Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ECONOMÍAyNEGOCIOS Ahorro e Inversión DOMINGO 18 s 3 s 2007 ABC CARTERA DE TRANSICIÓN FRENTE AL EUROSTOXX 50 Datos durante el período de caída de 26 02 2007 a 05 03 2007 0- 1- 2- 3- 4- 5- 6- 7 Febrero Marzo Índice de Referencia Eurostoxx 50 Rentabilidad -6,84 Cartera de transición Rentabilidad -2,24 CONSULTORIO BANCA PRIVADA Cómo crear una cartera de inversiones diversificada ¿Por qué etapas debe pasar el proceso de gestión de una cartera de inversiones? Las entidades de banca privada más prestigiosas suelen desarrollar un modelo de gestión de carteras basado en dos principios: la trasparencia y la multigestión. Un buen gestor estima que sus ingresos deben obedecer exclusivamente a su capacidad de gestión, por lo que todas las comisiones de distribución de los fondos que perciba de las gestoras se revierten al cliente. En segundo lugar, se coloca la independencia de elección por encima de todo. Al cobrar sólo por gestión, el gestor es absolutamente independiente para elegir los fondos más adecuados a cada cartera. Y en tercer lugar, una parte de sus honorarios van ligados a los resultados de la gestión del patrimonio del cliente. De esta forma, el cliente tiene asegurado siempre el compromiso y la dedicación del gestor. En cuanto a la multigestión, es la metodología que ofrece más ventajas. Por un lado, mitiga el llamado riesgo gestor ya que ningún gestor es capaz de operar con todas las categorías de activos siendo el mejor y el más consistente. Por ello, una buen asesor identifica al mejor gestor en cada estrategia y en cada tipo de activo. Por otra parte, la búsqueda de los mejores productos y gestores se debe realizar sin limitaciones operativas y corporativas. Habitualmente, el proceso de gestión de la cartera pasa por cinco fases. La primera es la distribución de activos. Nunca se gestionan dos carteras iguales porque no hay dos clientes iguales. La segunda etapa es la selección de activos. Partiendo de un universo de más de 6.000 fondos, la selección de los mismos es una de las fases críticas del proceso de la gestión. Se hace un primer filtro por categoría. En este análisis se da mucha importancia a aspectos cualitativos como la consistencia del equipo de gestión, recomendaciones de las propias casas, ránking externos, etc. Una vez realizado el primer filtro, se irán seleccionando los fondos de la cartera del cliente, en función del tipo de gestión deseada, su perfil de riesgo y el momento de los mercados. Seleccionados los activos y los fondos, se efectúa un análisis del comportamiento histórico de la cartera recomendada en un horizonte temporal, normalmente, de dos a tres años. Así, se obtiene el porcentaje de periodos (semanales, quincenales, mensuales... positivos de la cartera, su rentabilidad media, los periodos con mejor y peor rentabilidad, etc. Una etapa importante es el control de riesgo. El VaR valor en riesgo, es una medida estadística que permite controlar el riesgo de una cartera en cada momento. Finalmente, el proceso exige un seguimiento de la cartera elegida. El equipo de gestión se encarga de vigilar cada cartera, para actuar en los distintos mercados financieros en el momento más adecuado. 2007 Cartera de transición Eurostoxx 50 FUENTE: PROFIM, Análisis y Selección de Fondos Cartera de transición Composición: Fondo Peso Rent. RF Norteamérica 25 0,18 RF Mixta (Gestión Flexible) 25- 0,95 RF Mixta 25- 1,57 RV Euro (Flexible) 25- 6,60 Estrategia para frenar el impacto de la caída bursátil Siempre que se produce una caída de la renta variable surge la misma pregunta, ¿es una corrección o un cambio de tendencia? VÍCTOR ALVARGONZÁLEZ DIRECTOR GENERAL DE PROFIM, ANÁLISIS Y SELECCIÓN DE FONDOS A continuación surge la duda, ¿salgo de los fondos de renta variable, aun a riesgo de quedarme fuera de una subida o, por el contrario, mantengo mi exposición al riesgo bursátil? La respuesta profesional a ambas cuestiones es que, desgraciadamente, hay que mojarse En otras palabras: hay que tener una estrategia, es decir, en base a la información macro y microeconómica, así como la ayuda del análisis técnico, hay que tomar una decisión, en este caso la de estar o no en renta variable. Ahora bien, hay una alternativa a la toma de una posición radical, y es que se puede establecer temporalmente una composición de cartera de fondos que no pierda toda la posible subida inicial del mercado en caso de recuperación, pero que en caso de que las bolsas tomen una tendencia bajista, el daño no sea irreparable. mientras caían las bolsas (correlación negativa) También hay un fondo de renta fija norteamericana, principal beneficiaria de las palabras del ex presidente de la Fed sobre una posible recesión en los EE. UU. y de la crisis de los préstamos hipotecarios de alto riesgo, uno de los detonantes y probablemente el que tiene más base- de la corrección bursátil. Asimismo, hay un fondo que es básicamente conservador pero que realiza una gestión muy activa con derivados en una pequeña parte de su cartera, incluso poniéndose corto (se beneficia de las caídas bursátiles) si la situación lo requiere. La cartera de transición ha capeado bien los recortes, con una pérdida menor que la del índice de referencia lla que sube cuando estos caen y viceversa, y lo hace bien porque está compuesta por fondos que invierten en activos descorrelacionados con la renta variable o porque incluye fondos cuya gestión se descorrelaciona de esta en la medida que el gestor lo desee. Flexibilidad La palabra mágica en este caso se llama correlación Y nada como un ejemplo para explicar este término. Se dice que una cartera está totalmente correlacionada con lo que hagan las bolsas si sube o baja en la misma medida en la que lo hagan estas, normalmente por estar compuesta al 100 por fondos de renta variable. En el otro extremo, una cartera totalmente descorrelacionada con los mercados de renta variable es aque- Correlación Entre la primera opción (correlación totalmente positiva) y la segunda (totalmente negativa) existe un termino medio. Pues bien, al igual que un coche puede seguir su camino reduciendo la velocidad cuando hay curvas pero sin necesidad de parar, una cartera de fondos puede formarse con productos que permitan seguir en el mercado, pero contando con amortiguación en los baches. Para explicar el planteamiento, hemos diseñado una cartera que está formada por fondos con distintos niveles de correlación con las bolsas y o donde los gestores adaptan dicha correlación a la situación del mercado. Hay un fondo de renta fija mixta, que se ve afectado por la caída bursátil pero que cuenta con renta fija (bonos) entre sus inversiones, activo este último que ha subido Término medio Por último, hemos incluido un fondo de renta variable que tiene una particularidad: su flexibilidad. Puede pasar de cero a noventa por ciento en renta variable en función de la situación del mercado. Si lo comparamos con la evolución de los fondos puros de renta variable, en esta ocasión ha sido capaz de reducir a la mitad el impacto de la caída bursátil. Todos los fondos de esta cartera modelo- que llamaremos de transición -son reales y se les ha dado un peso igual en la cartera. El resultado: la cartera ha capeado razonablemente bien la caída, con una pérdida menor que la del índice de referencia y en la recuperación posterior no se queda totalmente atrás (ver gráfico) Luego, según sea la información técnica y fundamental que tengamos correlacionaremos o descorrelacionaremos la cartera de los mercados bursátiles, pero, mientras tanto, hay ocasiones en que en el término medio está la virtud. Las preguntas pueden ser enviadas a esta dirección de correo electrónico: ahorroinversion abc. es Espacio elaborado con la colaboración de: Contar con asesores es esencial para lograr una correcta diversificación