Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA LUNES 19 s 3 s 2007 ABC La Policía y la Guardia Civil, desbordadas por el campamento de inmigrantes en el puerto de Ceuta Los agentes aseguran que no disponen de medios para controlar a 200 sin papeles y que cualquier día va a pasar algo grave CARMEN ECHARRI CUEUTA. La situación de presión migratoria que se registra en las escolleras de Ceuta ha llegado a un punto tal que ha conseguido desestabilizar a las fuerzas de seguridad que de manera rutinaria controlan la zona. Tanto la Guardia Civil como la Policía del puerto se confiesan sin medios ni amparo necesario para despejar a los más de 200 sin papeles que han terminado por constituir un nuevo campamento en la zona portuaria. Los últimos informes elaborados por sus agentes son demoledores y reflejan la situación, a veces, de nula protección de la que disponen para defenderse de los apedreamientos masivos que se suceden en las escolleras cada vez que se organiza una redada. De hecho, la retirada de las casetas que realizan estos sin papeles para cobijarse ha sido respondido con tanganas y más apedreamientos masivos contra las fuerzas de seguridad. Cualquier día va a pasar algo grave y entonces, ¿qué nos van a decir? Las batallas campales que se organizan aquí no las podemos ni controlar. Se enfrentan entre ellos casi a diario y si actuamos responden provocando incendios o a pedradas. Ahora dime, ¿qué pasa el día en que a algún guardia le den una pedrada en la cabeza y lo maten. O el día en que suceda alguna desgracia con un inmigrante... quién va a salir entonces a hablar? apunta un agente de la Benemérita. Para el representante de Comisiones Obreras en el puerto, Jesús Barrientos, la situación es extremadamente delicada ya que, dice, el 80 por ciento de los inmigrantes que están allí asentados sólo quiere delinquir, nada más, y de hecho roban a quienes buscan embarcar de polizón en alguno de los barcos concreta. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) se ha erigido en representante de estas quejas y ha pedido la puesta en marcha de inmediato de un plan de control en la zona para organizar detenciones y redadas casi a diario y no de forma aleatoria. Lo que hacen hasta ahora de poco sirve porque detienen a unos pocos que después no son aceptados en la frontera y volvemos a tener el mismo problema. La presión debe ser diaria, es la única salida para este problema apuntan desde la asociación. Pero hay más. La AUGC quiere que cada inmigrante que entra por el paso fronterizo quede fichado para, una vez expulsado, sea reconocido cuando pretenda su entrada en la ciudad. Algunos de los que están en las escolleras los hemos detenido no una sino hasta cinco veces. Son los mismos que vuelven a entrar y sobre los que se debería actuar para ser reconocidos y fichados de alguna manera para evitar esta situación concretan. Por su parte, CC. OO. exige de la Delegación del Gobierno una acción inmediata ya que, considera, está mirando hacia otro lado. La construcción del vallado en las escolleras, en la que la Autoridad Portuaria ha invertido más de 240.000 euros, supone un problema para los agentes ya que, consideran, esta infraestructura- -ya saboteada tal y como informó ABC- -termina beneficiando a los inmigrantes que se encuentran más protegidos y suponen un obstáculo para que los agentes. van por delante nuestra indica la Benemérita. La Policía considera ya el asentamiento de las escolleras como una auténtica mafia que sigue un modus operandi propio para sus entradas ilegales y genera negocios ilícitos. Las entradas de estos inmigrantes que terminan engrosando el asentamiento portuario se produce con su propia documentación. Con la misma cruzan el paso fronterizo del Tarajal, que separa Ceuta de Marruecos, y una vez sorteado el punto fronterizo se la entregan a otros magrebíes, permaneciendo en la ciudad amparados en una falsa ilegalidad. Una auténtica mafia Nos tiran piedras y permanecen protegidos por la valla con concertinas, nosotros no podemos prácticamente saltar con rapidez para detenerlos, pero ellos sí que pueden escapar. Además van cortando distintos puntos de vallado según les convenga y eso lo vamos descubriendo poco a poco. Siempre Sólo delinquen Los sindicatos policiales exigen la puesta en marcha de un plan de control de una zona que se ha convertido en vivero de delicuencia EL FARO La Xunta detectó anomalías en varios contratos de la Consejería de Cultura, pero no hizo nada JOSE LUIS JIMÉNEZ SANTIAGO. La Intervención General de la Xunta de Galicia, dependiente de la Consejería de Economía, emitió dos informes vinculantes al respecto de la contratación de personal en la Consejería de Cultura que dirige la nacionalista Anxela Bugallo, denunciando la existencia de anomalías en los procedimientos empleados. El primero de ellos se refirió a la contratación de María del Carmen Varela Rodríguez como jefa de producción del Instituto Galego de Artes Escénicas y Musicales (IGAEM) La Intervención emitió un informe el 24 de enero haciendo constar, en el punto tercero, que es necesario el informe del servicio jurídico del organismo sobre los contratos con carácter previo a su formalización, en el que se pronunciará en especial sobre la modalidad contractual empleada y la observación de las cláusulas del contrato El segundo de los informes de la Intervención General se emitió el 6 de abril de 2006 con motivo de la contratación de Cristina Domínguez Dapena como directora del Centro Dramático Gallego. La modalidad empleada por la Consejería de Cultura fue un contrato de alta dirección, un procedimiento que según el documento de Economía no parece adecuada Estima el informe de la Intervención que un contrato de alta dirección debe utilizarse cuando se ejerciten poderes inherentes a la titularidad de la empresa que se incluyan en el círculo de decisiones fundamentales o estratégicas las facultades otorgadas afectan a áreas funcionales de indiscutible importancia para la vida de la empresa y el contratado tiene que actuar con autonomía y plena responsabilidad por lo que matiza que no toda persona que asuma funciones directivas puede ser cualificado como alto directivo