Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 MADRID DOMINGO 18 s 3 s 2007 ABC Mutua Madrileña comenzará este verano a construir su ciudad sanitaria ABC MADRID. La construcción de la ciudad sanitaria de la Mutua Madrileña en Boadilla del Monte comenzará previsiblemente este verano, por lo que está a punto de lograr lo que su presidente, José María Ramírez Pomatta, califica como un sueño contar en España con un centro modelo campus similar a los más avanzados de Europa y EE. UU. informa Efe. Esta ciudad sanitaria será la más grande de España, ya que ocupará una extensión de 500.000 metros cuadrados, y supondrá una inversión aproximada de 500 millones de euros y la creación de 3.500 puestos de trabajo, 2.000 directos y otros 1.500 indirectos. El centro estará dividido en tres áreas de servicios fundamentales; la de atención sanitaria, centrada en las especialidades de oncología, cardiología, ortopedia y trauma; la de servicios de investigación médica clínica, apoyada por la Fundación de Investigación Médica Mutua Madrileña; y por la de docencia, que conllevará la creación de un centro de enseñanza práctica en el que podrán formarse los futuros profesionales de la medicina. Además, como área diferen- ciada, la ciudad socio- sanitaria contará con un centro residencial de apoyo a la tercera edad. Según señaló el pasado miércoles el consejero de Sanidad, Manuel Lamela, tras entregar a la compañía la Placa de Oro de la Comunidad por la aportación de su Fundación a la investigación médica, las negociaciones entre el Ayuntamiento y la aseguradora van por buen camino y previsiblemente no habrá problemas por lo que la Mutua podría contar con los terrenos necesarios en pocos meses La Comunidad ayudará a que el proyecto salga adelante, según Lamela. PECADOS CAPITALES Mayte Alcaraz LA IZQUIERDA UNCIDA Inés Sabanés no se le han escatimado elogios en estos pecados capitales. Política incansable, su talla de buena parlamentaria ha ido creciendo a su paso por las diferentes instituciones madrileñas. Es una candidata de buen juicio y uno de los pocos valores aprovechables de Izquierda Unida, junto al candidato municipal Ángel Pérez y a la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar. Sin embargo, de vez en vez, cae con denuedo en los brazos de la demagogia. Ayer lo hizo, avalando con su presencia y en su calidad de portavoz de la Comisión Permanente de IU, la manifestación actualísima que censuró, en las calles de Madrid, la guerra de Irak. Con el argumento, sacado del intelecto de su jefe Gaspar Llamazares, de la desestabilidad y el gran coste humano que la intervención militar en Irak ha causado en la zona, se vistió con el traje de faena que le prestó Almodóvar y salió a la calle (ella y un grupo de amiguetes, como Simancas y Sebastián) Estoy segura de que los electores madrileños se habrán quedado prendados con ese gesto de su representante para resolver uno de los grandes problemas que asuelan a los ciudadanos de la capital de España: la guerra de Irak, cuatro años después. No hay mercado, tertulia, café ni cola de autobús en la que no se hable, atropelladamente, de los efectos de esa contienda. Ni los problemas del transporte público, ni la inseguridad ciudadana, ni los atascos, ni siquiera las listas de espera de los hospitales superan, en motivos de preocupación de los madrileños, a la guerra iraquí, ese ungüento amarillo que todo lo justifica. Incluso la estulticia de la izquierda. Y en el tiovivo madrileño tampoco podía faltar el apoyo de los líderes sindicales- -José Ricardo Martínez y Javier López- a los que mucho conmueve la tragedia iraquí, aunque espero que menos que la sangría de la siniestralidad laboral o la inseguridad que muchos trabajadores por cuenta propia, cual son los comerciantes, padecen en sus negocios. Seguro que más se debe su presencia en comandita a los tiempos de mudanza electoral en que vivimos que al buen juicio. Y los electores deben saberlo. A