Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA DOMINGO 18 s 3 s 2007 ABC LICENCIAS POÉTICAS Álvaro Delgado Gal los periodistas, y no incurre en las cicaterías que prodigaron Aznar y el último Felipe. El jueves bajó de nuevo al ruedo y celebró una larga entrevista con Carlos Herrera en Onda Cero. ¿Cómo dio ante la cámara, o mejor, ante el micrófono? Aceptablemente bien. En ocasiones, el presidente esgrime astucias forenses que le permiten proteger con éxito sus flancos débiles. Supimos, por ejemplo, que los navarros harán lo que quieran y les permita la ley- ¡faltaba más! Pero permanecemos a oscuras sobre lo esencial: si el PSOE, aparte de pactar con los nacionalistas, secundaría la propuesta de un referéndum para decidir la incorporación de Navarra a Euskal Herría. Herrera le recordó a Zapatero las manifestaciones contra el Gobierno en vísperas de las elecciones. Za- xiste una cualidad que sería absurdo negar al presidente: su enorme apertura a los medios. Apertura no equivale a transparencia El político transparente despliega los datos en orden, hace previsiones verosímiles, y propicia análisis coherentes. El político transparente, además, no rehuye la confrontación en el Parlamento ni las explicaciones en los momentos críticos. Es obvio que Zapatero no cumple ninguno de los dos requisitos. Pero se siente a gusto con E patero declinó toda responsabilidad y pudo ahorrarse el bochorno de no condenarlas expresamente, como no las condenó en su careo con Zaplana. El presidente se expandió, se esponjó. Y ocurrieron algunas cosas indudablemente interesantes, cosas que tal vez no habrían ocurrido si hubiese estado más a la defensiva. Me limito aquí a comentar dos pasajes. El primero va de economía. Zapatero se refirió a la inflación en los siguientes términos: El punto coma tres de inflación que estábamos bajando va a suponer 8000 millones de euros más en la renta de los españoles, lo que supone unos 200 euros por persona, unos 540 por hogar Imagino que a Solbes se le han puesto los pelos de punta, y no sólo porque el montante integral, como puede comprobarse haciendo una simple regla de tres, esté mal. Importan más los conceptos. El presidente interpreta el descenso en inflación co- mo una ganancia neta. Mejor, como másdinero para gastar. Es como si un señor que hubiese tenido que pedir un préstamo para pagar una multa, liquidara en fiestas la mitad del préstamo en vista de que le han reducido la multa a la mitad. Que el diferencial con Europa subsista, y que siga acentuándose la inflación subyacente, que es la que mide la salud productiva de un país, se le da al presidente un ardite. Zapatero concibe la economía como un fabuloso cuerno de la abundancia, del que surten recursos para que un gobernante gobierne con comodidad. Esta forma de pensar, en el caso de un ciudadano privado, entraña riesgos asimismo privados. Pasamos a otro plano cuando el protagonista es el presidente del Gobierno. España, me temo, está juntando fichas para llevarse un susto gordo en el futuro. Consideren, qué sé yo, el problema de la energía. A Zapatero no le gusta la nuclear. Seguramente tiene sus razones. Ahora bien, ello no le manumite de la obligación de usar los dedos para contar. Si uno rechaza una opción, debe saber lo que cuestan las otras. Rodríguez Braun hizo una pregunta en esa dirección. Y el presidente se llamó a andana. Poco más adelante, se habló de la manifestación del día 10. Zapatero reconoció el derecho del PP a manifestarse, y luego echó algunas pullas. Hasta aquí, todo normal. Lo prodigioso, residió en las maneras. Lo que viene a continuación es una transcripción literal. El pasaje resultará sobre todo aleccionador a quienes tienen el oído hecho a la poesía: R. Z. Es un partido de derechas (por el PP) Quien tiene que arrinconar a la derecha es el PP, que en las últimas manifestaciones estaban preocupados porque no se vieran las banderas del aguilucho En la última parece que tuvieron cuidado. Tuvieron que convertir toda la manifestación en una fachada de banderas constitucionales para que no se vieran las banderas fachas. C. H: ¿Pero las había? R. Z. Digo para que no se vieran porque no se vieron. ¿Por qué he hablado de poesía? Porque ésta es pródiga en juegos verbales, fusiones semánticas, y paradojas sabrosas. La licencia poética, traspasada al terreno civil- -a la jurisprudencia, a la política, a la ciencia- se convierte, sin embargo, en un arma de destrucción masiva. El razonamiento del presidente se ubica en esta dimensión: si aparece una bandera con el águila, la manifestación es facha. Si no, también, porque se utiliza la bandera constitucional para tapar la que es facha, en un sentido que queda por determinar. No importa, tan siquiera, que la bandera facha no exista materialmente. Existe espiritualmente. Persiste en el alma del hombre de derechas, que sólo se declara adicto a la Constitución porque no cree en ella. ¿Debe extrañarnos que el autor de esta licencia lírica se haya puesto a cabalgar sobre el Pacto del Tinell? El jueves bajó Zapatero de nuevo al ruedo y celebró una larga entrevista con Carlos Herrera JAIME GARCÍA Los MIR, contra las 32 horas de guardia A los gritos de Ministra, paciencia, nos veremos en urgencias y Hace falta ya una huelga en Sanidad se manifestaron ayer los MIR ante el Ministerio para exigir que se modifiquen sus condiciones laborales, se impidan las guardias de 32 horas seguidas y para que se negocie la futura norma que regulará su formación