Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos SÁBADO 17- -3- -2007 ABC Afganistán recupera su historia truncada Mil trescientas piezas que permanecían en el extranjero por motivos de seguridad se exhiben desde hoy en el Museo Nacional de Kabul. Algunos expertos critican este envío debido a la creciente inestabilidad y al alto riesgo de que sean robadas MIKEL AYESTARÁN SERVICIO ESPECIAL DAMASCO. Vuelven a casa. Más de mil obras de arte afganas, que permanecían a salvo de la inestabilidad del país en un pequeño museo suizo, serán expuestas a partir de hoy en el Museo Nacional de Kabul. Pese a la creciente tensión en las provincias del sur y a la anunciada ofensiva talibán de la próxima primavera, la Unesco considera que el país reúne las medidas de seguridad necesarias para volver a albergar esta colección. Larepatriación deesta colección que hemos conservado durante seis años en el Museo de Afganistánen elExilio, en lalocalidad suiza de Bubendorf, suponedevolver aAfganistán unaparte de su memoria. Este país la necesita para reconstruir su identidad declaró el director general de la Unesco, Koichiro Matsuura, cuando hizo público el anuncio del retorno de las piezas. Esta operación, sin embargo, no cuenta con el visto bueno de asociaciones como la Internacional Council of Museums, que considera que las piezas de museo en Afganistán tienen serio peligro de ser destruidas o robadas Esta organización no gubernamental con sede en París ha elaborado la lista del expolio afgano en la que aparecen objetos del siglo III AC. La ICM ha denunciado también la existencia de una sofisticada trama de venta de obras de arte que sirve para financiar a los actuales señores de la guerra y a la insurgencia que siguen en pie de guerra frente a las tropas internacionales. Antes de los talibanes, con los talibanes y después desu régimen, nunca un país ha sido tan arrasado como el nuestro lamentaba el arqueólogo afgano Zemaryalai Tarzi en una entrevista al diario paquistaní Pakistan Times Los expertos calculan que más de 55.000 piezas han salido de suelo afgano desde que el país cayera en una espiral de violencia interminable a principios de los ochenta. Debido a su emplazamiento en el corazón de la ruta de la seda, Afganistán llegó a albergar la colección más importante de Asia a principios de los años veinte. Antigüedades y joyas de Egipto, Roma, Grecia, China o India y ejemplos de arte budista, zoroastriano e islámico podían contemplarse en las galerías del antiguo Museo de Kabul. La invasión rusa, la guerra civil, el régimen talibán y la actual situación de confrontación a las fuerzas internacionales arrojan como resultado una población civil habituada a la violencia y con pocas ganas, tiempo y costumbre de visitar museos. El renovado Museo Nacional se encuentra junto al Palacio de Darul Aman, a las afueras de la capital y hasta allí sólo se acerca el personal expatriado de organizaciones de ayuda humanitaria y algún afgano que llega a su país de vacaciones. Es elúnico edificio en pie dela zona gracias a la ayuda de 350.000 dólares que la comunidad internacional destinó en 2003. Desde sus ventanas sólo se ven casas acribilladas a balazos en las que se mantienen en pie algunas paredes que sirven de refugio a pastores y sus rebaños. El mismo Palacio de Darul Aman es un auténtico monumento a la guerra debido a su estado de destrucción. El único pasatiempo familiar que realmente goza de popularidad en Kabul es el zoológico, que se encuentra en la misma carretera, y que cuelga el cartel de no hay billetes cada viernes. Montero Glez Escritor SEDA RUTA DE LA or ser tierra de rituales paganos, el botín fue de provecho. Talladuras con vientres lascivos y bollo de relieve, budas de mirada serena y ombligo de medallón, nalgas esculpidas por el cincel del mismísimo diablo, en fin, chorreo de piezas que alteró durante décadas la morbidez de los coleccionistas y que cundió hasta el otro día, en que salieron de viaje los últimos despojos del saqueo. Siguiendo una ruta que va desde la vieja Europa hasta la más vieja Kabul, muñones de Venus y budas mancos regresan hoy al calor del conflicto. Desde los tiempos de Harry Flashman, los entendidos han señalado Afganistán como tierra apta para la cosecha de pie- P zas artísticas. Fue en los años ochenta del pasado siglo, cuando los burócratas rusos sentaron plaza en la fase superior del capitalismo. Y a la que sembraban minas por todo Afganistán, fueron desvalijando los templos, estableciendo así nuevas rutas comerciales que nada tenían que envidiar a la de la seda. Mientras Buffalo Bill armaba a Ben Laden contra los rusos, los rusos vendían el expolio a coleccionistas americanos. Se montó una red, desde Kabul a la otra cara del mundo, que duró hasta la caída del muro, poco más o menos, cuando nuevos itinerarios encarecieron las piezas. Y así anduvo el asunto hasta que los americanos riñeron con Ben Laden y, tras él, reventaron montañas y vientres. Aprovechando los primeros bombardeos, para no ser menos que Buffalo Bill, los mujaidines se dedicaron a dinamitar toda representación artística que pillaban al paso. Por cada dos budas acertados en el medallón del ombligo, premio, dejaban uno libre que pagase la fiesta. Lecciones de economía de cuando los rusos anduvieron por allí y los americanos todavía contaban con ayuda de Ben Laden para abrir nuevas rutas comerciales. Un museo para extranjeros Un soldado afgano contempla una pieza del Museo de Kabul en 2001 El alto riesgo de la operación de la Unesco y el faraónico proyecto de la construcción de un nuevo Museo Nacional, cuyo presupuesto asciende a nueve billones de dólares, son criticados por un amplio sector de expertos afganos que se dedican a la conservación del patrimonio histórico. El profesor Owaiss Tokhti, del Centro Agha Khan de Herat, lamenta que la comunidad internacional gaste tantos millones en una operación de imagen y que pone en peligro las obras porque en cualquier momento pueden ser robadas y, sin embargo, no ayuda al mantenimiento de los minaretes de Herat, declarados Patrimonio de la Humanidad. El ayuntamiento ha decidido abrir una carretera entre los cuatro minaretes y, tarde o temprano, se caerán por las vibraciones Algunos datos -El Museo Nacional de Kabul fue fundado en 1920 en Kabul, albergó la colección más importante de Asia con más de cien mil objetos. -Durante la guerra civil se perdieron los dos tercios de las piezas. Los talibanes cerraron el Museo en 1996. -En 2003 la comunidad internacional destinó 350.000 dólares a su renovación y en 2004 fue reinaugurado con una colección de 2.500 objetos. -El arquitecto Hisham Ashkouri ha presentado un proyecto para un nuevo museo que albergará también una biblioteca y un salón de actos con capacidad para mil personas. El presupuesto es de nueve billones de dólares.