contextos y las intenciones. Porque, si nos empeñamos en que Armani fomenta el turismo sexual, casi todos los españoles estamos bajo sospecha, excepto los inocentes padres de varones. Los padres de niñas tendrán que dar cuenta, entre otras muchas cosas, de esas sesiones de maquillaje de sus hijas con las cosas de mamá o de las perversiones de sus degeneradas muñecas, compradas por ellos mismos. Habrá que pedir responsabilidades a los colegios por los modelitos de disfraces de ellas e incluso por la ropa de cada día. Las revistas de moda y los diseñadores, no sólo Armani, deberán ser denunciados por fotografiar a las niñas maquilladas y en las mismas poses que ensayan en el espejo de su madre. E incluso habrá que prohibir esa estupenda película llamada Pequeña Miss Sunshine y condenar a sus directores por el indecente papel de la niña protagonista, sólo comparable a los personajes infantiles de la televisión o a los espectáculos escolares de fin de curso. T Battisti llegó anoche a Brasilia escoltado por numerosos policias tras su detención en Río de Janeiro EFE Un terrorista en Copacabana El método de cherchez la femme dio resultado y la Policía detuvo el domingo en un hotel brasileño a Cesare Battisti, un criminal fugitivo de una cárcel italiana reconvertido en autor de novelas negras POR JUAN VICENTE BOO n mediocre autor de novelas negras basadas en su vida de terrorista fugitivo, tendrá ahora la oportunidad de escribir la segunda y última parte de su obra más vendida, Mi fuga El posible título podría ser Mi cárcel pues las vacaciones de Cesare Battisti en la playa brasileña de Copacabana han terminado de repente con su arresto a petición de la Policía francesa, una iniciativa gala que pone punto final a la era de impunidad inventada por François Mitterrand. Durante los años de plomo Battisti se había sumado a uno de tantos grupos violentos, los Proletarios Armados por el Comunismo (PAC) con el que llevó a cabo en 1979 hazañas como el asesinato de un joyero, de un carnicero y de un policía, pensando que matar a tres ciudadanos de a pie pudiese desencadenar una revolución. Era un terrorista mediocre y fue arrestado muy pronto, pero su nombre saltó a la fama en 1981, cuando varios compañeros asaltaron la cárcel de Frosinone y lograron liberarle. Desde entonces Cesare Battisti ha vivido en México y en París, reconvertido en escritor y mimado por una serie de intelectuales, la mayoría de izquierdas, que le daban cancha en el mundo de las letras. Era una continua burla a sus víctimas y al Estado italiano, que le había condenado a cadena perpetua por los asesinatos. Battisti era todo un señor en París, y todavía conserva apoyos. BernardHenry Levy, que le había obsequiado con el prólogo a Mi fuga intentó en las últimas semanas oponerse a los planes del ministro del Interior, Nicolas Sarkozy, para echar por fin el guante a un individuo ya detenido en Francia en el año 2004 a petición de Italia, que aprovechó el arresto domiciliario para darse a la fuga rumbo a las soleadas playas de un cálido país, como relataba en sus novelas. Una vez más, el método de cherchez la femme ha dado resultado. La Policía francesa logró seguir discretamente a Lucie Geneviève Olès en su viaje a Brasil para llevar 9.000 euros a un fugitivo escurridizo que cambiaba continuamente de domicilio y de teléfono móvil. La chica utilizó su apellido de soltera en la reserva aérea, pero a los agentes les bastó el nombre para identificar a la pasajera que les llevaría hasta su objetivo en Río de Janeiro. Y así, frente al Hotel Océano, cuatro policías brasileños, apoyados por dos agentes franceses, obsequiaron a Battisti con inspiración para un nuevo capítulo de su autobiografía. Quizá pensando en el libro, el terrorista pronunció una frase para el incipit o incluso para el título: Sí, soy Cesare Battisti U