Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA NAVARRA SE ECHA A LA CALLE PARA DEFENDER SU IDENTIDAD DOMINGO 18 s 3 s 2007 ABC Las calles y las urnas A estas alturas, no puede negarse ya que el tema de Navarra ha estado presente en las conversaciones de los enviados gubernamentales con ETA y en las mantenidas por los socialistas vascos con Batasuna les, casi siempre imposibles, con otros de entidad aparentemente menor pero más verosímiles. Junto a la permanente reivindicación de la independencia, del derecho de autodeterminación, ETA y Batasuna enarbolan la cuestión navarra bajo el envoltorio de una nueva comunidad autónoma que incluya la comunidad foral y el País Vasco. No se queda ahí, naturalmente, y el propio Otegi aclara una y otra vez que lo fundamental para resolver el conflicto es dar al resultante de esa unión capacidad de decidir sobre su futuro. Nada nuevo, como se ve, pero ha de reconocerse que esa propuesta- -concretada oficialmente el pasado mes de febrero- -ha conseguido un primer éxito estratégico al ser recibida, en determinadas instancias, algunas próximas al Gobierno, como una novedad que se ajustaría a las previsiones constitucionales. Habría que leer mal, tontamente y de modo incompleto las palabras de Otegi para dar crédito a esa interpretación, pero como se ha dado, el logro de Batasuna es evidente. La misma ETA, hace menos de un año, afirmaba que el proceso afectaba de lleno a Navarra y reconocía que el nerviosismo y la colocación de muros contra el cambio político que iba poniendo el presidente navarro, Miguel Sanz, Germán Yanke tro gentío y, otra vez, el PP en la calle, en esta ocasión junto al Gobierno de Navarra, convocante de la marcha, y del que forman parte sus socios de UPN y el CDN de Juan Cruz Alli. Los socialistas navarros, que se han opuesto y pidieron que se desconvocara, esperaron al pasado viernes para hacer público un compromiso con Navarra en el que se asegura que sus cargos electos no propondrán ningún tipo de incorporación de la comunidad foral al País Vasco y que, si otros lo hicieran, votarán en contra. No puede decirse que sea una proposición novedosa, pero sí que es un efecto previo de una manifestación que, como se ha visto, responde a una preocupación más amplia que el mero debate político, tan a menudo alejado de los intereses de los ciudadanos. Los terroristas tienen la habilidad (casi paradigmática, como si fuese parte de su intento de dar traza de eficacia a la violencia) de acompasar sus pretendidos objetivos genera- O Un chiste de Mingote, convertido en pancarta y resumen del sentimiento de los navarros detectaba muy bien cuáles son los nudos que deben desatarse en este proceso y cuáles son realmente las claves políticas del proceso, precisamente en torno a la autodeterminación y la territorialidad mediante el uso de la política junto a la firmeza del Estado de Derecho según las palabras del presidente Rodríguez Zapatero. El presidente, sorprendentemente, no ha querido enfrentarse abiertamente a esta reivindicación etarra. Para él y su Gobierno no era sino un fantasma aventado por UPN y el PP para dañar injustamente al PSOE y para disimular la incertidumbre electoral en los próximos comicios de ERNESTO AGUDO Todo, por lo tanto, en el contexto del proceso de paz que, aunque voló por los aires tras el atentado de Barajas, está ahora en una fase de recuperación Barajas mayo. El presidente, tan considerado con muchos dirigentes autonómicos, a los que en ocasiones anima a reivindicar competencias e identidad hasta el extremo en el que se sientan verdaderamente a gusto en España, no ha dispensado el mismo trato al navarro Miguel Sanz, ninguneado en La Moncloa y vilipendiado una y otra vez en los foros socialistas. Sanz y UPN tienen una cita complicada en las próximas