Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es MARTES 20- -3- -2007 ABC El TS aplaza su decisión sobre Otegi para no interferir en las elecciones Los jueces quieren evitar que el fallo se use como arma en un contexto preelectoral muy tenso s El fiscal intenta retrasar otra vez un nuevo juicio al batasuno NIEVES COLLI MADRID. El horizonte penal de Arnaldo Otegi parece aclararse, al menos hasta la celebración de las elecciones municipales del próximo 27 de mayo, comicios a los que pretende presentarse la llamada izquierda abertzale (es decir, el entorno político de ETA) como paso previo imprescindible para el éxito de cualquier tipo de proceso negociador entre la banda terrorista y el Gobierno de Zapatero. La sombra del ingreso en prisión de Otegi como consecuencia de la acumulación de condenas se ha disipado, de momento, con el aplazamiento por el Tribunal Supremo de su decisión sobre la sentencia que el pasado año condenó al dirigente de la ilegal Batasuna por haber participado en el homenaje el etarra José Miguel Beñarán, Argala El motivo que alegan fuentes judiciales es la costumbre según la cual desde hace años el alto tribunal evita señalar en periodo electoral asuntos que puedan tener trascendencia política De otro lado, la Fiscalía de la Audiencia Nacional está poniendo todo su empeño en retrasar el comienzo de un nuevo juicio que podría suponer la tercera condena de Otegi- -para el que el propio Ministerio Público pide quince meses de prisión- en este caso por enaltecer a ETA en el homenaje a la Olaia Castresana, muerta en Torrevieja (Alicante) en 2001 al estallar el artefacto explosivo que manipulaba. La situación del portavoz batasuno, que no se presentará a las elecciones municipales pero cuyo papel en la preparación de las candidaturas de la izquierda abertzale es evidente, se estaba acercando a un momento crítico. Que Otegi entre o no en prisión depende de próximas decisiones de la Justicia. La primera de ellas, que el Tribunal Supremo confirme o no la sentencia con la que la Audiencia Nacional condenó a Otegi a 15 meses de prisión por participar en el homenaje al terrorista de ETA Argala Esta decisión es muy importante pues, de avalar el Supremo esa condena, sobre las espaldas del líder batasuno pesarían ya dos sentencias firmes- -la primera es la que le impuso un año de cárcel por injuriar al Rey- -y la suma de ambas penas superaría los dos años de prisión. Ese es el límite que permite a los jueces y tribunales suspender la ejecución de una sentencia (artículo 80 del Código Penal) circunstancia de la que se está beneficiando el portavoz de Batasuna y gracias a la que aún no ha ido a la cárcel. Sin embargo, la Sala Segunda del alto Tribunal no resolverá el recurso presentado contra esa sentencia (la del homenaje a Argala hasta el mes de junio, es decir, pasadas las elecciones municipales y autonómicas. En un primer momento, la vista se había fijado para el 12 de abril, hecho que fuen- El historial penal 4 de noviembre de 2005. El Tribunal Supremo impone un año de cárcel a Otegi por injurias al Rey. El TC inadmite después el recurso de amparo del batasuno. 27 de abril de 2006. La Audiencia Nacional le condena a quince meses de prisión y siete años de inhabilitación por un delito de enaltecimiento del terrorismo. Si el Supremo confirma esta sentencia, Otegi ingresará en prisión. 21 de marzo de 2007. Fecha de un nuevo juicio a Otegi por enaltecer a ETA zada como arma arrojadiza por los líderes políticos durante la campaña Lo cierto es que la campaña electoral no comenzará hasta el 12 de mayo y que, en abstracto, según reconocen otras fuentes, una decisión sobre el líder de un partido declarado ilegal condenado por un delito de enaltecimiento del terrorismo no debería tener consecuencias políticas. Y los jueces, por lo tanto, tampoco deberíamos darle ese alcance con decisiones como ésta El segundo asunto penal al que se tiene que enfrentar Otegi es el juicio que comenzará mañana en la Audiencia Nacional, de mantenerse la fecha prevista por la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal. Se le acusa de un nuevo delito de enaltecimiento del terrorismo por su participación en el homenaje a la etarra Olaia Castresana, durante el que expresó su aplauso más caluroso a todos los gudaris (soldado en euskera) que han caído en esa larga lucha por la autodeterminación La Fiscalía de la Audiencia Nacional volvió a solicitar ayer el aplazamiento de la vista al presentar su jefe, Javier Zaragoza, un recurso de súplica contra la decisión del Tribunal- -hecha mediante providencia- -de mantener su seña- Aplazar el juicio La decisión del Supremo sobre el dirigente proetarra podría suponer su ingreso en prisión tes del Supremo atribuyen a un error de notificación pues, señalan, es costumbre no celebrar asuntos que puedan tener relevancia política en periodos electorales. Las mismas fuentes inciden en que es conveniente evitar que una decisión de la Sala- -sea cual sea, confirmatoria de la condena de Otegi o absolutoria- -pueda ser utili- lamiento para mañana, día 21. El fiscal entiende que esa resolución es nula porque, al no contener razonamientos jurídicos, vulnera preceptos constitucionales. Por otro lado, solicita que se dejen sin efecto las declaraciones de rebeldía de Jon ARNALDO OTEGI MIMADO POR EL GOBIERNO, SIN PODER EN BATASUNA Para el Gobierno, Otegi representa al sector pragmático de la izquierda proetarra y por ello se está pendiente de él. Pero carece de poder de decisión J. PAGOLA MADRID. El portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, se ha convertido, paradójicamente, en un hombre clave para un proceso de negociación, a pesar de que su capacidad de decidir en el conjunto del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) es mínima, e incluso disminuye progresivamente. Y es clave porque para el Ejecutivo, más allá de ser el rostro visible, la referencia pública de Batasuna, por su condición de portavoz, Otegi representa al sector más pragmático de la izquierda abertzale Por ello, el propio José Luis Rodríguez Zapatero y otros dirigentes del PSOE lo han destacado como interlocutor válido pa- En manos de la Justicia ra un proceso de paz Y también por ello, desde el Gobierno y las filas socialistas no se ha ocultado la preocupación, y tampoco el enfado, cada vez que Otegi ha estado con un pie en la cárcel. Pero, al mismo tiempo, Arnaldo Otegi se ha convertido en un hombre clave para ETABatasuna, pese a que se recela de él por su tendencia revisionista Por una parte, y al desempeñar el papel de portavoz desde hace ya años, transmite continuidad, algo que interesa mucho a los dirigentes de la banda y de la coalición, en un contexto en el que se les exige renunciar al pasado terrorista o refundarse en un nuevo partido para superar el filtro de la Ley de Partidos y presentarse a las elecciones. Además, y lo que parece más trascendental, ETA valora en Otegi su capaci- dad camaleónica para adaptarse a las conveniencias tácticas de cada momento. Así, cuando toca, es capaz de transmitir mensajes de una apariencia estrictamente democrática. Por ejemplo, como cuando no hace mucho declaró a La Vanguardia que el Estado no tiene por qué pagar precio político para que ETA deje las armas; o supuestamente pacifistas como cuando aseguró que el atentado de la T- 4 había creado desconcierto en la izquierda abertzale y pidió a la banda que mantuviera el alto el fuego permanente y retirara sus amenazas de perpetrar más Barajas o cuando insiste en que es necesario el diálogo para acabar con la violencia. Pero si ETA se lo ordena, también es capaz de lanzar amenazas para presionar al Gobierno con el fin de que ceda.