Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 s 3 s 2007 INTERNACIONAL 31 Juan Pedro Quiñonero EUROPEA LA INSEGURIDAD Merkel sonríe junto al primer ministro polaco, uno de los polémicos gemelos Kacynski REUTERS Merkel advierte a Polonia de los riesgos de su apoyo al escudo antimisiles La canciller alemana reclamó ayer a Varsovia un acercamiento a la UE y lanzó un aviso sobre cuestiones que puedan provocar divisiones en su seno GUILLEM SANS MORA SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. La canciller alemana, Angela Merkel, reclamó ayer a Varsovia un acercamiento a la UE para resolver el contencioso sobre el escudo antimisiles que EE. UU. planea instalar contra Irán en Polonia y la República Checa, y lanzó una advertencia de los riesgos de una Europa dividida en asuntos de seguridad: Sólo si Europa permanece unida puede ser más que la suma de sus partes. Sólo entonces será tomada realmente en serio por sus socios en el mundo Merkel se expresó así en una conferencia sobre las relaciones germano- polacas en la Universidad de Varsovia. La canciller quiere que la OTAN asuma el proyecto del escudo antimisiles para evitar una actuación unilateral de Washington, mientras que el primer ministro polaco, Jaroslaw Kaczynski, se reserva el derecho de Polonia a decidir. Por lo demás Merkel cosechó claras señales conciliadoras de la parte polaca. Esto, con el trasfondo de los numerosos puntos de conflicto que lastran las relaciones entre estos dos vecinos europeos, puede considerarse un éxito. Tras una reunión con Merkel, el primer ministro Kaczynski señaló: Hemos podido resolver cosas, hemos podido aclarar cosas, y eso es muy positivo porque nos permite avanzar Angela Merkel viajó a Varsovia en compañía de su marido, Joachim Sauer, para subrayar el carácter personal de la visita. Antes de su discurso en la Universidad, señaló que con su visita quiere reconocer que la opinión de Polonia es de una importancia extraordinaria en la UE. La mayoría de socios europeos comienzan a contemplar con recelo a Varsovia por su tendencia a bloquear importantes proyectos comunitarios. Por eso, la canciller recordó a renglón seguido que los 27 países de la UE quieren actuar juntos Antes de su llegada, el delegado del gobierno polaco para las relaciones con el país vecino, Mariusz Muszynski, había acusado a Berlín de practicar una política nacionalista, en su esencia egoísta y no precisamente amable con Polonia Así las cosas, la canciller no podía permitirse herir sensibilidades y se vio obligada a criticar a la diputada alemana Erika Steinbach, compañera de partido, por comparar declaraciones de miembros del Gobierno polaco con la ideología nazi. Los partidos que gobiernan en Polonia son comparables con los partidos alemanes de los Republicanos, DVU y NPD dijo Steinbach a un diario regional en referencia a la ultraderecha alemana. Esta diputada preside una asociación que planea en Berlín un centro de documentación sobre los alemanes que tuvieron que abandonar regiones polacas y checas después de la Segunda Guerra Mundial, algo que en Polonia se contempla con gran recelo y suscita acusaciones a los alemanes de querer reescribir la Historia. Visita personal Los profesores que promuevan la homosexualidad podrán ser despedidos REUTERS VARSOVIA. Los profesores polacos que hagan en las aulas propaganda de la homosexualidad perderán sus puestos de trabajo, según un proyecto de ley que previsiblemente será aprobada por el Parlamento dentro de un mes, según anunció el viceministro de Educación, Miroslaw Orzechowski. El segundo de la cartera de Educación pertenece a la Liga de las Familias Polacas, un partido integrado en el Gabinete conservador polaco. Los profesores que promuevan en clase la homosexualidad y otras conductas desviadas serán castigados dijo Orzechowski en una rueda de Prensa. El viceministro matizó que la ley no trata de perseguir a los profesores gay, que no perderán por ello sus empleos en la enseñanza sino sólo la propaganda de esas conductas sexuales en las aulas. eguridad e instituciones dividen a los ciudadanos y Estados miembros de la UE, abriendo una brecha de insondable alcance. En Berlín, Angela Merkel considera indispensable negociar alguna forma de acuerdo que permita adoptar el proyecto de Tratado constitucional rechazado por Francia (2005) reformado o maquillado. Se trata de un proyecto bizantino que no inquieta en la misma medida en Berlín y en Varsovia, en Madrid ni en Londres. Y que deja indiferente a una masiva mayoría de ciudadanos. En Varsovia, los hermanos Jaroslaw y Lech Kaczynski, como otros dirigentes este europeos, coquetean con la tentación de negociar un pacto de seguridad bilateral con Washington, inquietos ante la falta de determinación de los aliados europeos en el terreno de la seguridad común. Polonia y otros países del Este consideran muy necesario asociarse al escudo antimisiles de los EE. UU. concebido como sistema disuasivo (contra Irán y Rusia) de la misma manera que los legendarios misiles Pershing ya fueron una respuesta de la Alianza Atlántica contra los SS- 20 soviéticos. Londres no está lejos de compartir tal percepción de las nuevas realidades estratégicas, sencillamente invisibles en Madrid. El estancFrau Merkel y sus consejeros están redactando una declaración concisa, lisible y comprensible para conmemorar el próximo día 25 el 50 aniversario de la actual UE. Proyecto piadoso e indispensable, que deja sin respuesta un doloroso arco iris de incertidumbres comunes. amiento institucional perdura desde hace muchos años. Los proyectos de Europa de la energía navegan por pantanosas aguas. Sucesivas ampliaciones arrastran consigo un rosario de minúsculos pero bien reales problemas. Varsovia plantea con crudeza el problema emergente de la nueva inseguridad europea. ¿Qué harán España y Francia si sus ciudades son víctimas de ataques terroristas o sus soldados son atacados en Afganistán o el Líbano? S