Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17- -3- -2007 ESPAÑA 27 la celebración de la Misa, así como el origen y significado de los lugares en los que se lleva a cabo la lectura de los Evangelios, la consagración o la bendición de los fieles. También se da cuenta de los elementos utilizados durante la Eucaristía, desde las velas a los cálices y vasos sagrados, pasando por los usos dados al incienso o al agua bendita, y se señala el significado de los ornamentos utilizados por el sacerdote, que varían según el tiempo litúrgico. Así, durante el tiempo ordinario, el presbítero utiliza el color verde, signo de la esperanza simbolizada en la Iglesia; en Adviento y Cuaresma, el sacerdote utiliza el color morado, que significa penitencia y conversión, y que también se utiliza en las celebraciones de difuntos; durante la Pascua, el color blanco expresa la limpiez de vida; en Pentecostés, se utiliza el rojo, que significa fuego, vida, sangre y amor. Otros colores, menos utilizados, son el azul claro (día de la Inmaculada) y el rosa, que sólo se usa el tercer domingo de Adviento y el cuarto de Cuaresma, en recuerdo de la alegría que espera al concluir los dos principales tiempos de preparación, al Nacimiento y Resurrección de Jesús. Respecto a la Cuaresma, los expertos solicitan que, durante este tiempo, se busque la mayor austeridad posible tanto para el presbiterio como para los demás lugares celebrativos. Así, únicamente se debe conservar lo que sea necesario Colores del sacerdote En su exhortación postsinodal, Benedicto XVI ha pedido que no se pierda el uso del latín en las misas, particularmente cuando en éstas participan fieles de diferentes países e idiomas, hoy cada vez más frecuentes Para expresar mejor la unidad y universalidad de la Iglesia y en sintonía con las normas del Concilio Vaticano II el Papa recomienda que, exceptuadas las lecturas, la homilía y la oración de los fieles, sería bueno que dichas celebraciones fueran en latín Benedicto XVI también sugiere rezar en latín las oraciones más conocidas de la tradición de la Iglesia y, eventualmente, utilizar cantos gregorianos. Pido que los futuros sacerdotes, desde el tiempo del seminario, se preparen para comprender y celebrar la santa Misa en latín, además de utilizar textos latinos y cantar en gregoriano concluye el Papa. para que el lugar resulte acogedor y ordenado. Así, en Cuaresma se suprimen las flores, las alfombras que no sean necesarias y la música instrumental, a no ser que sea imprescindible para el canto. En algunas iglesias se llega a recubrir el altar, al término de la celebración eucarística, con un paño de tela morada. La misma austeridad ha de aplicarse al Sagrario y al lugar donde se rinde culto al Santísimo, y tampoco caben elementos festivos durantes los días Misas en latín correspondientes a la Cuaresma y la Semana Santa. Finalmente, las lecturas de este período hacen referencia a la preparación y la conversión. Así, el primer domingo se leyó el pasaje de las tentaciones a Jesús en el desierto. En el segundo, el tema de la Transfiguración, mientras que en las próximas Eucaristías dominicales el Evangelio hablará de los temas de iniciación catequética propuestos por San Juan: el agua (la samaritana) la luz (curación a un ciego) y la vida (Lázaro) La emisión de estos manuales coincide en el tiempo con la publicación de Sacramentum caritatis exhortación apostólica de Benedicto XVI presentada este martes, donde se recogen las conclusiones del sínodo de obispos del mundo celebrado en octubre de 2005 sobre la Eucaristía. Para el Papa, en este sacramento se manifiesta el amor más grande aquel que impulsa a dar la vida por los propios amigos El texto, busca que los fieles católicos de todo el mundo redescubran que en el Sacramento del altar, el Señor va al encuentro del hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, acompañándole en su camino En este Sacramento el Señor se hace comida para el hombre hambriento de verdad y libertad. Puesto que sólo la verdad nos hace auténticamente libres, Cristo se convierte para nosotros en alimento de la Verdad añade el Santo Padre en su exhortación. LA MISIÓN Jesús Higueras LA MISA EL REGALO DE Exhortación papal Sin flores ni música omo un regalo. Así es como los cristianos hemos recibido, este mismo martes, la exhortación apostólica Sacramentum Caritatis que el Papa Benedicto XVI ha escrito para todos los fieles de la Iglesia. Dios se hace comida para todos los hombres que tienen hambre de verdad y libertad, pues Cristo, Verdad definitiva para el ser humano, es la única fuente en la que podemos beber esa libertad que nos dignifica y nos humaniza. Estos días cuaresmales en los que el Papa nos invitó a mirar al que traspasaron es decir, al Crucificado y Resucitado, son una ocasión magnífica para profundizar, de la mano del Espíritu Santo, en este Sacramento de Caridad que Jesús entregó en la Última Cena para perpetuarse en presencia física y corporal entre nosotros. En esta exhortación del Papa, tres son las ideas fundamentales que en torno a la Eu- C Frente a las corrientes relativistas, la Iglesia pretende que los fieles comprendan el valor de la Eucaristía En Cuaresma se suprimen las flores, la alfombras no necesarias y la música instrumental Diversos manuales muestran a los fieles las distintas posturas a adoptar durante la celebración de la misa Dios se hace comida para todos los hombres que tienen hambre de verdad y libertad. Es la única fuente caristía nos conviene considerar: en primer lugar, el Misterio que se ha de creer pues nuestra fe en este sacramento la recibimos de los apóstoles y la Iglesia. A lo largo de los siglos la ha mantenido limpia y preciosa, profundizando en las consecuencias que la Santa Misa tiene en relación a otras verdades de fe como es la Trinidad, la Iglesia, los Sacramentos, la Vida Eterna y nuestra Madre la Virgen María. En segundo lugar, el Misterio que se ha de celebrar pues es necesario que los cristianos seamos conscientes de toda la belleza que contiene este sacramento, no solo en su contenido, sino también en sus formas externas, cargadas de un profundo simbolismo y significado que muchas veces desconocemos. El ser humano siempre se ha sentido atraído por la belleza y es capaz de la Belleza Divina, fuente de todas las formas que a lo largo de la historia de la creación han mostrado la grandeza de su autor. Cristo es el más bello de los hombres y nosotros necesitamos gozar de Él y celebrarle. En tercer lugar, el Misterio que se ha de vivir pues aquello que creemos y celebramos se debe convertir en hechos concretos de nuestra vida. Nos podríamos preguntar: ¿En qué se nota en mi vida que celebro la Eucaristía o que la adoro ¿Es que no hay ninguna diferencia entre una persona que asiste a Misa y otra que no? No olvidemos que cristiano practicante es aquél que practica en la vida cotidiana, en el trabajo y en el descanso, lo que ha creído y celebrado en la Iglesia. En definitiva, seamos conscientes del gran tesoro que el Señor Jesús entregó a su Iglesia, que está formada por todos nosotros, y anunciemos con nuestra vida el gozo que supone creer, celebrar y vivir este Misterio Eucarístico.