Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 MADRID www. abc. es madrid LUNES 19- -3- -2007 ABC Los libreros vuelven a la Cuesta de Moyano tras tres años de polvo y robos El próximo 9 de abril las casetas abandonan su ubicación provisional del Paseo del Prado s Estrenarán nuevos locales en una calle hecha peatonal MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. Pensaban estar en el Paseo del Prado seis meses y, al final, van a pasar aquí casi tres años. Los libreros de la Cuesta de Moyano están deseando hacer de nuevo sus maletas y volver a su enclave histórico, tradicional. Será, además, una vía peatonal y eso, para muchos de ellos, va a facilitar la venta y el poder pasar más tiempo echando un vistazo a los libros que aquí se compran y se venden. Ya tienen fecha para el traslado: empezará el próximo 9 de abril. Se hará de forma escalonada. Primero unos; después el resto. La operación puede durar varios días, a lo sumo tres o cuatro. Sin embargo, esta especial feria de libros cumplirá, a rajatabla, el lema que la ha acompañado durante los últimos ochenta y dos años: Abierto todos los días del año Los libreros de la Cuesta de Moyano se vieron obligados a abandonar su ubicación en dicha vía a finales del verano de 2004. Un mes antes se había incendiado la subestación eléctrica de Unión Fenosa, cercana al Paseo del Prado. Tras sofocar las llamas, evaluar los daños y acometer las necesidades de suministro más urgentes, comenzó la construcción de una nueva subestación. El lugar elegido para esa instalación eléctrica fue, precisamente, la Cuesta de Moyano. La subestación sería, es ya hoy, subterránea. Y como los libreros estorbaban para dichas obras el Ayuntamiento les asignó un lugar muy cercano, justo al comienzo del Paseo del Prado, en paralelo a las verjas del Jardín Botánico. Javier y Armando, dos de los libreros de este mercado permanente, están pletóricos. No es que en el Paseo del Prado les haya ido mal. Las ventas- -nos dicen otros de sus colegas- han sido más o menos iguales Comidos por servidos. De lo que se van a librar es de la intensa contaminación acústica y del polvo que se acumula en los libros que exponen en sus estanterías. tamos a muy pocos metros de un semáforo y de una parada de autobuses. Aquí, la concentración de gases es asfixiante. Es malo para la salud y también para el material porque los libros se llenan de polvo y hay que estar limpiándolos constantemente Cuando volvamos a la Cuesta de Moyano- -explica Javier- -vamos a ganar, y mucho. En tranquilidad y en salud. Nos dijeron que estaríamos aquí, en el Paseo del Prado, un máximo de seis o siete meses y ya ves, en octubre se cumplirían tres años Eso de tener la subestación eléctrica debajo de sus pies y de sus libros no parece quitarles mucho el sueño. Imagino que se habrá hecho todo en condiciones y con las máximas garantías de seguridad. Tiempo han tenido, y bastante nos comenta otra de las encargadas de una caseta de libros. Armando Castrillo es, para todos sus compañeros, el portavoz de estos libreros. Él es, según dicen, el que más ha negociado y se ha reunido con el Ayuntamiento en todo este tiempo Con las dotes de un buen vendedor- -temple y amabilidad- Armando nos explica que los libreros llevan en la Cuesta de Moyano desde mayo de 1925. Esta feria de libros- -nos cuenta- -se creó siendo alcalde de Madrid el conde de Vallellano. Las casetas se situaron justo en la acera del Ministerio de Agricultura para dar un alojamiento digno a los libros Ese era el mensaje. La verdad es que se pasaba mucho frío porque daba poco el sol. Por eso, con el tiempo, las casetas se cambiaron de acera Estos libreros forman una gran familia. Son muchos años de trabajo codo a codo, caseta con caseta. De hecho, muchos de los propietarios de los 29 puestos ya van por la tercera generación. Hay 30 casetas y 29 libreros, -añade Armando- -porque la número 1 pertenece al Ayuntamiento. Y creo que van a poner ahí textos de Gases asfixiantes Javier García, empleado en la caseta número 28, la Librería Javier Fernández, nos cuenta: No es que yo lo diga. Fíjate. Es- En el Paseo del Prado han vendido lo mismo pero se quejan de contaminación, polvo y constantes robos Alojamiento digno Obras de la subestación Después de tres años de obras, la calle de Claudio Moyano será peatonal