Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 s 3 s 2007 MADRID 47 CARTAS DE LOS LECTORES Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepase el espacio destinado a ellas. AL DÍA Pedro Montoliú Urgencias de La Paz Ahora que se avecinan tiempos de elecciones, y por tanto de inauguraciones de todo tipo, sugiero que sería bueno que las autoridades correspondientes, tan triunfantes ellas, los medios de comunicación y los ciudadanos de a pie que no lo hayan sufrido ya, se dieran una vuelta por los servicios de Urgencias de los diferentes hospitales de la sanidad pública de la Comunidad de Madrid. El espectáculo es impactante, abstenerse si no se está seguro de no caer en depresión. Normalmente los enfermos se van aparcando en los pasillos indefinidamente al no haber camas en plantas. La hacinación es inhumana, prácticamente no hay espacio entre cama y cama, la intimidad inexistente. Muchos de los enfermos pierden la cabeza desorientados, al no ver la luz del día. Podría contar más, pero mejor verlo. Porque está ahí, en nuestra Comunidad, en el Hospital de La Paz, centro de referencia hospitalaria, en palabras de nuestra presidenta, Esperanza Aguirre. Se nos pondrán los pelos de punta cuando pensemos que esta situación nos está esperando a casi todos nosotros. Debe- mos saberlo. Se justificará diciendo que somos muchos o que se están haciendo varios hospitales, pero esto no tiene que ver para que unos y otros funcionen bien. Lo desesperante es que no se trata de falta de dinero, eso ya lo ponemos todos nosotros, para muchas obras y para muchas campañas publicitarias de autobombo. ¿Cuál es el problema? Me temo que lo que están haciendo con nuestro dinero no es humanitariamente correcto. Manuel Segura. Madrid VUELVE EL TRANVÍA ran las dos y dieciséis minutos de la madrugada del 2 de junio de 1972 cuando el último tranvía de la línea 77 que cubría el trayecto entre Pueblo Nuevo y Ciudad Pegaso entró en las cocheras de Fuencarral repleto de empleados, periodistas y amantes de este tipo de transporte a quienes se invitó a un vino español. También se les entregó un billete conmemorativo fechado el 1 de junio y en el que, bajo el importe de 4 pesetas, figuraba la frase 101 años Efectivamente, unas horas antes, el 31 de mayo, el tranvía había cumplido tal efemérides. Lejos estaban aquellos seis primeros coches tirados por tres caballos cada uno que llevaron a los invitados desde la Puerta del Sol al barrio de Salamanca donde se celebró un ágape servido por Lhardy. Atrás quedaban los dos primeros tranvías eléctricos que salieron de Sol el 4 de octubre de 1898 para dirigirse a Serrano e Hipódromo. Las páginas de sucesos guardaban los numerosos percances y accidentes- -en 1952, el más grave, con 15 muertos y 112 heridos- -y en las de información local las modificaciones de líneas, la mejora de los coches, las protestas por las tarifas y la adaptación, primero, y el rechazo, después, de la ciudad a este transporte que alcanzó su cenit hacia 1930. Por entonces, con 472 coches diarios en la calle y 212 millones de viajeros transportados, entraban cada día en la Puerta del Sol nada menos que 6.216 tranvías. Luego, el crecimiento del metro, los problemas de suministro eléctrico, el uso de los trolebuses y, sobre todo de los autobuses, más adaptables al creciente tráfico, fueron empujando al tranvía hasta su desaparición total. El pasado miércoles, Esperanza Aguirre probaba el tranvía del presente, ahora denominado metro ligero, que dentro de un mes conectará bajo tierra y en superficie Las Tablas, Sanchinarro, Metro Norte y Pinar de Chamartín. El tranvía puesto por el Ayuntamiento de Parla también está a punto de entrar en servicio. Treinta y cinco años después, y contra pronóstico, el tranvía ha regresado. E Agradecimiento de la Familia Coll La familia de José Luis Coll García, fallecido el 6 de marzo de 2007 en el Hospital La Paz de Madrid, quiere hacer público el agradecimiento al personal del hospital por la buena labor desempeñada, tanto a nivel humano como profesional. Queremos destacar el cariño y la atención recibidas durante su estancia, tanto en la Unidad de Cuidados Intensivos como en la planta 11. A todos ellos, muchas gracias. Familia Coll. Madrid JAIME GARCÍA Madrid sigue siendo foco para la expresión de las manifestaciones artísticas. También en la calle, como lo demuestra este gran dibujo que se ha plasmado recientemente en la plaza de Platerías, al comienzo de la calle de Huertas y junto al Paseo del Prado. DIMES Y DIRETES Antonio Sáenz de Miera Presidente Amigos del Guadarrama CARRETERAS PELIGROSAS n la región de Madrid, a partir de cierta altitud las carreteras son siempre peligrosas. Y sospechosas. No es una afirmación gratuita, ni exagerada. Es una prudente expresión que cualquier persona comprometida con la Sierra de Guadarrama entendería y asumiría. Una nueva carretera, ¿es necesaria? ¿para quienes y para qué? nos preguntaríamos inmediatamente. ¿Qué impacto tendría en el paisaje serrano? Ya estamos curados de espantos y hace tiempo que perdimos la inocencia. Los peores temores, en nuestro caso, no están exentos de fundamento, no son resultado de la depresión o el negativismo sino de la expe- E riencia, de las malas experiencias. Y si a veces no se han cumplido ha sido ha sido porque, en el momento oportuno, se logró demostrar la evidencia del dislate que se pretendía cometer. En principio, estar en contra de la construcción de una carretera pudiera parecer que es lo mismo que estar en contra del desarrollo económico, contra el progreso. Pero esto no siempre así; y en determinadas situaciones, decir lo contrario pudiera ser más exacto. Depende del modelo de crecimiento y desarrollo que cada uno tenga en mente. Se trata de un dilema que se podría exponer así: cantidad o calidad. Más urbanizaciones, más negocio, o mejor paisaje, mejor calidad de vida. A partir de ahí podríamos empezar a entendernos. Porque las carreteras no siempre son necesarias, no siempre cumplen una función social, no siempre sirven para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Tenemos a la vista un plan de desdoblamiento de la carretera 601, de un tramo no muy largo, de 8 a 10 km, que iría de Collado Villalba a Collado Mediano. En principio, puede pa- recer un proyecto de poca importancia, pero nadie nos puede asegurar que no siga luego avanzando hasta llegar al Puerto de Navacerrada. Y eso sí que sería grave. Este desdoblamiento lo han solicitado los ayuntamientos de la zona porque lo consideran necesario y lo han denunciado los movimientos ecologistas porque lo consideran peligroso. Es cierto que atraviesa buena parte del LIC (Lugar de Interés Comunitario) de la Cuenca Alta del Manzanares dividiendo por la mitad Monterredondo y la Dehesa de Alpedrete, así como montes de utilidad pública. ¿Tenemos motivos para inquietarnos? Sin entrar en la polémica inevitablemente política que ha generado el proyecto, yo creo que sí. Como siempre, se justifica la actuación por retenciones producidas en los fines de semana y por seguridad vial. Es siempre difícil combatir esos argumentos con sus dosis de demagogia. En este caso, me dicen, los datos de accidentabilidad son muy bajos y los atascos en fines de semana no justifican el desdoblamiento, sobre el que no se plantea ninguna otra alternativa, tal co- mo exigen la Ley de Evaluación Ambiental y la Directiva Habitat. Pero lo realmente preocupante es que, como decían los estudiantes en el 68, esto no sea más que un comienzo. Se pretende mejorar la accesibilidad de las urbanizaciones de la zona. Las que existen y las que se preparan. Esto es evidente. Collado Mediano podría llegar a triplicar su población actual. Pero ¿es esto realmente necesario? Tenemos motivos más que suficientes para sospechar que detrás de un proyecto así hay algo más; porque en el punto en el que nos encontramos, con el PORN en el horizonte, nada de lo que ocurre en la Sierra es fruto del azar sino más bien de la necesidad. Ahora, las amenazas aparecen en forma de globos sonda, para ver como son recibidas. Tenemos ejemplos por doquier. Si las resistencias no son muy fuertes, se terminan cumpliendo. El desdoblamiento de la carretera 601 es, realmente, una amenaza pequeña que esconde quizás una aún más grande. Una carretera que muchos consideramos peligrosa. Y no precisamente por sus curvas.