Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18- -3- -2007 TOROS www. abc. es toros 91 Palomo calienta la mañana Z. S. VALENCIA. Buen ambiente de toros en mañana soleada, y buena novillada de El Torreón, de fondo noble, con distintos matices por unos niveles justos, cuando no bajos, de casta. El primero, por ejemplo, salió picado de chiqueros, un tanto paradote. Había que llegarle cerca con la muleta, y Raúl Martí lo hizo durante una faena presidida siempre por la limpieza. Mató con la misma pulcritud y cortó una oreja. Al cuarto, de larguísima y fuerte anatomía, se le tomó por bravo siendo bravucón. Derribó en el caballo con mucho ruido. Le faltó un puyazo en orden. Martí no volvió la cara en una labor de corte embarullado y muchos minutos. El excesivo tiempo le trajo dos avisos. Sebastián Palomo Linares llenó espacios y plaza y llegó mucho. Calentó la mañana. Se llevó un trofeo en una faena de muy logrados temple y ligazón. Pudo abundar más sobre la izquierda. Dejó una imagen al alza. Fue el mejor novillo y la mejor actuación. El espadazo tendido y trasero puso en juego el trofeo con su falta de muerte. Ya se había pasado muy cerca las embestidas del tercero, que terminó rajado. El fallo del puntillero redujo el premio a una ovación. Teruel toreó estupendamente a la verónica en dos saludos hasta la misma boca de riego, más fluido y sin violencias en el quinto. Citó con la muleta de largo y cuajó una buena ronda por la inercia que traía el utrero, que luego iba pero no se iba de igual manera. Dejó patente su concepto clásico y elegante. Lo tendido del acero y el verduguillo enfriaron ánimos. Ya había corrido la mano derecha con un aire caro y un punto frío en su primero, que por el izquierdo gazapeó en hilo con el torero. Por pinchar una sola vez el palco le negó la oreja. Dio la vuelta al ruedo. El Fandi derrochó facultades en banderillas, que le pusieron en el camino de cortar la única oreja EDUARDO MANZANA Gallo tiene el punto de mira bajo FERIA DE FALLAS Plaza de toros de Valencia. Sábado, 17 de marzo de 2007. Décima corrida. Lleno (12.000 espectadores) Toros de Las Ramblas, de mala presentación, nula bravura; 3 y 6 destacaron algo sobre un nivel paupérrimo. Finito de Córdoba, de grana y oro. Cinco pinchazos, dos descabellos, pinchazo hondo y otros tres descabellos. Dos avisos (silencio) En el cuarto, estocada caída (silencio) El Fandi, de rioja y oro. Estocada corta y descabello (silencio) En el quinto, media y descabello (oreja con petición) Eduardo Gallo, de verde botella y oro. Metisaca en los bajos (petición leve y silencio) En el sexto, pinchazo y bajonazo (silencio) ZABALA DE LA SERNA VALENCIA. En corridas de tanto vacío como la vespertina de ayer la mente se pierde para evitar la grosera realidad, y cuando miras al burladero de médicos y ves la ausencia eterna ya del doctor José María Aragón te intranquilizas, porque la mera presencia de José María daba tranquilidad. O si levantas la cabeza y no encuentras en la sombra la oronda figura de Enrique Grau, ni oyes sus voces protestonas, o sus rojas tarjetas arbitrales de tamaño XXL para expulsar a presidentes miopes, piensas que a la plaza le falta algo importante: personalidad. Y así está el público, que pedía para Eduardo Gallo una oreja después de un horrible metisaca en los sótanos y luego ni siquiera lo saca al tercio. Petición y silencio, ¿lo había leído usted alguna vez? A Gallo se le podía haber ido involuntariamente la mano a los blandos, pero una vez contemplado el espadazo caidísimo al sexto, cabe asegurar, sin ninguna duda, que tiene el punto de mira bajo. Y no sé si la ambición también. Sorteó el lote más aceptable de seis toros pobres de Las Ramblas, con aires baratos, algunos sin trapío, carentes de bravura y fijeza, pegajosos, sin clase ni calidad. Pues con ese lote, decía, más potable, Eduardo Gallo muleteó templado y casi siempre muy al hilo. Un esteta en comparación con Fandila. Al rebrincado tercero, un churro pegado a dos puntas, de noble pitón derecho, lo ahormó así, con una continuidad que despertó algo en la gente. No hubo manera de hacer lo mismo con la zurda. Circulares completos y procunazos persiguieron el premio; el reseñado metisaca se interpuso. Más toro fue el sexto, de despistados andares. Se dejó en la muleta de Gallo con nobleza, sólo con la diestra otra vez. La faena consistió en muchos derechazos sin alma, huérfanos de aspiraciones. La escasa actitud para Finito no debe ser problema, que aquí en Valencia, y en otros cuantos lugares, lo anuncian año tras año sin que pase nada. Nada bueno. Aunque con el birrioso cuarto interpretó los dos mejores muletazos de dos horas y media. Y ya. Si triste fue que el toro de apertura de tarde se partiese un pitón contra un burladero cuando ya se encontraba la lidia en el prólogo del tercio de muerte, peor resultó la patética imagen del torero cordobés pinchando y pinchando desde la lejanía hasta los dos avisos. Trece minutos con el animal con el cuerno partido por la cepa dan razón a los animalistas. ¡Malditos capotes que asoman por las troneras a destiempo! El gentío gozó con las banderillas y las facultades de El Fandi, que parece que corre en moto, marcha atrás también, con los palos en las manos. De los siete pares que clavó- -tres y cuatro, respectivamente- -uno por los adentros se salvó. Toreó con cadencia a la verónica al segundo, que luego se quedaba corto en la muleta y se vencía en un hacer movido y trapacero. La única oreja del bodrio se la dieron del quinto, y le querían dar otra, otra, otra, por dos largas cambiadas de rodillas, los rehiletes, el barullo, la antiestética hecha torero. Y al novillero Teruel le negaron por la mañana su trofeo... Decepcionante mano a mano de Espartaco y Cayetano en Espartinas LORENA MUÑOZ ESPARTINAS (SEVILLA) La descastada corrida de Núñez del Cuvillo y la fuerte tromba de agua que cayó en el quinto deslucieron el mano a mano de Cayetano y Espartaco en Espartinas, celebrado dentro del marco de la Feria Planeta Toro. Con lleno de no hay billetes se lidiaron toros de Núñez del Cuvillo, incluido el sobrero (5 bis) sin clase. Espartaco: tres pinchazos y estocada (saludos) dos pinchazos, estocada delantera y descabello (silencio) tres pinchazos y estocada (saludos) Cayetano: tres pinchazos y estocada (saludos) estocada trasera y tres descabellos (saludos) dos pinchazos y estocada (palmas)