Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ECONOMÍAyNEGOCIOS Perfil DOMINGO 18 s 3 s 2007 ABC Juan Roig s Presidente de Mercadona y del Instituto de Empresa Familiar Enrique Serbeto El prescriptor de la compra Este emprendedor valenciano continúa con la misma ilusión que en 1981, cuando inició una andadura con ocho ultramarinos, convertidos en la actualidad en la principal cadena de supermercados de España POR ALBERTO CAPARRÓS VALENCIA. Suele decir Juan Roig (Poble Nou, Valencia, 1949) que la misión de Mercadona es la de prescribir productos, al igual que un médico receta un tratamiento. Por esa regla de tres, de la misma forma que ningún paciente osa discutir las indicaciones de un cirujano en la mesa de operaciones, el presidente de Mercadona es un firme defensor del producto recomendado- -desdeña el término de marca blanca- -por parte del experto, con la intención de que el consumidor se fabrique una compra total. Todo ello aderezado con una política de precios contenidos, sin necesidad de recurrir a ofertas especiales o promociones, que quedaron atrás en el camino de Mercadona al inicio de la década de los noventa. La filosofía de trabajo de Juan Roig le ha permitido levantar la principal cadena de supermercados de España. Comenzó su andadura en 1981 con ocho ultramarinos de trescientos metros cuadrados en Valencia. En la actualidad ya ha rebasado el millar de establecimientos. El ritmo de ventas ha acompañado una expansión comercial sin precedentes. De hecho, se trata de la empresa de distribución alimentaria que más ha crecido en el mundo, con incrementos de la facturación sostenidos por encima del 25 según la clasificación que anualmente elabora Deloitte con la revista Stores. Como si de una mancha de aceite se tratara, esta empresa de capital familiar ha extendido su red por cuarenta y seis provincias de quince comunidades autónomas y prepara el salto internacional para el año 2010. Hasta entonces, prevé abrir otros cien supermercados en España cada ejercicio, siempre mediante crecimiento orgánico. Lector profuso y empedernido- -recomienda especialmente Los siete hábitos de la gente altamente efectiva (Stephen R. Covey, Paidós Plural) -Juan Roig ha diseñado un modelo empresarial sobre el que pivota toda su estrategia, basado en la satisfacción continua y por este orden de los cinco pilares básicos del negocio: clientes- -a los que denomina jefes- empleados- -57.000, todos ellos con contratos indefinidos- proveedores- -muchos de ellos con carácter vitalicio- la sociedad que le rodea- -impulsa la construcción de locomotoras de hidrógeno para reducir las emisiones contaminantes en el transporte de mercancías y descarga los camiones de madrugada para no alterar el tráfico en las ciudades- y el capital- -en 2006 elevó su beneficio hasta los 242 millones de euros y repartió entre sus trabajadores una prima por valor de 167 millones, con un crecimiento del 60 Este singular mix de atributos difiere de la ortodoxia de los manuales empresariales al uso, que abogan por potenciar una única cualidad que distinga a las compañías de sus competidores y sea percibida con claridad por los clientes. En el caso concreto de Mercadona, 3,5 millones de familias españolas dan fe con sus compras diarias de la validez de un modelo que, para su presidente, es la gran virtud de la empresa. La imagen de la firma valenciana ha trascendido fronteras. De hecho, encabeza la lista de las nueves empresas españolas presentes entre las doscientas compañías con mejor reputación, según un estudio de ámbito mundial de la firma estadounidense Reputation Institute, publicado por Forbes. A pesar de su carácter eminentemente introvertido y su escaso afán protagonista, Juan Roig es también presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) Muchos de los postulados que defiende la organización han sido puestos en práctica por la empresa que dirige. La lucha por aumentar la productividad- -una de las grandes asignaturas pendientes de la economía española- -representa un claro ejemplo de ello. Mercadona ha desarrollado el concepto de plantilla estándar, que le permite conocer con exactitud las necesidades en materia de mano de obra de todos sus establecimientos. Sus 57.000 empleados trabajan en régimen de jornada continua, a escasos minutos de sus domicilios y tienen planificadas sus vacaciones desde principios de año. La compañía favorece la conciliación de la vida familiar y laboral de su plantilla, al tiempo que lograr incrementar la productividad. En 2006, la facturación media por cada empleado de Mercadona ascendió a 206.000 euros, con un incremento del doce por ciento respecto al año anterior. UN DICTADOR ELECTO ntre pitos y flautas, Hugo Chávez se ha gastado la bagatela de cinco mil millones de dólares en una semana de gira, realizada con el único objetivo de contraprogramar la del presidente norteamericano George W. Bush por otros países de Iberoamérica. Cinco mil millones sin presupuesto ni auditoria. ¿Se dan cuenta de lo que es un dirigente sin control democrático? Algo así no podría suceder en un país normal, o no podría sin que tuviera consecuencias escandalosas. Pero en la República Bolivariana no. Simplemente anunció que no aparecería en televisión el domingo (al menos libró a los venezolanos de estas horas de tortura) y sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo, se subió a su avión presidencial, el camastrón y se fue para darse el gusto de ser por unas horas como el espejo del presidente norteamericano. Otra vez anunció que firmaba un contrato para comprar en España barcos y aviones militares, por valor de unos dos mil millones, también como el que pide un solomillo en un restaurante. Y, naturalmente, como lo hacía para ver si conseguía irritar a Estados Unidos, tampoco le pidió permiso a nadie ni para firmarlo ni para dejarlo de firmar, puesto que- -por cierto- -de aquella confabulación con Rodríguez Zapatero no quedaron mas que cenizas, la mayor parte correspondientes a la credibilidad del actual Gobierno español en toda América. Ya no es fiable ni para Chávez y sus amigos ni para aquellos gobiernos que aun se resisten a sus proyectos megalomaniacos ni mucho menos para Estados Unidos. Desconozco lo qué piensan en Canadá. Chavez es un excelente ejemplo de un concepto que podría parecer contradictorio, pero que no lo es. Es un dictador. Electo, pero dictador al fin y al cabo. Con un mecanismo electoral dudoso y una oposición a la que desarmó y hundió moralmente, Chávez no es el responsable gobernante de Venezuela, cuya catastrófica situación económica no hay ni que entretenerse en describir, sino el despilfarrador descontrolado de los gigantescos recursos del petróleo. Corrupción y dictadura, nada más que eso es hoy Venzuela. E Liderazgo mundial Una espina clavada Presente en los rankings mundiales de ventas y reputación, su principal aval son 3,5 millones de clientes El modelo de éxito de su empresa no ha cuajado en el baloncesto, su asignatura pendiente A este apasionado del baloncesto sólo le falta que a su Pamesa Valencia le entren de una vez por todas los triples porque, como él mismo reconoce, los modelos, aunque exitosos, no son siempre extrapolables.