Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIAyFUTURO MARTES 20 s 3 s 2007 ABC Eliminan la fibrosis quística en ratones con terapia génica y desde el útero EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Una versión modificada del virus del sida podría ser la base para una terapia prenatal contra la fibrosis quística. Esta enfermedad que daña irreversiblemente los pulmones aún no tiene cura. Científicos británicos han adaptado una forma del virus de la inmunodeficiencia humana, convirtiéndolo en inofensivo y en vehículo para reemplazar genes en los pulmones de fetos afectados por la enfermedad. Los experimentos desarrollados en el University College London (UCL) se han aplicado a ratones, pero el éxito logrado augura que en cinco años podrían comenzar ensayos clínicos que permitan la terapia prenatal de la fibrosis quística en fetos humanos. El equipo del UCL, dirigido por la doctora Suzy Buckley, ha logrado modificar una versión del virus el sida, cuyas proteínas de la superficie, parecidas con el cambio a las del virus de la gripe, infectan las células del pulmón, en lugar de atacar el sistema de inmune. El virus transporta copias correctas del gen que, alterado, provoca la enfermedad pulmonar. Inyectado en el líquido amniótico de una rata embarazada, el ADN del virus se escribe él mismo en el genoma de las células del pulmón del feto, corrigiendo así los genes defectuosos. La investigación ha sido premiada por la British Society for Gene Therapy con una financiación especial para desarrollarla con un grupo de investigadores que han desarrollado modelos de ratones con fibrosis quística. Según ha explicado a The Times el doctor Simon Waddington, del equipo del UCL, el interés de la nueva propuesta es que la terapia prenatal permite corregir situaciones que luego en el recién nacido pueden ser ya irreversibles. También tiene la ventaja de que el sistema de inmunidad de los fetos ofrece menos posibilidad de rechazo de un virus modificado que en el caso de niños y adultos; además, hay una alta probabilidad de que el virus alcance células madre de las que luego crecen otros tejidos. Investigaciones previas han mostrado que otra terapia prenatal de genes puede ser prometedora para curar la hemofilia. Greenpeace denuncia la radiactividad en las balsas de fosfoyesos de Huelva Detectan que las dosis radiactivas están 27 veces por encima de lo permitido por la ley cias de los ciudadanos por incumplimiento de la normativa comunitaria, vio y vivió ayer todo en directo. Además, la asociación ecologista subrayó en un comunicado oficial que elevará ahora formalmente una petición al Comité para que revisen la vulneración de las Directivas sobre radiaciones ionizantes, gestión de residuos tóxicos y peligrosos y protección de las aguas. De momento, tras la visita de ayer a esta zona, el ya mencionado Hammerstein declaró que Huelva tiene un grave caso de dejadez temeraria de la Administración y la Justicia y garantizó que hay indicios fundados de que, en el caso de las balsas de fosfoyesos, se han vulnerado diferentes normativas europeas en cuanto a metales pesados, radiactividad y de todo el quehacer industrial informa Ep. El europarlamentario insistió en que lo que no se ve también existe y mata y lamentó que, en los últimos años, hayamos visto una política de marketing verde superficial, que sólo trata de esconder la suciedad química por debajo de una alfombra verde, debajo de la que hay una realidad muy preocupante Por ello, exigió una actuación contundente por parte de la Administración española ya que estamos muy preocupados por la salud de los ciudadanos, que debe primar por encima de otros intereses En este sentido, explicó que se elevará una petición al Parlamento Europeo y la Comisión de Peticiones exigirá un informe sobre esta cuestión a la Comisión Europea Luego, en unos meses, informará sobre las posibles vulneraciones del Derecho Comunitario y, en su caso, el tema se derivaría a los tribunales europeos de Luxemburgo Por su parte, el responsable de la Campaña Anti Nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo, consideró que, dado que los niveles de radiación en las balsas y otras zonas superan la dosis permitida a nivel internacional, e incluso en algunos lugares esa dosis está miles de veces por encima de lo legal, es lógico pedir que este enclave se declare como instalación radiactiva para que se gestione por el Consejo de Seguridad Nuclear Metales pesados Un técnico mide la radiactividad de las balsas de fosfoyesos en las afueras de Huelva ABC HUELVA. Activistas de Greenpeace acompañaron ayer al europarlamentario David Hammerstein a las balsas de fosfoyesos de Huelva, donde, según asegura la organización ecologista, midieron niveles de radiactividad que superaban nada menos que 27 veces la dosis máxima permitida por la legislación vigente para todo un año. Debido a los altos niveles de radiactividad en las balsas de fosfoyesos, y en particular en el llamado CRI 9, Greenpeace asegura que solicitará al Gobierno que declare de forma urgente estas acumulaciones de residuos como instalación radiactiva. Los ecologistas recuerdan que el CRI 9, donde se vertieron miles de toneladas altamente contaminadas por Cesio- 137 procedentes GREENPEACE del accidente de la planta de Acerinox en 1998, presenta niveles de radiactividad de más de 3.500 veces los permitidos por la legislación, según datos que Greenpeace asegura que son reconocidos incluso por el propio Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) Hammerstein, que es uno de los eurodiputados españoles del Comité de Peticiones encargado de tramitar las denun- Curados antes de nacer Diseñan mosquitos transgénicos contra la malaria, más resistentes que los naturales N. R. C. MADRID. Sustituir los mosquitos que transmiten la malaria con otros incapaces de propagar el parásito es una de las estrategias con las que se sueña para controlar la malaria. Investigadores de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore (EE. UU. han desarrollado mosquitos transgénicos resistentes a la malaria que son además más duros y más fecundos que los mosquitos Anopheles que sí la transmiten. Esa resistencia física para perpetuarse en el medio natural la adquieren al alimentarse con sangre infectada con malaria. Este dato es importante porque el éxito de esta estrategia depende de la capacidad de los mosquitos transgénicos para reemplazar con éxito a los mosquitos naturales con capacidad para transmitir la malaria. Las conclusiones de la investigación se publican en la edición digital de la revista Proceedings Los científicos combinaron números iguales de mosquitos transgénicos y naturales y les dejaron alimentarse de sangre de ratones infectados con malaria. Después de nueve generaciones, el 70 por ciento de los mosquitos eran transgénicos frente al 50 por ciento del inicio del experimento. Los mosquitos modificados genéticamente tenían una supervivencia mayor y ponían más huevos. La introducción de estos mosquitos podría reducir la propagación del parásito que causa la enfermedad. El debate que se abre ahora es si los insectos transgénicos alterarían los ecosistemas. Los autores del trabajo señalan que los posibles efectos negativos pueden superarse por los beneficios alcanzados en salud. Advierten, sin embargo, que se necesitarán nuevas investigaciones antes de utilizarlos. Más información: http: www. bsgt. org. uk