Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 3 07 SALUD Odontología Tratamientos a pedir de boca Las herramientas del dentista cambiarán en los próximos años. El torno dará paso a nuevos láseres, la anestesia prescindirá de la aguja y los dientes crecerán en el laboratorio. El futuro ya está aquí TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO entro de unos años será menos duro acudir a la cita con el dentista. La ciencia y la tecnología están revolucionando los tratamientos odontológicos para lograr mejores resultados con la mínima molestia para el paciente. Nuevos láseres, técnicas que permitirán regenerar encías, huesos y dientes o el conocimiento genético de los patógenos de las principales infecciones dentales cambiarán la forma de entender esta especialidad. Estos son los cambios que se empiezan a probar y con los que nos asombraremos en los próximos años. ABC se los muestra con la ayuda de tres reconocidos expertos, los odontólogos Carolina Benalal, Mariano Sanz y Alberto Sicilia. Para conseguir un tratamiento sin dolor ni pinchazos no habrá que esperar. La industria farmacéutica ya ha desarrollado geles anestésicos que se depositan en el interior de la encía. Duermen la zona con rapidez y mantienen la insensibilidad durante 30 minutos, por lo que una vez terminada la intervención, el paciente abandona la clínica sin la boca dormida ni las molestias de la anestesia tradicional. Es eficaz en tratamientos no muy profundos, que no requieren cirugía, aunque tan habituales como los curetajes o raspados. Ensayos clínicos realizados en Suecia, Bélgica y en nuestro país han demostrado la misma eficacia anestésica que la convencional asegura Mariano Sanz, decano de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid. También se investiga con una anestesia tópica, bien conocida por los otorrinolaringólogos. Se trata de un aerosol nasal con el D que los otorrinos hacen algunas de sus intervenciones. Ahora se empieza a probar en tratamientos dentales. La desventaja es que sólo duerme los dientes de la arcada superior y tampoco soporta intervenciones muy agresivas. La desagradable vibración y sonido del torno o de los aparatos de ultrasonidos utilizados en las limpiezas dentales tiene sus días contados. Un tipo de láser (Erbium Yargon) y el ozono pueden erradicarlo de las consultas, al menos para acabar con las caries leves y el sarro y realizar pequeñas cirugías de tejidos blandos (encía y mucosa) sin dolor ni hemorragia. La tecnología láser actual nos permite realizar un tratamiento muy controlado, eficaz y cómodo para el paciente. Algunos de estos láseres incorporan sistemas feedback que detectan el sarro, envían una señal al aparato y éste emite la señal que lo elimina con precisión explica Sanz. En la Universidad de Buffalo (EE. UU. se está ensayando el ozono para acabar con la bacteria que coloniza un diente con caries. El sistema parece eficaz en pequeñas caries. El ensayo con 125 pacientes demostrará si realmente funciona y en qué condiciones. El reto de los nuevos láseres Adiós al torno Anestesias sin aguja y del ozono es despedir definitivamente al torno en todos los casos. Aún es el futuro, pero cada vez se está más cerca de lograr dientes de reemplazo a partir de cultivos celulares. Distintos grupos de investigación cuentan ya con experiencias en animales de laboratorio. Investigadores de la Universidad de Osaka (Japón) han conseguido producir esmalte dental a partir de células epiteliales extraídas de dientes en desarrollo de fetos de cerdos. Las células se depositaron en estructuras de colágeno y creció una estructura indistinguible del esmalte dental. También en Japón, otro grupo de investigadores consiguió que crecieran nuevos dientes en ratones adultos a partir de células de embriones de ratón. En humanos aún no es una realidad, pero una técnica similar podrá algún día reemplazar piezas dentales perdidas sin tener que recurrir a los implantes, la única realidad hoy. Los adultos podrán algún día tener una tercera dentición Dientes de laboratorio Científicos japoneses han logrado que ratones adultos fabriquen nuevos dientes a partir de células. Una técnica similar podrá algún día reemplazar piezas dentales Los nuevos láseres no sólo blanquean, también sustituyen al torno, tratan lesiones de la mucosa y eliminan la hipersensibilidad al frío, al calor o las comidas ácidas