Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19- -3- -2007 El partido centrista del primer ministro finlandés Vanhanen gana las elecciones 27 La patronal estima que falta audacia económica Laurence Parisot, presidenta del Movimiento de las Empresas de Francia (Medef, patronal) estima que Nicolás Sarkozy, Ségolène Royal y François Bayrou son poco ambiciosos en materia económica, y teme que Francia necesite un tratamiento de choque que ninguno de los tres principales candidatos se atreve a proponer. Sin entrar en debate, la presidenta de la patronal estima que los tres candidatos han presentado proyectos de crecimiento económico que quizá no permitan combatir el paro eficazmente. A su modo de ver, la deuda pública y el estancamiento económico nacional requerirían medidas mucho más audaces Nicolás Sarkozy apurará hasta el último minuto el Ministerio de Interior La solución de la crisis de los suburbios y sus actuaciones para el entendimiento e integración de los inmigrantes pesarán a su favor en la cita con las urnas J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Nicolás Sarkozy ultima los detalles de su salida del gobierno, que debe coincidir con una nueva ofensiva política. Y opta por mantenerse en su puesto hasta el minuto final. La campaña oficial comienza el 9 de abril. A partir del 23, los ministros no podrán moverse sin autorización expresa del presidente de la República. Por eso será en torno al día 23 cuando Sarkozy anuncie su dimisión y Chirac proceda a un cambio de gobierno relativamente significativo: el nuevo equipo solo estará en funciones hasta la elección del nuevo presidente, el 6 de mayo; pero tendrá por misión gobernar durante la recta final de la campaña. Cualquier decisión gubernamental tendrá una incidencia cierta en la campaña. Libre del cargo de ministro del Interior, Sarkozy podrá usar un lenguaje más vigoroso anunciando iniciativas que no hubiera sido sensato avanzar desde el gobierno. El Ministerio del Interior ha sido para Sarkozy una formidable maquinaria de guerra política permanente, ocupando uno de los terrenos más sensible de la vida nacional. Pero también ha tenido dimensiones muy negativas, condenado a la exposición permanente en los sectores sociales más sensibles a las demagogias de izquierda y derecha. Su salida de Interior será a la vez una liberación y una pérdida. Nadie como un ministro de Interior tiene acceso a informaciones sensibles y puede poner en posiciones estratégicas a sus fieles. Libre al fin, Sarkozy recobra una libertad de palabra que nunca le ha faltado, pero será un arma preciosa en la recta final de la campaña. Sarkozy se ha tomado el tiempo de ir despidiéndose de todos los cuerpos de seguridad del Estado, manifestándoles su simpatía y respeto. Su previsible sucesor, François Baroin, es un fiel de Jacques Chirac. Sarkozy lo dejará todo atado y bien atado Baroin será quien controle ese bastión en la recta final y durante las dos largas semanas de espera, entre la primera y la segunda vuelta, entre el 22 de abril y el 6 de mayo. Sarkozy cree tener un balance razonablemente positivo como ministro del Interior- -dos veces desde 2002. Y ha sabido sortear los escollos de la incendiaria crisis de los suburbios del invierno de 2005. Balance positivo Maquinaria de guerra vuelta. Y, ante tal perspectiva, recurrieron ayer a dos armas estratégicas de altos vuelos. Ségolène anunció un nuevo referéndum nacional, para fundar, si triunfa, la VI República. Proyecto tan ambicioso como inesperado e imprevisible: refundar las instituciones de nuestro régimen político Sarkozy lanzó un plan Marshall para los jóvenes desfavorecidos en los suburbios, para ofrecer formación y empleo a todos, unidos en un ambicioso proyecto común que se llama Francia, la patria de la que todos estamos orgullosos Tales proyectos tienen por misión ocupar el terreno tradicional de los electorados de izquierda y derecha clásicos. Ayer Ségolène invitó a sus amigos socialistas a cantar juntos La Marsellesa en un mitin: el tono patriótico se considera indispensable para repescar a los electores tentados por las sirenas de la moderación centrista. Hombres de mano, espadachines, lanceros y artillería socialistas consideran indispensable arruinar las posiciones de Bayrou. Sarkozy, al frente de sus tropas, debe atacar en dos direcciones distintas. Contra los filibusteros de la extrema derecha, el candidato conservador enarbola su proyecto de Ministerio de la Inmigración y la Identidad Nacional. Al otro extremo del campo de batalla, Sarkozy lanza operaciones de seducción dirigidas al electorado más joven y volátil. Libre de la disciplina ministerial, podrá ofrecer iniciativas imposibles desde la obediencia ejecutiva Sarkozy culminó el trabajo iniciado por Jean- Pierre Chévènement: la creación y puesta en marcha del Consejo Nacional de los Musulmanes de Francia, organización consultiva que aspira a integrar a los musulmanes franceses. Como candidato, ha lanzado el proyecto de un Ministerio de nuevo cuño para la inmigración y la integración nacional. Cuando abandone el ministerio del Interior, Sarkozy deberá continuar trabajando en ambos frentes. Inmigración e integración continúan siendo dos problemas capitales, sensibles para el núcleo central del electorado conservador. El candidato Sarkozy aportará matices e ideas en ese terreno como prolongación a su experiencia en el cargo que abandonará dentro de unos días. El fenómeno Sarkozy parece extenderse lentamente por toda Francia en la batalla por el Elíseo REUTERS