Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20 s 3 s 2007 ESPAÑA 21 Primera sentencia que reconoce la invalidez absoluta por acoso laboral La trabajadora, de 29 años, está angustiada, no puede salir a la calle y no tiene ganas de luchar porque recuerda los abusos de su jefe según el fallo EP MADRID. En una sentencia sin precedentes, el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) ha concedido la incapacidad permanente y absoluta a una mujer de 29 años como consecuencia del acoso laboral que sufrió durante varios meses por parte de su jefe. La sentencia ha tenido en cuenta un informe médico que alude a un cuadro mixto ansioso depresivo de intensidad grave que padecía la empleada, lo que le incapacita para cualquier tipo de profesión y oficio. Esta es la primera sentencia en España que reconoce la incapacidad absoluta por motivo de acoso laboral. El Alto Tribunal cántabro ha decidido que la joven tiene una incapacidad permanente, absoluta y de por vida como consecuencia de la depresión crónica que le ha provocado una situación de acoso laboral reiterado. encuentra incapacitada para todo tipo de profesión u oficio, al no poder realizar ningún tipo de actividad con la continuidad, dedicación, eficacia y profesionalidad que exige el mercado laboral El tribunal cántabro también establece en su decisión el derecho de esta trabajadora a cobrar por accidente de trabajo una pensión equivalente al cien por cien de su base reguladora, con las revalorizaciones y mejoras que legalmente le correspondan desde el 15 de marzo de 2005. La secretaria de la Mujer de CC. OO. Yolanda Castillo, asegura que esa sentencia abre una puerta a la esperanza para más de un millón de mujeres españolas que, según un estudio reciente del Instituto de la Mujer, sufren acoso laboral en nuestro país. Por ello anima a las mujeres trabajadoras a que no permanezcan por más tiempo calladas y denuncien a sus acosadores ya que actualmente sólo un 25 por ciento de ellas reconoce haber comentado con alguien estas situaciones Para el sindicato, ha resultado crucial en este caso que el TSJC ha considerado decisivos los informes realizados por diferentes gabinetes técnicos sobre la salud de la trabajadora. Aseguran que el despido de una transexual se debió a que no trabajaba bien M. J. F. BARCELONA. Los representantes de la empresa Euroresidencias, que gestiona varios geriátricos en España, justificaron ayer el despido de una trabajadora transexual en que no hacía bien su trabajo y era impermeable a los consejos que se le daban. Aseguraron que la decisión nada tuvo que ver con la condición sexual de la empleada, que conocían desde el principio y que la abogada de Euroresidencias, Ana Gárriz, calificó de anecdótica En el Juzgado Social 18 de Barcelona se celebró el primer juicio en España por presunta discriminación laboral por transexualidad, en la persona de Gina Serra, de 47 años. Gina comenzó a trabajar el 17 de enero pasado en un geriátrico barcelonés, asignada al turno de noche y con un contrato de tres meses, uno de ellos en periodo de prueba. El 30 de enero se le notificó la rescisión del contrato, cuando Gina Serra ni siquiera lo había firmado. La abogada de Euroresidencias reconoció que fue un error administrativo el no haber hecho firme el contrato, y aseguró que es política de empresa hacerlo en tres o cuatro días Por ello, en el acto de conciliación previo al juicio, la empresa aceptó la improcedencia del despido e indemnizó a la afectada con 1.200 euros. Sin posibilidad de curación La decisión del TSJC desestima el recurso presentado por el Instituto Nacional de la Seguridad Social y la mutua de accidentes contra el fallo judicial del juzgado número 4 de lo Social de Santander del pasado 17 de abril. En esa sentencia, el magistrado Alfonso González González consideró probado que la trabajadora presentaba afecciones derivadas de la situación que padeció, en concreto trastorno depresivo, estrés postraumático y crisis de angustia, derivado del acoso laboral Según recoge el texto, el informe médico señala un cuadro mixto ansioso depresivo de intensidad grave, sin que los diversos tratamientos a los que la mujer había sido sometida hubieran supuesto una clara mejoría ni hiciera pensar en su posible recuperación, por lo que no está capacitada para una ocupación laboral El fallo judicial señala que la mujer actualmente está angustiada, no puede salir a la calle si no va acompañada debido al miedo que soporta y no tiene ganas de luchar porque recuerda los abusos cometidos por parte de su jefe Y considera que las lesiones que padece esta trabajadora revelan que se Piden la readmisión Josefa Rodríguez en la rueda de prensa que ofreció para explicar su dimisión EFE Dimite una edil del PP porque su alcalde no cree en la igualdad de la mujer ABC HUELVA. La concejal popular de Atención Ciudadana y Consumo del Ayuntamiento de Huelva, Josefa Rodríguez, presentó ayer su dimisión como miembro del equipo de Gobierno y como militante del partido, además de renunciar a su sueldo en el Consistorio, por la desidia del alcalde, Pedro Rodríguez, que no cree en la igualdad real de la mujer En la rueda de prensa que ofreció para explicar su dimisión, Rodríguez señaló que la política de igualdad del alcalde de Huelva es mentira porque no existe una política que gestione, beneficie o mejore la vida de la mujer, ya que había y hay otras prioridades La ex concejal fue más allá y denunció que no sólo no existe esta política de igualdad, sino que el equipo de gobierno (del ayuntamiento onubense) no cree en ella ni en el papel social ni político de la mujer Esa dimisión no afecta al PP, ya que seguirá manteniendo la mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Huelva, donde posee quince concejales, mientras que el PSOE cuenta con diez e IU con uno. Sin embargo, la vicesecretaria general del partido en Huelva, Carmen Céspedes, consideró que la dimisión de la edil se debe a que Rodríguez pensaba que no iba a ser incluida en las listas de las próximas elecciones Y defendió la labor del alcalde onubense. Con ésta ya son tres las concejales populares que renuncian a su cargo y como militantes del partido en la provincia de Huelva, aludiendo a un sentimiento de desigualdad La primera fue la ex secretaria general del PP en Huelva y concejal de Gibraleón, Esperanza Ruiz, y la siguiente la ex edil de Servicios Sociales en Punta Umbría, Rocío Vélez. Sin embargo, Josep Millán, abogado de Gina Serra, reclamó ayer que el despido se declare nulo al entender que Euroresidencias la echó por ser transexual y pidió que sea readmitida. El defensor adujo varias circunstancias que, a su juicio, demuestran que hubo discriminación, entre otras, que Gina no dispusiera de taquilla, que no se le hubiera proporcionado ropa de trabajo como al resto de empleadas y que tuviera que cambiarse en los lavabos en vez de en el vestuario. Las cuatro personas de la empresa que declararon en el juicio negaron estos hechos y aseguraron que otras empleadas también tardan en disponer de taquilla o de uniforme. En cuanto al lugar donde cambiarse de ropa, la supervisora Begoña C. negó haberla obligado a hacerlo en los lavabos. Afirmó que había quejas de las compañeras de Gina porque ésta no hacía su trabajo y que era una persona brusca que, por su fuerza física, había llegado a hacer daño a algún anciano al moverlo.