Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID MARTES 20 s 3 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) tras que el 45 de la población reclusa de nuestro país nació fuera de nuestras fronteras. Para combatir esta situación, la CEC planteó algunas reivindicaciones antiguas y otras nuevas en el denominado Manifiesto del Comercio ante la inseguridad ciudadana en general y la del sector en particular, que leyó el presidente de la entidad, Pere Llorens. Entre ellas exigieron las modificaciones de las leyes de Extranjería, Menor, Código Penal, y, especialmente, la ley de Enjuiciamiento Criminal Hay que acabar con la sensación de impunidad del delincuente y la frustración de las víctimas Es esencial la voluntad política para promover reformas legislativas indicó la Confederación del Comercio (LEC) dado que no son lo suficientemente contundentes- -en su opinión- con la delincuencia que existe actualmente, que, además de ser muy violenta, utiliza herramientas cada vez más sofisticadas para perpetrar los delitos Así, la reforma del Código Penal para sancionar con mayor severidad los delitos de robo con fuerza que comporten riesgo para la vida y la integridad de las personas, y suplir las lagunas legales que dejan sin castigo a los delincuentes son imprescindibles a su juicio. Junto a ello, destacaron la aplicación de la prisión provi- sional para los sujetos reincidentes y evitar que haya, por ejemplo, 63 personas en nuestro país que acumulan 6.343 detenciones. Otros aspectos importantes para mejorar la seguridad, son, para la CEC, la implantación de sistemas de seguridad eficientes, una mayor coordinación entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y más policía en la calle. Adaptar las ordenanzas municipales para impedir que en determinados locales o en la vía pública se dé salida a objetos procedentes de robos y otros delitos, así como detectar y sol- ventar las lagunas legales que hacen ineficaces las actuaciones de la Policía Local y la creación de grupos especializados en el comercio, son otros puntos básicos del manifiesto. Los objetivos: atajar la sensación de impunidad del delincuente que comete sus actos en los lugares donde corre el menor riesgo con más garantías en su actuación; que nuestra región y país deje de ser destino de las mafias como las del Este de Europa, y poner fin a la pasividad de las instituciones que conduce a la sensación de miedo generalizado abundó Rodríguez, portavoz de la CEC. Jesús Zarzalejos, profesor de Derecho Procesal, en su ponencia, abogó por aplicar, en tanto se produzcan los cambios legales, la extensión de juicios rápidos a cualquier clase de delitos con el fin de dar una respuesta eficaz e inmediata; tratar el atestado policial como prueba para que sea considerado igual que una denuncia y condenar o juzgar al delincuente ausente o en rebeldía. Ignacio López, portavoz de la Confederación Española de Policía, se mostró a favor de un sistema unificado e integral de datos, para evitar que un cuerpo policial no sepa qué ocurre en el otro lado El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, que clausuró la jornada, puso el acento en la reducción de un 12 de la delincuencia en la capital en su legislatura, gracias a la labor de los 5.000 policías locales. Los joyeros, alarmados tras sufrir 35 atracos en 50 días El 2006 acabó con una media de unos 85 asaltos violentos a establecimientos del gremio de joyeros, plateros y relojeros de la Comunidad de Madrid, una cifra un poco más halagüeña que la de ejercicios anteriores, lo que le supuso al sector un cierto alivio. Y ello, a pesar de que el segundo semestre del año fue peor que el primero, en el que los delitos sufrieron una reducción del 50 Sin embargo, ayer, el secretario del gremio, Armando Rodríguez, indicó que, los 35 atracos o robos con fuerza perpetrados en apenas 50 días en este ejercicio suponen un peligroso repunte Se mostró alarmado por la situación y, precisó que de seguir en esta línea, el año puede acabar como los más negros del sector: los vividos a finales de la década de los 90 y comienzos del 2000 con una media de 200 delitos anuales