Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 DEPORTES Primera división s Vigésima séptima jornada LUNES 19 s 3 s 2007 ABC Madrid, conjuras sin fútbol Insípida victoria del Real ante un voluntarioso y ordenado Gimnástico, que jugó con diez desde el minuto 5 ENRIQUE ORTEGO MADRID. Ganó porque tenía que ganar. Por inercia. Porque desde el minuto cinco jugó con un hombre más y porque el Gimnástico bastante hizo con resistir en pie casi una hora y tenía que acusar el desgaste de su inferioridad numérica. Pero nada más. No se engañen los que no vieron el partido. Fue el mismo Real Madrid de siempre en el Bernabéu. Nada tuvo que ver con el del Camp Nou. Un equipo tristón, amanerado, descompensado tácticamente, contragolpeador y que no emociona ni al más acérrimo de sus hinchas. Pero ahí está, tercero y mantiene el pulso del título. César Navas por su falta por detrás a Van Nistelrooy en una manifiesta ocasión de gol, pero también es verdad que había otro compañero en la jugada y que podía haber señalado penalti y no lo hizo, porque castigó la primera infracción. La dichosa interpretación de la ley. Salvo un cabezazo de Raúl (m. 7) que Bizarri desvió a córner, el Madrid no volvió a rematar a puerta en lo que quedaba de primera parte. Bochornoso. El Gimnástico continuó llevando la iniciativa del juego y teniendo el balón como en los primeros cinco minutos, cuando aún tenía once. Flores fue valiente. No sacó un central, retrasó a uno de sus medios centro, Chabaud, y se encomendó a que el resto de los jugadores trabajaran como posesos. Lo hicieron. Y Casillas entró en escena más que Bizarri. Tácticamente el Madrid volvió a ser la desorganización hecha equipo de fútbol. A Capello se le llena la boca de decir que juega con cuatro delanteros y es verdad (Higuaín- CassanoVan Nistelrooy- Raúl) pero los Real Madrid Gimnástico Real Madrid (4- 2- 4) Casillas; Michel Salgado, Helguera, Cannavaro, Torres; Diarra, Guti; Higuaín (Marcelo, m. 79) Cassano (Robinho, m. 46) Van Nistelrooy y Raúl (De la Red, m. 87) 2 0 Gimnástico (4- 2- 3- 1) Bizarri; Calvo, Navas, David, Marco; Juan (Matellán, m. 79) Chabaud; Campano (Merino, m. 74) Pinilla (Irurzun, m. 60) Cuéllar; y Rubén Castro. Árbitro: Iturralde: Expulsó a César Navas (m. 5) por una falta a Van Nistelrooy en la que pudo pitar penalti. Amarillas a David García, Salgado, Cannavaro y Juan. Goles: 1- 0, m. 56: Robinho. 2- 0, m. 83: David García, en propia puerta. Con diez, dominio visitante Este equipo se puede conjurar, abrazarse y hacer piñas en los entrenamientos, anunciar slogans televisivos de motivación, acuñar frases lapidarias... pero lo que no sabe es jugar al fútbol. Y si sabe- -de tarde en tarde le sale una faena medio buena- -lo disimula muy bien en el resto de las ocasiones. Los tres puntos y el parón liguero por los partidos de la selección servirán para continuar alimentando esperanzas, pero la realidad es que no termina de arrancar por muchos exámenes de conciencia públicos y privados que hagan. Ayer se le puso el partido tan de cara como el de Barcelona. A los cinco minutos, el Gimnástico se quedó con diez porque Iturralde exprimió el reglamento al máximo. Al pie de la letra sí pudo ser expulsión de IGNACIO GIL César Navas entra por detrás a Van Nistelrooy y es expulsado Vestuarios CAPELLO ¿Ganar la Liga? Con el equipo de la segunda parte sí; con el otro, no J. ÁVILA MADRID. El triunfo suavizó el gesto de Capello. No hubo tanta tensión como en las tardes anteriores e hizo un análisis del partido más limpio. Admitió la torpeza de su equipo antes del descanso y vislumbró un futuro alentador tomando como referencia los últimos cuarenta y cinco minutos, cuando el Gimnástico comenzó a acusar el desgaste físico extra producto de la inferioridad numérica. En la primera parte estuvimos mal. La regalamos. No hi- Así jugó el Real Madrid Casillas: bien. Salgado: regular. Helguera: regular. Cannavaro: regular. Torres: regular. Raúl: regular. Guti: regular. Diarra: mal. Cassano: mal. Higuaín: mal. Van Nistelrooy: mal. Robinho: bien. Marcelo: bien. De la Red: s. c. El técnico: Fabio Capello: mal. La victoria no puede ocultar el mal juego y la horrible colocación táctica. Desprecia las bandas y castiga a los delanteros a trabajar por todo el campo. Raúl jugó en tres posiciones distintas. Lo mejor: la salida de Robinho y sus ganas. Lo peor: todo lo demás. La falta de imaginación para jugar contra un hombre menos. cimos nada bien. Cuando se quedaron con diez estuvimos lentos en el desplazamiento del balón y no utilizamos las bandas. Nos pitaron justamente porque lo hicimos mal Cambió el semblante cuando se enfangó en la segunda parte. ¿Ganar la Liga? Con el equipo de la primera parte no, pero con el de la segunda, sí. He visto dos equipos diferentes y el segundo me ha gustado. Es cierto que ellos acusaron el desgaste físico, pero nosotros hicimos las cosas bien. Creamos muchas ocasiones y hemos fallado goles fáciles de hacer Reconoció el cuadro de angustia cada vez que juegan en casa: Nos está costando jugar aquí. Ni estamos sueltos ni tenemos tranquilidad Tampoco ayuda mucho la actitud de la grada, para la que tuvo un mensaje: La afición del Real Madrid es la afición del Real Madrid. No puedes cambiarla. Nosotros la queremos y ella nos quiere, pero de esta manera Por último hizo un alegato en favor de Emerson y pidió paciencia para cuando vuelva. Cannavaro, amonestado, será baja en Vigo por sanción. dos de las bandas se pasan el partido corriendo para atrás, arrancando desde su defensa y con una labor que no les corresponde porque son dos delanteros puros, no dos pasadores para montar contragolpes. Insistió en jugar sólo con dos centrocampistas puros (Diarra- Guti) y en despreciar las bandas- -los laterales tampoco se esmeran en ataque- -y el rival, con un hombre menos, los tuvo metidos en su campo hasta el descanso. Era evidente que la resistencia tarraconense tenía fecha de caducidad, la del primer gol del Madrid y éste llegó camino del primer cuarto de hora de la segunda parte en una jugada de carambola en la que Van Nistelrooy remató tan mal que el balón salió despedido hacia Robinho, -había entrado tras el descanso- que machacó desde una posición muy justita y que fue protestada por los rivales. Después pudieron caer tres o cuatro. Lógico. El Gimnástico, exhausto, se abrió y dejó huecos, pero el Madrid se convirtió en una escopeta de ferias. Sobre todo, Higuaín, a quien el gol se le niega en el Bernabéu. Pifiaron tanto que el segundo lo tuvo que hacer un defensa enemigo. Así se escribe la historia. La de siempre. Así jugó el Gimnástico Bizarri: notable. Calvo: bien. Navas: s. c. David García: bien. Marco: bien. Chabaud: notable. Juan: notable. Campano: regular. Pinilla: notable. Cuéllar: bien. Rubén Castro: bien. Irurzun: regular. Merino: regular. Matellán: s. c. El técnico: Paco Flores: notable. En los cinco primeros minutos su equipo mandó con once y no dejó de hacerlo con diez. Sólo el agotamiento le hizo perder eficacia. Lo mejor: su buen trato de balón y su solidaridad para jugar como bloque con un hombre menos. Lo peor: tuvo sus oportunidades, incluso al final, pero no acertó.