Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CIENCIAyFUTURO DOMINGO 18 s 3 s 2007 ABC Un español genera 10,8 toneladas de CO 2 al año, por lo que, a poco que uno se esfuerce, la reducción de emisiones puede ser muy grande Optar por una ducha en vez de un baño no sólo ahorra unos 70 litros de agua, sino que deja de emitir 531,1 kilos de CO 2 al año la. Optando por una ducha rápida en vez de un baño no sólo ahorraremos unos 70 litros de agua, sino que además estaremos dejando de emitir a la atmósfera 531,1 kilos de CO 2 al año. Cerrando el grifo al cepillarse los dientes se evitan 3 kilos de CO 2 al año y arreglando ese grifo impertinente que siempre gotea estaremos ahorrando 20 kilos de dióxido de carbono. Como casi cada mañana me pregunto dónde habré dejado el móvil, y como casi siempre está en su enchufe. Antes de salir hacia el trabajo acompañada por ese fiel compañero desde hace algunos años, desenchufo el cargador de la red, pues se ahorran de la cuenta propia de emisiones nada menos que 6 kilos anuales. Nada comparado con los 304 kilos ahorrados por ir al trabajo en transporte público en vez de en el coche. Conduzca de forma inteligente: se ahorra carburante conduciendo a marchas elevadas y velocidad moderada. Por ejemplo, reduciendo la velocidad de 110 kilómetros por hora a 90 durante el 10 del trayecto generamos 55 kilos menos de CO 2 al año. Además, si se llevan las ruedas a la presión adecuada el ahorro es de 140 kilos. Una vez en el trabajo, y dentro de las facilidades que ofrezca cada empresa- -algunas dis- De camino al trabajo Los gases que producen el efecto invernadero provocan el cambio climático que sufre en estos momentos la Tierra ALEXANDER RUESCHE Un día sin (casi) CO 2 Un día cualquiera una persona puede ahorrar más de 6 kilos de dióxido de carbono- -2,4 toneladas al año- -con sólo modificar algunos de sus hábitos cotidianos. Veamos cómo POR ARACELI ACOSTA MADRID. El día en que la Torre Eiffel se fundió en negro en favor de la lucha contra el cambio climático era sólo la llamada de atención y el punto de partida para intentar cambiar nuestros hábitos de vida. Los científicos advierten de que nos queda muy poco tiempo para actuar si no queremos que el calentamiento global del planeta entre en un punto de no retorno. Aunque hay efectos de los que no podremos librarnos, y algunos ya los estamos sufriendo, podemos cambiar nuestros hábitos para emitir menos CO 2, principal gas de efecto invernadero, sin que esto suponga una pérdida de nivel de vida y bienestar. En un día cualquiera, nada más levantarnos de la cama, realizamos acciones sin reparar en cuáles contaminan más y cuáles menos. Cuando suena el odioso despertador- -mejor que funcione con pilas recargables- -y se encienden las primeras luces del día- -poner cuatro bombillas de bajo consumo supone un ahorro de 179 kilos de CO 2 al año- -empieza un proceso de consumo energético que, sin duda, es el motor de nuestra civilización actual, pero que no se verá afectada por introducir algunos cambios en nuestra rutina. Cambios que, traducidos a números, supondrán un ahorro importante de las emisiones de CO 2 a la atmósfera. Hay que tener en cuenta que el 55 de las emisiones de gases de efecto invernadero de España corresponden al sector difuso; esto es, al sector transporte (80 y al residencial (20 Para combatirlas, por tanto, es necesario poner de nuestra parte. Tras saltar de la cama con la señal de alarma de cada mañana, lo mejor es un buen café, y aún mejor si se prepara con una cafetera italiana en una cocina que funcione con gas. Habremos ahorrado entre cinco y siete minutos de consumo de electricidad. Si se opta por un té, hierva sólo el agua necesaria para su taza y evitará unas emisiones de 280 kilos de CO 2 al año. Si todos los europeos hirvieran solamente el agua que necesitan, además de dejar de malgastar 1 litro de agua al día, con la energía ahorrada se podrían encender una tercera parte de las farolas de Europa. Y del desayuno, al baño. Las prisas no son buenas consejeras por la mañana, así que nada de dejar correr el agua mientras nos desvestimos, nos miramos esas horrorosas ojeras o nos enfrentamos con la báscu- Empieza el día Ahorrar energía y compensar las emisiones El clima está que arde. Ante el cambio climático no te puedes quedar frío Éste es el lema de Movimiento Clima, una iniciativa de Adena, Intermón Oxfam, la OCU y Comisiones Obreras, que hace una llamada a la acción de los ciudadanos para usar la energía de forma más racional. Por ello pide a las personas que suscriban una o varias de las opciones de ahorro energético que propone en su web (www. movimientoclima. org) Los compromisos personales de las más de 8.600 personas que hasta el momento se han sumado a la campaña suponen un ahorro de 21.561 toneladas de CO 2. No es el único sitio en internet en el que se dan consejos a los ciudadanos de cómo ahorrar energía o incluso se permite calcular la huella energética de cada uno. En www. ceroco 2.o rg uno puede hacerse un plan a su medida de compensación de emisiones. Al igual que en el protocolo de Kioto se recoge que una empresa puede descontarse emisiones de su cuenta si invierte en tecnologías limpias en un país en desarrollo, esta web ofrece la posibilidad de acogerse a tres packs estándar, medio o mini. En el primero, por 50 euros se compensan las emisiones (5 toneladas) deriva- das del consumo doméstico de una familia media española, incluyendo el uso de un automóvil con un recorrido anual de 10.000 kilómetros. El segundo permite descontarse 2,5 toneladas por 25 euros, y equivale a las emisiones del consumo doméstico de una vivienda unipersonal media, incluyendo los desplazamientos urbanos a lo largo de un año. El paquete mini descuenta una tonelada por 10 euros. Una tonelada de CO 2 equivale a las emisiones originadas por un trayecto de 6.000 kilómetros en un coche medio. Este dinero irá destinado a proyectos de desarrollo limpio certificados por Naciones Unidas en países en desarrollo.