Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16- -3- -2007 91 ABC segunda película con más copias en EE. UU. después del éxito de Los Otros de Amenábar en 2001. Ha sido algo bastante sorprendente dice Cerdá desde Barcelona. Ya está vendida en el mundo entero y es eso lo que uno busca cuando hace cine, que llegue a mucha gente Cerdá sabe que Almodóvar, un cineasta de exportación estrena en no más de 800 salas norteamericanas, porque los idiomas extranjeros son una barrera en un país poco habituado a leer subtítulos. Como es una película de género es más fácil, porque los temas son más universales. Se está hablando de dramas urbanos y no era necesario que fuese en español como una costumbrista Hay distintas actitudes frente al esperanto de los ocho milímetros. Agustín Díaz Yanés enfrentó las ruedas de prensa de Alatriste defendiendo su opción por filmarla en español, aún cuando admitía que no tendría problemas de filmar algu- na otra película en inglés. Había sido una condición de Arturo Pérez Reverte, a la que se adhirió haciendo frente a las presiones de productores y distribuidores. Todo el mundo me decía que así me aseguraría el mercado americano y mejor difusión internacional, pero no estoy tan seguro. Sé que hay películas españolas filmadas en inglés que ni siquiera se han estrenado allí asegura hoy el director. Las presiones para internacionalizar el costoso largometraje se aplacaron cuando se consiguió una estrella que sí habla nuestro idioma. De ahí la importancia de Viggo Mortensen y su mejor esfuerzo por ser un castizo de tomo y lomo. Koldo Serra, director de Bosque de sombras cuenta que aceptó filmar en inglés cuando le dijeron que así podría tener a Gary Oldman en el reparto. Pero no dio su brazo a torcer fácilmente y exigió que se tratase de una cinta bilingüe, donde quienes interpretan a ingleses hablaran en su lengua y los lugareños del norte de España siguiesen seseando a gusto me habría sentido muy extraño de otra forma, teniendo una película ambientada aquí pero hablada en otro idioma Nacho Cerdá, por su parte, explica que pensó en un guión que permitiera filmarse en inglés, sabiendo que Filmax (productora española líder en estas exportaciones no tradicionales) le posibilitaría proyectarse al mundo. El catalán Jaume Balagueró- Frágiles y Darkness -tiene menos aprehensiones sobre el tema: Son películas que han surgido para el mercado internacional y no me paro a pensar en si son españolas o no. Me da igual. Creo que las historias se podrían haber filmado en cualquier idioma ¿Cuándo deja una película de tener nacionalidad? Los Oscar marcan la diferencia en el idioma, pero hay quienes piensan que la clave está en el equipo que la ha concebido. Es una película que considero europea o internacional- -reflexiona Daniel Monzón, quien acaba de estrenar La caja Kovak También española, porque está pensada y rodada por un español. Se nota en que es más oscura de lo que se permiten ser las películas americanas de Hollywood, es una trama más europea que americana Según él los americanos han tenido la astucia de doblar sus películas al español para entrar al mercado nacional. ¿Por qué no vamos a hacer lo mismo? Es una manera de que podamos competir, si bien no en una igualdad de condiciones, al menos de una forma que ellos no sean los matones del barrio En casa, como en ningún sitio ¿o no? JAVIER CORTIJO e imaginan que un director español rodase un remake de Piratas del Caribe en los mismísimos decorados donde campó el capitán Sparrow pero, pongamos, llamándose Capitán Esparraguera? No se trata de una charlotada estilo Epic Movie sino exactamente lo que, allá por 1931, hizo el cordobés Carlos Villarías con respecto al húngaro Bela Lugosi en la versión ca- ¿S ñí del Drácula de Tod Browning, con resultados ciertamente inquietantes. Salvando las distancias, hace un par de años el barcelonés Jaume Collet- Serra perpetró una maniobra remotamente parecida con La casa de cera fangórica adaptación del clásico de Vincent Price Los crímenes del museo de cera rodada con dinero y posibles genuinamente americanos (incluso con la presencia de una Paris Hilton ejecutada con saña, sin duda una de las fantasías más consolidadas del ciudadano yanqui: de hecho, la Warner pidió permiso a la actriz para promocionar el estreno de la cinta con el lema: el 6 de mayo vea morir a Paris Evidentemente, el caso de Collet- Serra, residente en Los Ángeles desde hace 15 años, es como el del alero de los Celtics Wally Szczerbiak: aunque nació en Madrid, ninguno diría que es un español más en la NBA. A pesar de los esfuerzos del ojeador Julio Fernández (su Fantastic Factory es casi una división española de la mejor liga del mundo cinéfilo) aún falta para que llegue un Gasol a Hollywood. Tal vez si Santiago Segura hubiese accedido a rodar El vengador tóxico 4 en el vertedero de la Troma... Nunca es tarde (si De la Iglesia es bueno; que lo es) Un fotograma de El jefe de todo esto la nueva película de Lars von Trier ABC El jefe de todo esto Dinamarca 2006 100 minutos Género- -Comedia Director- -Lars von Trier Actores- -Jens Albinus, Peter Gantzler, Louise Mieritz, Iben Hjejle, Mia Lyhne, Henrik Prip, Casper Christensen La astucia del doblaje Un Lars von Trier casi modesto E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Si Lars von Trier fuera el barman de una coctelería, sus combinados serían tan peligrosos como los de un químico nuclear. Es cineasta, pero adora caminar siempre en cabeza por terrenos inexplorados y en ocasiones hasta inexplorables. Desde aquel legendario El elemento del crimen hasta el próximo Wasington (y que el Señor nos coja confesados) su cine es una provocación a todo el ramillete de sentidos y sensaciones que nos recubren y rellenan el cuerpo. Del zarpazo de Rompiendo las olas al salivazo de Los idiotas o a la perplejidad de Bailando en la oscuridad o al descaro y la clari- videncia de Dogville Su cine, aunque completamente danés, es también apasionado, impetuoso, preciso, elocuente y arriesgado hasta límites insospechados, al menos en el mundo de la coctelería. Y a pesar de todo, su cine no tiene tanta personalidad, digamos, como él mismo: Lars von Trier es lo que vulgarmente se podría denominar un chalado no sale, no viaja (salvo en canoa) no muestra su vanidad, no quiere premios ni halagos... es un tipo que cuida su jardín y hace continuamente películas que inauguran algo, un método, un estilo, una escuela o un pantano, lo que sea. Fuera ya del célebre Dogma estrena ahora El jefe de todo esto y lo que inaugura es un sistema de filmación y montaje que él llama automavisión que básicamente consiste en que es la arbitrariedad del ordenador quien, tras unos datos precisos, elige la composición, el plano y su elaboración en secuencia. Pero esto, entre nosotros, es lo de menos: el cine caliente del danés frío sue- le ser, salvo excepciones, arrebatador, y en seguida es el fondo el que devora las pretensiones de la forma. En esta ocasión, Lars von Trier hace una película pequeña, supuestamente en tono de comedia, para abordar un sencillo presupuesto ético: si eres tú quien toma las decisiones, buenas o malas, admítelo. La sustancia de la trama consiste en que un empresario contrata a un actor para que se haga pasar por el gran jefe, alguien que ni es ni está, pero que lo libra a él de justificar decisiones engorrosas. Hay dos niveles, a cual más digno de ser subrayado, en esta pequeña película rodada por Lars von Trier de cualquier manera: el nivel cómico, por completo danés, pero muy divertido con la agresividad verbal de los islandeses hacia los daneses, y un segundo nivel, el humano, con el peinado de ciertas situaciones laborales que van de lo entrañable a lo descorazonador. Pero, ¿qué pretende el director contando esta historia? Pues es un misterio, como todo su cine.