Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍAyNEGOCIOS Empresa DOMINGO 18 s 3 s 2007 ABC Las obras de la nueva terminal de El Prat avanzan a buen ritmo, por lo que la instalación podría entrar en funcionamiento a finales del próximo año ELENA CARRERAS Cataluña despega por la T- Sur Cataluña ve en El Prat la oportunidad para reactivar su economía s La nueva T- Sur, que estará operativa a finales de 2008, doblará su capacidad y elevará a Barcelona a la primera división aeroportuaria E. ARMORA À. GUBERN BARCELONA. En el año 2009 España tendrá a pleno rendimiento sus dos grandes motores aeronáuticos: el aeropuerto de Barajas (Madrid) que despegó definitivamente en febrero de 2006 con la inauguración de la terminal- 4, y el de El Prat (Barcelona) que a finales de 2008 tendrá ya operativa su nueva terminal- Sur, con la que doblará capacidad, al pasar de los actuales 30 millones de usuarios al año a un total de 55. Ambas instalaciones tendrán una capacidad operativa conjunta de 125 millones de pasajeros anuales, lo que les convertirá en los dos principales ejes del tráfico aéreo del país. La nueva terminal del aeropuerto barcelonés, diseñada para procesar más de 25 millones de pasajeros al año con un pico de 8.500 la hora, transformará a Cataluña en la segunda potencia aérea de España, después de Madrid, cumpliendo el modelo bimotor que el Gobierno de Zapatero ha perfilado para el país. En una reciente visita a las nuevas instalaciones de El Prat, el jefe del Ejecutivo español se comprometió a dar voz y voto a la Generalitat en la adjudicación del citado espacio aeroportuario a los operadores aéreos. Zapatero enfatizó también que el Gobierno apuesta fuerte por la nueva condición del aeropuerto catalán. La administración autonómica, por su parte, ha dejado claro que no está dispuesta a adjudicar la futura terminal al primer postor. Ante todo, quiere que la oferta vencedora garantice la transformación de El Prat en un hub o centro de distribución de vuelos internacionales, capaz de catapultar la economía catalana hacia el exterior. tes sociales tienen claro que no se trata sólo de una cuestión de ganar espacio: Está en juego el futuro de Cataluña Por el momento, tres grandes alianzas (Star Alliance- -capitaneada por Spanair- SkyTeam- -Air France y Delta Air Lines- -y Oneworld- -Iberia- ya han expresado más o menos abiertamente su interés por instalarse en el nuevo espacio de El Prat. A la oferta de estos grandes packs aéreos podría sumarse la de algunas compañías de bajo coste, como Clickair o Vueling, que también parecen interesadas en pujar por la infraestructura. AENA les ha dado de plazo hasta abril para que presenten las condiciones de su oferta y se ha comprometido a tomar una decisión en firme en septiembre. Que El Prat debe jugar en primera división es algo que nadie cuestiona, aunque el debate es mucho más profundo y viene de lejos. Agentes sociales y políticos coinciden en que hay mucho más en juego que una simple terminal, aunque supere, como es el caso, los 525.000 metros cuadrados, la superficie de 82 campos de fútbol. Y es que de esta ampliación depende el despegue la economía catalana y su ubicación en el actual panorama de globalización económica. El relanzamiento de El Prat se interpreta también desde diversos sectores como la última oportuni- Iberia y Spanair vuelven a medir sus fuerzas Iberia, a través de Oneworld, y Spanair, como cabeza visible de Star Alliance, se verán de nuevo las caras en el reparto de la nueva terminal. Ambas aerolíneas midieron ya sus fuerzas en el reparto de la T- 4 de Barajas. Pese a representar un 30 del tráfico aéreo de El Prat, la compañía de bandera, que finalmente se hizo con la terminal de Barajas, no parte, sin embargo, como favorita en la puja del aeropuerto barcelonés, al menos por lo que respecta al empresariado y al Gobierno catalán. Esta falta de empatía entre Cataluña e Iberia viene de lejos, aunque se enfatizó cuando la aerolínea anunció su deseo de suprimir vuelos desde Barcelona. Iberia ha apuntado la posibilidad de trasladar a la T- Sur el puente aéreo, su parte de negocio más rentable. Pese a que en un principio surgieron algunas voces críticas respecto al hecho de que varias aerolíneas compartan terminal, ahora prácticamente nadie cuestiona esa posibilidad, dadas las dimensiones de la infraestructura. dad de recuperar terreno en materia de infraestructuras, tras años de agravios Así lo expresó a ABC el presidente de la Cámara de Comercio barcelonesa, Miquel Valls, con las cifras apoyando su denuncia. Según datos de la Generalitat, la inversión estatal en aeropuertos en Madrid entre los años 1991 y 2004 se situó en los 1.228 euros por habitante, frente a los 267 euros en Cataluña. La nueva terminal también ha reactivado el debate sobre la gestión aeroportuaria y de las infraestructuras en general, una de las cuestiones que el anterior tripartito catalán dejó aparcada La solución más secundada desde círculos económicos y políticos catalanes pasa por desmantelar el monopolio de AENA y traspasar la gestión a un consorcio en el que estarían presentes las distintas administraciones y algunos entes locales. Por el momento, Zapatero se limita a tomar nota. Sólo avanza que la Generalitat participará en la gestión. Siguen en el aire algunas cuestiones, como el papel que tendrá el sector privado y la proporción de la participación de la administración local. En todo caso, las incógnitas se despejarán mucho después de las próximas elecciones municipales y autonómicas. La gestión, un debate latente Movilización social y empresarial Más allá de la pugna entre las compañías que pretenden a la nueva infraestructura, la metamorfosis de El Prat, presupuestada en 3.000 millones de euros- -800 para la nueva terminal- ha movilizado a empresarios, políticos y sociedad civil, hasta el punto de que el próximo jueves debatirán en Barcelona, en un acto sin precedentes, cuál debe ser el futuro que merece el aeropuerto catalán. Técnicos, políticos y agen-