Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M LA MOCHILA NÚMERO 13 NO SE MANIPULÓ MARTES 20 s 3 s 2007 ABC Los agentes del Tedax niegan que se manipulara la mochila de Vallecas El agente que la desactivó, único que la ha tenido en sus manos, asegura que si no estalló fue porque el contacto entre los cables provocó un cortocircuito NATI VILLANUEVA MADRID. Hasta cuatro funcionarios de la Unidad de Desactivación de Explosivos (Tedax) desmontaron ayer la teoría de la manipulación de la mochila 13 la bolsa que fue trasladada desde El Pozo a la comisaría de Puente de Vallecas y sobre la que algunos sostienen que nunca estuvo en ese escenario de la matanza. Los agentes confirmaron tres cuestiones fundamentales: la primera, que la bolsa procedía de uno de los vagones del tren que estalló en esa estación; segundo, que el explosivo era exactamente el mismo que el que estalló en el resto de estaciones Atocha y en Leganés, y tercero, que al contenido de la bolsa desactivada en el parque Azorín la madrugada del 12 de marzo sólo tuvo acceso una persona: el subinspector de la Brigada Provincial de Información con carné profesional 64.501. Fue este funcionario, que ayer declaró como testigo en la décimosexta sesión del juicio del 11- M, el que al percatarse del contenido de la mochila tomó la decisión de trasladarla a un lugar más seguro para proceder a su análisis y posterior desactivación. Y fue, por tanto, este policía la única persona que tuvo esa bomba entre sus manos y quien procedió a desactivarla llevando a cabo los mismos pasos que quienes la confeccionaron, pero a la inversa. La descripción que este agente dio de la bolsa de deporte trasladada a Vallecas, en cuya desactivación se jugó la vida (no en vano hasta el presidente del Tribunal le agradeció su trabajo) fue exactamente la misma que la que dieron sus compañeros de las que no estallaron en El Pozo y en Atocha. Bolsas y mochilas contenían una bolsa de basura azul claro con las asas amarillas y anudadas. En su interior había un teléfono móvil conectado a unos dos metros de cables de color azul y rojo que, a su vez, iban a parar a una masa blanquecina en cuyo interior se encontraba el explosivo. El testigo cargó sobre sus espaldas toda la responsabilidad de esta bomba, pues fue él quien decidió su traslado, la custodió personalmente hasta el parque mencionado y procedió a su desactivación a través del sistema que consideró más conveniente (manual) Aseguró que el artefacto, de más de 10 kilos de peso, estaba preparado para estallar. Y si falló el dispositivo, dijo, fue porque los cables no estaban encintados Un error incomprensible sentenció ante el Tribunal. Así, el experto en desactivación de explosivos explicó que los empalmes entre cables no llevaban cinta aislante y la energía del teléfono no llegó al detonador porque el contacto de los cables provocó un cortocircuito. El tedax señaló que, a su juicio, éste fue el motivo por el que tampoco estallaron las mochilas que fueron desactivadas en el andén de la estación de El Pozo y en Atocha. Este extremo fue ratificado más tarde por otro tedax que, si bien no desactivó una de estas dos mochilas, sí tuvo ocasión de ver que los cables no estaban envueltos en cinta aislante. Y es que, según el tedax que desactivó la mochila 13 llamaba la atención la forma en la que estas bombas estaban confeccionadas, pues mientras la Vista de la urna blindada donde se sientan los encausados elaboración del teléfono se hizo con un sistema sencillo, pero muy ingenioso el dejar los cables al descubierto era una chapuza El subinspector señaló, además, que el detonador que contenía la mochila era de los que se utilizan en minería, con cápsula de cobre aunque no supo precisar cuál era el tipo de dinamita. Sí reconoció que era un tipo de artefacto que nunca antes se había visto en España. El subinspector explicó que la radiografía que se hizo a la bolsa antes de desactivar la bomba no aportó ningún tipo de información, porque su calidad era mala y al ser bidimensional no se alcanzaba a ver la posición exacta de los cables, pues en un mismo plano unos se superponían a otros. En este sentido, aseguró que en aquel momento tampoco vio si había algún cable suelto. Sí se percató de ello, aunque días después, otro de los agentes que se desplazaron junto a él a la comisaría de Puente de Vallecas, un te- POOL Sencillo, pero ingenioso La dinamita de la bomba desactivada coincidía con la de la estación de El Pozo y la del piso de Leganés Se jugó la vida Goma 2 ECO en la Unidad Central de Canillas Uno de los agentes de los Tedax que compareció ayer en el juicio de los atentados de Madrid aseguró que conoce el tipo de dinamita Goma 2 ECO porque hizo prácticas con ella en la Unidad Central de Desactivación de Explosivos, situada en Canillas. Esta declaración avala la prestada la semana pasada por el que era jefe de los Tedax el 11- M, Juan Jesús Sánchez Manzano, quien aseguró que tras el hallazgo en el interior de la furgoneta Kangoo de siete detonadores y un trozo de cartucho de Goma 2, compararon este último con una muestra de Goma 2 ECO que tenían en la Unidad. El hecho de ser idénticas les llevó a la conclusión de que el resto de cartucho era también Goma 2 ECO. El tedax que declaró ayer en una nueva maratoniana sesión del juicio (con 15 testigos) aseguró que conoce esa dinamita porque ha hecho prácticas con ella en la unidad central. El agente aclaró que no sería capaz de saber si el explosivo que contenía la masa que palpó dentro de una mochila explosionada de forma controlada en Atocha era Goma 2 ECO, pues en la Unidad sólo la ha visto en cartuchos. dax que aseguró ayer que él pensaba que si la bomba no se activó fue porque los cables estaban sueltos. Sobre el origen de la bolsa, los tres agentes de la Unidad de Desactivación de Explosivos coincidieron en que fueron sus compañeros de la comisaría de Puente de Vallecas quienes les informaron de que ese bulto, como los demás, estaba entre los efectos trasladados desde la estación de El Pozo. De hecho, los propios policías se asustaron cuando los tedax les informaron de que esa bolsa contenía una bomba. Ha llegado aquí de cualquier manera dijeron, sorprendidos, en referencia a su traslado, junto con los demás objetos recogidos en aquella estación. Además, en El Pozo se recuperó otra bomba, la explosionada por el Tedax. Fue precisamente un agente de esta unidad el que destacó que esta segunda mochila no presentara daños cuando todos los bultos de su alrededor sí los tenían. No era lógico que estuviera intacta y abierta dijo ABC. es Siga en directo las sesiones del juicio del 11- M desde abc. es