Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 MADRID DOMINGO 18 s 3 s 2007 ABC UNA Y MEDIA Jesús Higueras SEMINARISTAS s daré pastores conforme a mi corazón, que os apacienten con ciencia y experiencia Esta promesa que Dios hizo al pueblo de Israel se cumple en nuestros días en aquellos que han recibido la vocación sacerdotal y están llamados a hacer de su vida un signo vivo de Cristo, verdadero y único sacerdote. Para nosotros, cristianos de Madrid, la promesa se cumple de un modo especial en el Seminario Conciliar de la Inmaculada y San Dámaso, cuyo centenario estamos celebrando este año, y que es la forja donde se forman aquellos que han sido llamados a vivir un seguimiento radical de Cristo en el sacerdocio sacramental. Con el lema Siempre sacerdotes se quiere dar gracias a Dios por el don de tantas generaciones de sacerdotes que desde allí salieron a anunciar las grandezas de Dios gastando gustosamente su vida, incluso con el derramamiento de su sangre, por el nombre de Cristo. A la vez se recuerda a los jóvenes que se están preparando para el ministerio que su vida queda configurada para siempre con la de Cristo. Los católicos tenemos un especial vínculo con el seminario. En él, los jóvenes dejan actuar a la gracia de Dios para que el Espíritu Santo les vaya modelando y configurando su corazón para parecerse cada vez más a ese único Pastor que nos ha de gobernar y conducir hacia los pastos del Cielo, pasando por valles oscuros pero acompañándonos con su cayado que serena y sosiega. Es tarea de todos los cristianos sentirnos profundamente comprometidos con la labor del seminario. Sabemos que no es tarea fácil, puesto que los jóvenes, hijos cada uno de su tiempo, tienen especiales dificultades en la sociedad para ser aceptados y comprendidos en este seguimiento radical que quieren hacer de Cristo. Los esquemas de felicidad son muy distintos a los que ofrece el Evangelio y los esquemas de radicalidad en el seguimiento de Cristo, chocan con la mentalidad de nuestro tiempo. Pero saben que el pueblo de Dios espera de ellos un afán sincero de santidad sacerdotal y una sed de almas que les lleve a romper todos los moldes ficticios que pueden interponerse en el camino de su entrega total. Pidamos a Dios que nunca deje de cumplirse la promesa hecha a su pueblo y que cada vez sean más los jóvenes que escuchen la llamada al sacerdocio. O El consejero Fisas y el narrador Bahía (a la derecha) pendientes de la lectura de Verónica, una de las pacientes ingresadas COMUNIDAD Yambé y libros terapéuticos En el Hospital Infantil Niño Jesús apuestan por la lectura y los talleres narrativo- musicales a la vista de sus beneficios terapéuticos. Cuentan con los libros que les facilita el Gobierno regional a través de su programa Préstamo Colectivo POR MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. Verónica y Pablo ni pestañean. Escuchan, muy atentos, cómo Malasa, el percusionista, toca su yambé- -ya saben, esa especie de tambor fabricado a base de madera y cuero de vaca, típico de países africanos- mientras Bahía, el narrador, lee el fragmento de un libro infantil. Pablo y Verónica son dos de los pacientes del Hospital Infantil Niño Jesús que ayer disfrutaban de la música y la lectura en la sala Santa Margarita, especialmente habilitada como punto de lectura y talleres para los pequeños pacientes de este centro hospitalario. Se trata de una iniciativa lúdica pero que, a juicio de los médicos, proporciona interesantes beneficios terapéuticos sobre los niños enfermos El Niño Jesús se ha apuntado al programa Préstamo Colectivo puesto en marcha por la Consejería de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid, cuyo principal objetivo es acercar el libro a todos los ciudadanos y, mucho más, a grupos especialmente vulnerables como los enfermos, los mayores y los presos puesto que el citado programa llega a hospitales, cárceles, centros de día para la tercera edad y asociaciones socioculturales. Ayer, en esa sala Santa Margarita, se respiraba lectura y alegría. El yambé de Malasa se podía escuchar desde muy lejos, lo que no importaba en absoluto porque despertaba curiosidad y sonrisas. Las palabras de Bahía, templadas y cadenciosas, mantenían a todos atentos al relato. Participábamos en lo que en el hospital Niño Jesús denominan taller Letras y Palabras un encuentro con el lector y una actividad integrada en el programa Préstamo Colectivo La Comunidad de Madrid ha invertido un millón de euros en dicha campaña dedicada exclusivamente a la compra de fondos bibliográficos. Dentro de la misma, prestará más de 60.000 libros a cárceles, hospitales y centros de mayores y habrá puesto a disposición de todas las entidades más de 2.750 títulos con opciones para todas las edades y gustos. El consejero de Cultura, Santiago Fisas, tuvo ayer la oportunidad de comprobar cómo ha calado el Préstamo Colectivo en el Hospital Niño Jesús. Salió contento. La iniciativa funciona. Es emocionante- -dijo Fisas- -ver que estos niños, que se encuentran en estas circunstancias tan difíciles, tengan ganas de leer. Considero muy positivo acercar el libro a los hospitales y traer algo de alegría a los pequeños Alegría, desde luego, mostraba Verónica, sumergida entre las páginas de un libro de aventuras, sus favoritos. Es madrileña, tiene 12 años y una fibrosis quística que la obliga a continuos ingresos hospitalarios. Estoy mal del pulmón pero ya estoy acostumbrada. Llevaba sin venir por aquí un Estoy mal del pulmón Curiosidad y sonrisas Los más vulnerables Verónica y Pablo, dos de los niños ingresados en el Niño Jesús, disfrutaban ayer de los textos y la música La Comunidad de Madrid ya ha invertido un millón de euros en la compra de fondos bibliográficos año nos dice como se le hubiera tocado la lotería. Tan pequeña y parece tener asumida su enfermedad. Admirable. Llevo- -añade Verónica- -una semana ingresada pero no pasa nada. Todos me tratan muy bien. Paso mucho tiempo en esta sala porque me encanta la lectura Si otros niños ingresados no pueden llegar hasta la sala de lectura porque deben permanecer en cama, el propio hospital cuenta con un servicio de carritos que va repartiendo los libros por las habitaciones. Préstamo Colectivo se basa en la organización de libros por lotes que se estructuran por materias y por edades para adecuar la oferta a sus destinatarios de forma sencilla, cómoda y eficaz. Cada lote de préstamo contiene cincuenta libros. Hay lotes infantiles y juveniles (divididos en cuatro tramos de edad) de adultos (estructurados en siete temáticas diferentes) y lotes multiculturales con publicaciones en rumano, ruso árabe, búlgaro y polaco. Cada entidad puede solicitar hasta un máximo de cuatro lotes que le serán prestados durante tres meses, prorrogables por uno más. La distribución de estos libros por hospitales, cárceles y centros de día corre a cargo del personal del Gobierno regional. Un trasiego permanente porque casi todos repiten en el préstamo. Todos repiten