Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 INTERNACIONAL Tribuna abierta VIERNES 16 s 3 s 2007 ABC Terry Davis Secretario General del Consejo de Europa ESCLAVITUD QUE PERDURA UROPA abolió la esclavitud hace doscientos años. Sin embargo, no está totalmente erradicada. Bandas criminales se enriquecen a lo largo y ancho del continente gracias al comercio con seres humanos, sin que nuestros gobiernos desplieguen suficientemente los esfuerzos necesarios para terminar con este fenómeno. La trata de seres humanos no es la forma de criminalidad más discreta. Sus víctimas están ahí, cada tarde, deambulando junto al canal próximo a la sede del Consejo de Europa en Estrasburgo, y también en otras ciudades de Francia y de Europa. Su excesivo maquillaje no oculta ni su angustia ni su desesperación. A veces son recogidas por la Policía y expulsadas a sus países de origen. Lo más frecuente es que se encuentren de nuevo reducidas a esclavas en otro rincón de Europa, antes incluso de que la tinta de sus firmas estampadas en su orden de expulsión haya tenido tiempo de secarse. arece, desgraciadamente, que los criminales fuesen siempre por delante. Los traficantes se enriquecen y, al mismo tiempo, quienes son objeto de este tráfico pagan el precio. Si la explotación sexual constituye la motivación más frecuente de las prácticas de la trata de seres humanos, ésta puede tener también por objeto el trabajo forzado, la servidumbre e incluso el tráfico de órganos. Para poner fin a esta situación penosa y escandalosa, el Consejo de Europa presentó en 2005 una convención totalmente nueva, destinada a reforzar la cooperación internacional, a prevenir la trata, a perseguir a los autores de tales negocios, a prestar ayuda a las víctimas y a establecer un mecanismo de control para asegurar que los gobiernos respeten lo que han firmado. Esta convención es el primer acuerdo internacional que considera a los seres humanos que son objeto de trata como víctimas más que como delincuentes. Tiende a proteger sus derechos fundamentales y su dignidad humana, a ofrecerles una verdadera posibilidad de reconstruir su vida y a enviar a prisión a los traficantes de esclavos de los tiempos modernos. La lucha contra la trata de seres humanos necesita una cooperación internacional TERMINEMOS CON LA E Es el momento de terminar con la trata de seres humanos en Europa. España es uno de los países que todavía no ha ratificado la convención y yo espero que los españoles lo hagan en breve engaños que difunden los criminales en busca de futuras víctimas. Por su parte, los gobiernos de los países de destino deben actuar para disuadir la demanda. En concreto, esto significa, por ejemplo, que las autoridades deben- -sea cual fuere el estatuto jurídico de la prostitución en cada país- -perseguir a quienes saben que pagan por tener relaciones sexuales con una víctima de la trata de seres humanos. El tratado deja a las víctimas de prácticas de trata un plazo de recuperación y de reflexión de treinta días, y les ofrece la posibilidad de obtener un permiso de residencia temporal sin que estén sometidos a la condición de cooperar con la Policía. La experiencia de varios países miembros del Consejo de Europa ha demostrado que la cooperación voluntaria da mejores resultados para perseguir a los traficantes. L P a convención está llamada a reducir de manera sensible el fenómeno de la trata de seres humanos en Europa, si bien es preciso, ante todo, que se aplique. Abierta a la firma desde hace cerca de dos años por los jefes de estado y de gobierno de los 46 países europeos, la convención no ha sido ratificada hasta el momento más que por cuatro países (Albania, Austria, Rumania y Moldavia) Tres de esos cuatro estados son países de origen; en cuanto a los países de destino, remolonean. Cuando se les aguijonea, los gobiernos invocan con frecuencia el temor a la inmigración clandestina, cuando esa no es evidentemente la cuestión. Para hablar sin rodeos: tratar como un inmigrante clandestino a quien es víctima de prácticas de trata de seres humanos es como acusar a una víctima de violación de comportamiento obsceno. tan amplia como sea posible, que debe englobar a los países de origen, tránsito y destino. La nueva convención está abierta no solo a los 46 estados miembros del Consejo de Europa, sino también a los países no europeos, lo que permite dar una respuesta mundial a un problema mundial. E ntre sus medidas preventivas figuran las acciones de sensibilización llevadas a cabo en los países de origen a fin de disipar las mentiras y Tratar como un inmigrante clandestino a quien es víctima de prácticas de trata de seres humanos es como acusar a una víctima de violación de comportamiento obsceno e la misma manera, el argumento según el cual buen número de víctimas deben saber que el empleo que se les describe no se limitará a mostrarse como danzarinas exóticas es comparable al argumento que pretende que el hecho de vestirse de manera provocativa es una invitación a la agresión sexual. Nadie tiene derecho, en circunstancia alguna, a privar a otro ser humano de su libertad, ni a obligarle a realizar actos contrarios a su dignidad y a los derechos del hombre. Es el momento de terminar con la trata de seres humanos en Europa. España es uno de los países que todavía no ha ratificado la convención y yo espero que los españoles lo hagan en breve. D