Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19- -3- -2007 Cristina Narbona, ministra de Medio Ambiente Los regantes de Aranjuez venden a Murcia 35 hectómetros cúbicos de agua del Tajo 41 Ejemplares a 20 céntimos cada uno los sábados por la mañana Las librerías de la Cuesta de Moyano no han cerrado ni un sólo día desde que se instalaron aquí, ese mes de mayo de 1925. Ni siquiera se cerró durante la Guerra Civil comenta Armando Castrillo. Los libreros abren a diario, a eso de las nueve y media o diez de la mañana y cierran hacia las siete de la tarde. En verano apuran un poco más el cierre porque, con la caída de la tarde y la fresca es entonces cuando el público se anima a salir a la calle. Recorrer esta feria de libros es una delicia. Casa caseta te hace parar en seco. Por sus títulos antiguos, extraños; son auténticas joyas. En esta librería, que es la más grande de España, puedes encontrar libros del siglo XIX a un euro. Aquí hay de todo y para todos los gustos: antiguo, moderno, agotados, descatalogados, novedades... De ciencia, de cocina, de historia, de casticismo, de leyes, de música, esotéricos asegura Castrillo. Vale la pena pasear por esta feria de libros. Nos podemos encontrar, sin ir más lejos, ejemplares a 20 céntimos todos los sábados por la mañana. Los venden en la caseta 15. Ánimo. de Agricultura que se podría unir con otro carril bici que entraría en el parque del Retiro. Desde el punto de vista ambiental, se plantan nuevas alineaciones de árboles, cerca de un centenar de ejemplares. Respecto a la zona de estancias, situada junto a la entrada oeste del edificio histórico del Ministerio de Agricultura, se mantendrá el diseño circular de la zona y se modifican las escaleras peatonales para transformarlas en rampas a fin de facilitar el acceso a personas minusválidas. Todas estas obras de peatonalización tenían un presupuesto inicial de 2,4 millones de euros. ros. Nos dicen, bastante enfadados, que desde que están en el Paseo del Prado han sido víctimas de numerosos robos, siempre de noche, cuando ellos han echado el cierre. No ganaban para sustos. Rara es la caseta que no ha tenido un robo asegura Javier García. Y no es de extrañar porque son recintos muy vulnerables, hechos para un uso temporal, casi como casitas de cartón y fáciles de atracar añade. Armando está de acuerdo con Javier. No es lo mismo una caseta provisional que una de ladrillo A Armando le han robado, por última vez, hace quince días. Reventaron su caja registradora y se la destrozaron. Dinero se llevaron poco, sólo monedas para el cambio. También un móvil sin estrenar que le habían regalado hace poco. A muchos les han quitado libros muy valiosos, de los más antiguos. Están deseando volver a la Cuesta de Moyano y poder dormir más tranquilos. La cuenta atrás ya ha empezado. Las casetas provisionales del Paseo del Prado tienen ya los días contados la biblioteca municipal muy interesantes Después de tres años de obras, la Cuesta de Moyano tiene bajo su pavimento una subestación eléctrica y, también, sera zona peatonal. Pocos hacen ascos a esta nueva faceta de la calle Claudio Moyano. Les gusta. A la mayoría les parece bien. Creen que los clientes habituales, los turistas y los curiosos van a poder disfrutar de un paseo mucho más sosegado. Lo único que piden es que los proveedores de libros puedan aparcar cerca para pasarles el material. De lo contrario, la peatonalización será más un quebradero de cabeza que una bendición. A la vista de los planes mu- FOTOS: CHEMA BARROSO nicipales, la Cuesta de Moyano ha perdido sus carriles de circulación y convierte sus más de once mil metros cuadrados en una única plataforma sin bordillos ni resaltes, destinada por completo al uso de peatones. Contará, según lo previsto, con un carril bici que discurrirá por la zona pegada a la fachada enrejada del Ministerio Las nuevas casetas que irán en la Cuesta de Moyano serán una réplica de las antiguas. Nos cuenta Armando Castrillo que en 1987, cuando se desmontó el escalextric de Atocha, se aprovechó la ocasión para cambiar las viejas casetas de madera por otras idénticas de ladrillo que disponían, a Dios gracias, de luz y agua. Lo de contar con una caseta segura es vital para estos libre- Hartos de sustos De los más antiguos