Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20- -3- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 83 La subida de la temperatura diezma los anfibios de la sierra de Guadarrama El responsable es un hongo quitridio, más notorio con el cambio climático ARACELI ACOSTA MADRID. Las especies de anfibios están en declive en todo el mundo a un ritmo sin precedentes. Desde hace tiempo se sabe que detrás de este descenso en las poblaciones está un hongo quitridio (Batrachochytrium dendrobatidis) El año pasado, un estudio publicado en Nature apuntaba que el calentamiento global estaba detrás de los brotes de este hongo patógeno, que había acabado con dos tercios de las especies de rana arlequín en Centroamérica y Surámerica. En esas regiones el calentamiento acelera la formación de nubes, disminuyendo la temperatura diurna pero aumentando la nocturna, unas condiciones templadas y húmedas en las que este hongo crece. Sin embargo, esto no explicaría lo que está pasando con la población de sapo partero de Peñalara, en la sierra de Guadarrama, que en los últimos diez años ha visto desaparecer al 99 por ciento de sus individuos, explica Jaime Bosch, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales, que acaba de publicar un estudio sobre esta cuestión en Proceedings Y es que en nuestro país estaría ocurriendo al contrario. Así, zonas que antes eran demasiado frías para el hongo, ahora se han vuelto sólo frescas Eso está pasando en Peñalara, pero también en la Cordillera Cantábrica y en los Pirineos. El calentamiento está haciendo que la temperatura del agua de las charcas en Peñalara suba hasta los 23 grados centígrados, explica Bosch, una realizar dudosas pruebas de embarazo, hizo que fueran demandadas por laboratorios de todo el mundo. Fuera así o no, lo cierto es que los efectos, aunque silentes, no se han dejado notar hasta hace unas décadas, cuando el calentamiento global habría disparado las condiciones para que el hongo pueda lucirse. Así las cosas, lo cierto es que Peñalara fue el primer punto de entrada o de explosión del hongo en Europa. En 1997 aparecieron centenares de ejemplares de sapo partero muertos en Peñalara, justo un año antes de que el hongo fuera descrito por la Ciencia. Precisamente, el sapo partero es el anfibio más afectado y la gravedad está en que de este género España cuenta con cuatro especies, de las que tres son endémicas, explica Bosch. Así, tenemos el sapo partero bético (de las sierras béticas) el ibérico (en Extremadura y oeste de Andalucía) y el balear, endémico de Mallorca. Éste último es un caso curioso. Según explica Jaime Bosch, se descubrió primero el fósil y luego se encontraron ejemplares vivos, pero en números muy pequeños. Hoy es el vertebrado más amenazado de Europa, y este hongo quitridio, que ya se ha visto en la sierra de Tramontana, puede darle la puntilla advierte Bosch. El gran problema es que el hongo no se puede erradicar en el campo. Una vez que ha aparecido en una zona, permanece en el medio como saprófito, incluso cuando los anfibios ya han desaparecido. La única buena noticia es que si estas temperaturas altas se mantienen, y no parece que el cambio climático vaya a dar tregua, la situación podría revertirse. Es más, dice Bosch, aunque aún no se puede decir con total seguridad, parece que la incidencia ha alcanzado el pico y está volviendo a bajar Permanece en el medio Sapo partero común (Alytes obstetricans) ABC Peñalara fue el primer punto de entrada o de explosión de este hongo quitridio en Europa, en el año 1997 temperatura óptima para este hongo quitridio. En cambio, con temperaturas más calientes este hongo ya no resulta patógeno para los anfibios. Esto explicaría que a las ranas en Cádiz, por ejemplo, no les pase nada, pero sí a las que viven en zonas de montaña. Por eso también la mayor incidencia en Europa de este Imagen de microscopio del efecto del hongo en la piel del sapo hongo se da, primero, en nuestro país, y después en Suiza, pues son los países de mayor altitud media. Además, la acción del cambio climático está detrás de la ABC hipótesis más plausible que se maneja para la entrada en escena del hongo. En principio se creía que procedía de Suráfrica, donde la utilización en los años 30 de la rana de uñas para