Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 s 3 s 2007 INTERNACIONAL 31 El centro gana las elecciones finlandesas y avanza la derecha Los socialdemócratas, presentes en la coalición saliente, pierden escaños CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Helsinki, la bella capital finesa bien conocida como la novia del Báltico, vivió ayer una jornada colorista y alegre de elecciones animada por miles de rosas rojas repartidas por los socialdemócratas, los globos azules y blancos- -colores nacionales- -de la Alianza de derechas y otros verdes, signo centrista. Ni el frío viento Norte ni los tres grados bajo cero privaron ayer a los más de cuatro millones de finlandeses de acudir a las urnas para cumplir con su deber y derecho democráticos y elegir a sus 200 representantes en el Parlamento. Nada más cerrarse los colegios electorales llegaron las primeras estimaciones fiables basadas en los votos emitidos por correo (una tercera parte del total) y los resultados a pie de urna de los colegios electorales. A la vista de esos resultados, la coalición que ha gobernado esta república durante los últimos cuatro años (Centro, Socialdemócratas y el Partido Sueco) que contaba con 116 escaños de los 200 del Parlamento (54 el centro, 53 los socialdemócratas y 9 el partido sueco) pierde la mayoría absoluta. De los tres grandes partidos, el Centro gana un 2,9 por 100 respecto a las elecciones anteriores, la Socialdemocracia pierde un 2,6 por 100 (6 escaños) y la Alianza de derechas, consigue casi un 2 por 100 y 6 escaños más. El Centro se mantiene y avanzan las derechas. El efecto amante como lo califican los observadores al referirse a los amores, muchos y variados, con mujeres espectaculares del primer ministro Matti Vanhannen, han dado los resultados esperados. Se daba por seguro, y así lo afirmaban todas las encuestas, que el Centro resultaría el gran vencedor de estas elecciones y que el primer ministro y líder centrista Matti Vanhanen, que ha ganado en popularidad gracias a sus aventuras amorosas, sería el encargado de formar el nuevo Gobierno, que en esta nación, campeona del consenso puede ser tripartito, con los tres mayores partidos, bicolor, o una amplia coalición en la que participen varias alineaciones de distintas ideologías. El líder del Partido del Centro, Matti Vanhanen, celebra el triunfo de ayer y podría conseguir el segundo mejor resultado en los comicios tras el Centro. El calvario electoral es para la socialdemocracia. Eero Heinäluoma, dirigente socialdemócrata y ministro de Hacienda del Gobierno saliente, que ha vivido una campaña angustiosa pues nadie cree que es capaz de llenar el gran vacío que dejó su antecesor, Paavo Lipponen, no puede sentirse hoy mucho mejor al comprobar que a pesar de sus esfuerzos no solamente no ha conseguido más votos que en las elecciones anteriores, como prometió durante la campaña electoral, sino que ha perdido un gran número de escaños. La tendencia a la baja de la socialdemocracia, que se ha confirmado en las demás naciones nórdicas, surge de nuevo en Finlandia. El anteriormente todopoderoso partido de la rosa, que dejó de ser la mayor fuerza política de Finlandia en 1991, a pesar de todos sus esfuerzos no consigue ganar más terreno ni simpatizantes. En estos comicios ese partido podría alcanzar las cuotas más bajas de su historia. Tras estas elecciones el ciudadano de a pie no notará probablemente grandes cambios en su vida diaria. Pese a su economía sana y fuerte como un oso según el dicho popular, un AFP El voto joven, de derechas Calvario socialista La verdadera incógnita estaba en si la Alianza de Derechas aventajaría en votos a la socialdemocracia, y todo hace suponer que el jovencísimo jefe de la Alianza de Derechas, o partido burgués, Jyrki Katainen, un finlandés muy a lo Kennedy, que ha conquistado al electorado con su aspecto de niño bien y su buen hacer, recupera la posición que esa coalición perdió en los últimos comicios El partido centrista finlandés volverá a presidir el Gobierno, aunque la composición de sus aliados podría variar tras el retroceso socialista relativamente bajo gasto público, el más alto nivel y calidad de vida del Viejo Continente y un nivel de enseñanza admirable, sea cual sea la constelación que gobierne esta república, se enfrentará a grandes desafíos. Rusia vuelve a ser motivo de preocupación en toda la región báltica y esta nación nórdica, que se declara occidental y europeísta, tendrá que decidir tarde o temprano su adhesión a la OTAN. Aunque Finlandia es el país entre los cinco nórdicos con la asistencia al voto más baja, la de ayer fue elevada. Como nota curiosa, el voto de los 40.000 alumnos de las escuelas nacionales es de derechas, verde y machista. Esos jóvenes solamente concedieron un 12 por 100 a los socialdemócratas. El Parlamento finlandés que resultó de ese sufragio estará dominado por hombres.