Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16- -3- -2007 El PP pidió siete veces que la nueva ley de Cine incluyera estímulos fiscales Beatriz Rodríguez- Salmones, diputada del PP 85 El creador granadino, en su estudio de trabajo neta pudiese pretender la inmortalidad; y más hoy en día cuando hay máquinas de destrucción que ponen en riesgo la pervivencia de la Tierra. cete Alcázar Genil. da hasta los 54, cuando regresé por vez primera. expresión, que es sentimental, resulta también en este caso ser literal. Sin Carolyn, a mi edad no podría yo ni moverme: me acompaña, me lleva, me cuida... Hay que decir que, en general, he tenido siempre una gran debilidad por las personas inteligentes. De modo que para mí ha sido importantísimo que ella sea lo que es: una mujer culta, una persona creadora en el sentido literario. Su prudencia y demás virtudes me llenan de confort y de alegría en esta última fase de mi vida. no, no me esfuerzo. ¿Qué piensa de la muerte? -Desde que nací he tenido conciencia clara de que uno tiene que morir. Y con esa conciencia en la alforja no va uno a hacerse desorbitadas ilusiones. Es una fatalidad que a todos afecta, por más que haya que aceptarla. A los libros titulados Los usurpadores y La cabeza del cordero siguió Historia de macacos una colección de cuentos varios que reflejan un humor amargo correspondiente al estado de ánimo en que a la sazón se hallaba quien los escribió y a la atmósfera política de aquellos años. A partir de ahí surgirían de Ayala multitud de relatos de variado carácter y, en 1971, un libro, El jardín de las delicias en el que el creador se expresa con una intensa subjetividad lírica. Y el lunes, este actual Bosco literario abrirá, por fin, las puertas de la Fundación que lleva su nombre, en el granadino Pala- -Bueno, la Fundación fue durante la primera temporada una frustración; pero recientemente ha experimentado una transformación a fondo, y avanza con pujanza. Su secretario, Rafael Juárez, está dando muestra de su extraordinaria capacidad como gestor junto a su sensibilidad de poeta, dos cualidades que no suelen suponerse concurriendo. -Por lo pronto, es un documento muy singular de la amplia permanencia de la cultura árabe en Granada. Es un precioso edificio cuyo núcleo perteneció a la madre de Boabdil el Chico. Me devuelve a los sentimientos de mi infancia. Mis primeros años de vida, hasta los dieciséis, trascurrieron en Granada. Así que todo eso me impregnó, y me marcó para el resto de mi vida, aunque a partir de esa fecha ya no volví a mi ciudad natal hasta 1960; imagínese: desde la edad de 16 años que tenía cuando salí de Grana- ¿Mereció la pena esperar? -Junto al acto de inaugurar la Fundación se ha presentado estos días el primer testimonio de otro hermoso proyecto, dirigido por Carolyn: la edición de sus Obras Completas... ¿Qué recuerdos le trae el Palacete Alcázar Genil? ...Que han empezado a publicarse por el tercer volumen, el de los Estudios literarios, pero muy intencionadamente y con verdadero acierto porquesehan reunido ahí obras que son de tipo doctrinal, cuya lectura requiere una preparación especial, y hasta una vocación. Y entonces, como ha habido tantísimas publicaciones y republicaciones de obras mías, tanto de invención como de tipo memorialístico, durante este centenario, está bien que empiecen con este primer tomo, que está destinado sobre todo abibliotecas y lectores cualificados. ¿El último título que le ha supuesto una bendición para no perder tiempo? -Eso no se lo voy a confesar. Prefiero olvidarlo. -Recibo los libros que se publican nuevos, y generalmente leo o me hago leer un párrafo o dos, y esa primera lectura me hace, o continuar un poco, o bien hasta el final; o bien desecharlo, que es una bendición porque si no, no habría tiempo para nada. ¿Qué lee últimamente? -Háblenos de su editora, esposa y colaboradora, Carolyn. -Pudiera decir que hoy ella es, literalmente, mi vida. Siempre se le ha dicho a alguien, por exaltación del sentimiento, tú eres mi vida o vida mía pero esa -Bueno, variado. Me levanto más bien tarde, y ahora más que antes. Trabajo por las mañanas; si tengo algo que hacer, lo hago, y durante el día distribuyo el tiempo como mejor puedo, pero sin seguir un método riguroso. Claro, en la época en que he sido funcionario, o profesor, cualquier obligación oficial la he atendido, he cumplido con ella. Las actividades espontáneas las realizo cuando buenamente tengo ganas y me parece que puede estar bien. Si ¿Cómo es un día en la vida de Ayala? -Me abstengo de opinar sobre eso y sobre muchos de los accidentes de la vida diaria. Me he quitado de ella por prudencia, porque es lo que debe uno de hacer cuando no está en edad, para que no me espeten: ¡A qué se mete ese viejo! Me quito de en medio. Yo no voy a opinar sobre cuestiones del día que muchas veces me parecen disputas más bien fútiles, palabreras. ¡Ay! no me pregunte sobre (Pasa a la página siguiente) ¿Cómo ve la realidad a su alrededor? ¿Qué mundo vamos a heredar?