Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 s 3 s 2007 MADRID 51 El arte como instrumento educativo Historia, geografía, educación cívica, intelectual o estética. Todo esto reciben los escolares en el programa Didáctica del Arte y del Patrimonio (DAP) que utiliza el arte como herramienta formativa POR MILAGROS ASENJO FOTO SIGEFREDO MADRID. El tapiz es un cuadro que en vez de pintado está cosido Así define Luis- -alumno de 5 de Primaria del colegio público Quinto Centenario, de San Sebastián de los Reyes- -el tapiz El alquimista que los hermanos Vandergoten realizaron en la segunda mitad del siglo XVIII y que ahora se encuentra en la Saleta Oficial del Palacio Real de Madrid. Luis participa con su clase en el programa DAP (Didáctica del Arte y del Patrimonio) promovido por la Fundación Arte Viva como una herramienta didáctica activa. Con una metodología activa, mediante preguntas abiertas, propone retos relacionados con la percepción, el pensamiento, el lenguaje y el desarrollo afectivo y contribuye a crear nuevos espacios de reflexión y a cuestionar la realidad que vivimos. Un grupo de 5 de Primaria llega a Palacio para visitar las salas que habitualmente no son accesibles. Pero la ocasión lo merece. Los escolares forman parte de los 1.500 de entre 9 y 12 años que participan en del programa DAP (Didáctica del Arte y del Patrimonio) y viven la experiencia de descubrir la cultura, el arte, la historia o la geografía a través de un cuadro, de una obra de arte. El programa, que hunde sus raíces en una iniciativa del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) pretende fomentar el conocimiento del arte y del patrimonio y sirve de instrumento para que los escolares desarrollen una actitud crítica y constructiva en su actividad diaria. Además y según la experiencia del primer año de implantación del programa, el DAP está ayudando a los jóvenes a una mayor interrelación entre ellos y a fomentar el diálogo con sus padres y educadores tanto en el aula como fuera de ella Junto a Arte Viva, promueve el programa la Fundación Pryconsa y colabora JP Morgan. Junto al MoMA, apoyan el programa la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, el Museo de Arte Reina Sofía, Patrimonio Nacional, el Museo Thyssen- Bornemisza, la Universidad de Alcalá de Henares y la Casa de Brasil. Los niños del colegio Quinto Centenario llegan al Palacio Real con la ilusión de disfrutar del privilegio de unas salas exclusivas. Se muestran inquietos pero mantienen la disciplina. Los profesores y monitores del programa que les acompañan se esmeran para que todo salga bien. Suben por la escalera principal del Palacio y entran en el Salón de Grandes, donde esperaban personajes principales de las cortes europeas para pasar al Salón del Trono o la Saleta Oficial según les explica la educadora. En la Saleta Oficial, o sala de espera los niños y su profesora se sientan en el suelo y comienza la clase práctica. El tapiz El alquimista tejido sobre el cartón de Louis- Michel van Loo, suscita infinidad de preguntas. Los chicos no se cortan y expresan todo lo que les sugiere la obra. Hablan en un tono moderado, respetan el turno de palabra y dejan fluir toda su espontaneidad, que llena la histórica sala de anécdotas. Su actitud es la prueba evidente de que se está logrando uno de los ¿Dónde está la Princesa Letizia? Divino maravilloso excepcional acogedor Estos eran algunos de los calificativos que los escolares dedicaron al lienzo tras la lección práctica y antes de iniciar un recorrido que provocó en ellos palabras de admiración. Y aquí comenzó una sucesión de sorpresas. Al entrar en la Antecámara Oficial, donde los invitados de los Reyes esperan ser recibidos en el Salón de Embajadores, los colegiales lanzaron un ¡Oh ¡de admiración. Luego, al contemplar los bustos de diferentes Reyes, entre ellos, Don Juan Carlos y Doña Sofía, y el Príncipe de Asturias, preguntaron: ¿Dónde está la Princesa Letizia? Y esto dio pie a una nueva lección de historia por parte de su profesora, lección que continuó en el Salón de los Espejos y concluyó ante el retrato de Isabel II, de Casado del Alisal. Los escolares reunidos en torno a un retrato de la reina Isabel II exponen sus opiniones objetivos del programa: educar en el respeto, el diálogo y el disfrute enseñando a reflexionar. La identificación de los espacios es tarea complicada. Por fin, Marina dice que hay dos plantas. Eduardo identifica a los alquimistas como unas personas que trabajan mucho La indumentaria de los personajes confunde a algún niño. Visten como pobres comenta, Ana, mientras que Claudia dice que uno de ellos, el que manda, va como un noble Al final y para describir las diferentes piezas del tapiz, Luis afirma que es como un pueblo que visitamos y vemos cosas diferentes, aunque todas tienen algo en común Finalizada la primera clase práctica del día, prosiguen su recorrido por las salas elegidas para su especial jornada lectiva. Se detienen con interés en el Salón de los Espejos. ¿Para qué los utilizarían? Es como un juego de adivinanzas. Al final, Irene dice que para maquillarse En efecto, la reina María Luisa de Parma utilizó el salón como tocador. Después, la reina Cristina lo convirtió en sala de música. En la saleta de María Cristina, llamada también Cuarto de María Luisa de Parma, los alumnos se detienen ante un retrato de Isabel II y la profesora aplica el método socrático para debatir sobre el óleo. Todos se muestran impresionados por la mirada de la reina. Seria dicen unos; como de bronce afirman otros. Y la imaginación se pone en marcha: la escalinata donde posa la reina trae a la mente de algunos las peripecias de Harry Potter. Reflexión y diálogo El programa, mediante preguntas, propone retos relacionados con la percepción, lenguaje y desarrollo afectivo