Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18- -3- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 95 Cronología bajo cero Desde el último máximo glaciar, la mayoría de los expertos coinciden en establecer la siguiente cronología para los hielos españoles: años. Grandes lenguas de hielo de decenas de km. ocupando los valles desde una altura de 800- 1.000 metros. Pleniglaciar. Hace unos 40.000 Tardiglaciar. Entre 14.000 y 11.000 años de antigüedad, se dieron diversas variaciones climáticas que empujaron a los glaciares hasta zonas más altas, por encima de los 2.200 metros. El glaciar del Aneto, en el Pirineo aragonés, ha perdido una quinta parte de su volumen en la última década GREENPEACE fase glaciar, registrada en tiempos históricos, con glaciares en las zonas más altas de los principales circos y en cumbres de unos 3.000 metros. Se distinguen tres fases o pulsaciones principales, entre los años 1600- 1750, 1820- 1830 y 1905- 1920. Pequeña Edad de Hielo. Pequeña Los últimos glaciares de España Aragón refuerza la protección de sus glaciares. Son los más meridionales de Europa y los únicos que quedan en la Península Ibérica. El cambio climático los amenaza y pesa sobre ellos el riesgo de desaparecer ROBERTO PÉREZ ZARAGOZA. Aragón alberga en el Pirineo los últimos glaciares que quedan en toda la Península Ibérica. Son los últimos vestigios de las masas de hielo que han configurado plenamente las formas de la cordillera en el Pirineo aragonés. Su escasa superficie, el hecho de estar separados entre sí y de ser ecosistemas apenas degradados por el hombre, los convierten en paisajes muy valiosos, pero también extremadamente frágiles, a la vez que excepcionales. Por eso se hace necesario protegerlos contra la degradación, tanto su geología como su fauna y su vegetación. Hay que tener en cuenta que, en medio de estas condiciones heladas, habita una gran variedad de especies endémicas cuya supervivencia está directamente ligada a los glaciares de estos entornos. El cambio climático supone una amenaza real para su futuro. También la acción del hombre. Así que en los últimos años se están reforzando las medidas de protección de estos enclaves. Por unas u otras circunstancias, que los científicos se esmeran en analizar para poner soluciones, desde 1894 hasta el año 2000 se perdió casi un 85 por ciento de la superficie glaciar de los Pirineos, según ha venido destacando la organización ecologista internacional Greenpeace. La luz de alarma lleva encendida desde hace años. En 1990, Aragón aprobó la ley que declaraba a los glaciares del Pirineo Monumentos Naturales. Y en el año 2002, el Gobierno regional dictó un decreto que aprobó el Plan de Protección y ampliación de la superficie del Monumento Natural. Ahora, el Ejecutivo autónomo ha emprendido el trámite para declarar el Glaciar de Monte Perdido como Monumento Natural. El anuncio del proyecto salió publicado hace 2.700 metros y ha quedado dividido, por su dinámica de regresión, en dos áreas. Los glaciares del Pirineo aragonés se localizan en una franja de 90 kilómetros. Son un total de veinte glaciares, que están agrupados en siete macizos pirenaicos situados entre los valles del río Gállego, por el oeste, y del Noguera Ribagorzana por el este. Son los glaciares más meridionales de toda Europa. Durante el presente año, el Departamento autonómico de Medio Ambiente invertirá un total de 44.000 euros en los Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos, según ha anunciado el director general del Medio Natural, Alberto Contreras. Parte de esa inversión se centrará en la investigación científica, en analizar la dinámica de los glaciares del Pirineo, cómo se están comportando, si el retroceso avanza o se frena, y los factores que están concurriendo en ese fenómeno. Los glaciares pueden considerarse como una especie en extinción Objetivo: frenar el retroceso unos días en el Boletín Oficial de Aragón. Ahora se somete a información pública. Con su futura declaración, el macizo de Monte Perdido o Tres Sorores pasará a formar parte de los Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos. Según informaron fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, esta medida permitirá una gestión más coordinada y coherente de las medidas de protección de todos los glaciares pirenaicos, que están sufriendo un serio retroceso debido al cambio climático El Glaciar de Monte Perdido tiene 43 hectáreas, se encuentra por encima de la cota de Estudiar su evolución Los hielos, en grave peligro de extinción Hasta mediados del siglo XIX, España disfrutaba de glaciares más o menos extensos en varias de sus cordilleras. Los había en el Pirineo, en los mismos lugares en que ahora están los últimos, pero también conservaban este tipo de espacios Sierra Nevada y los Picos de Europa, de donde desaparecieron a finales del siglo XIX, Se ponía fin así a la denominada Pequeña Edad del Hielo. Herencia de esta época fría son los pocos glaciares pirenaicos que todavía se conservan, aunque gravemente amenazados por el calentamiento del planeta. Su superficie en la vertiente española de la cordillera disminuyó en la friolera de casi 1.500 hectáreas en poco más de cien años. En 1889, la superficie de los glaciares del Pirineo en el lado español era de 1.779 hectáreas; en el año 2000 se había recortado hasta quedar en tan solo 290 hectáreas. El futuro, por tanto, es claramente incierto. No sólo por la superficie que se ha perdido en los glaciares, sino por el acelerado ritmo que se viene produciendo. Más información sobre glaciares: http: www. greenpeace. org raw co ntent espana reports desaparicionde- glaciares- pire. pdf