Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Incertidumbre legal por la muerte de Inmaculada Echevarría VIERNES 16 s 3 s 2007 ABC Médicos, penalistas y teólogos debaten sobre si se trata de un caso de eutanasia Creen que es un buen momento para discutir a fondo y con rigor sobre este asunto 1. -La muerte de Inmaculada Echevarría, ¿puede ser considerada eutanasia o no? ¿Por qué? 2. ¿Cree que este caso servirá para abrir un debate acerca de la eutanasia en España? ¿Es conveniente dicho debate? fíciles y susceptibles de un tratamiento fundamentalmente emotivo. No es una cuestión a dilucidar sólo ni principalmente en la calle ni en los medios de comunicación. Si se hace así, nuestra sociedad podría correr el riesgo de condenar a morir a quiénes, en el fondo, no querían morir o no debían morir de esos modos. Manuel Gómez Sancho Director de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Doctor Negrín 1 y 2. -No estamos ante un caso de eutanasia, ni siquiera de la llamada eutanasia pasiva Era una enferma y como tal tenía derecho a rechazar un tratamiento con el que no estaba de acuerdo. Pudo rechazarlo en su momento y no lo hizo, pero quizá este era el momento para hacerlo. Nadie puede ser obligado a someterse a recibir un tratamiento, salvo algunas excepciones y ninguna es el caso que nos ocupa. Sólo ha ejercido un derecho que le corresponde como paciente. J. B. MADRID. ¿Eutanasia, suicidio inducido, limitación legítima del esfuerzo terapéutico? La muerte de Inmaculada Echevarría, muy diferente a la del gran icono de los defensores de la eutanasia, Ramón Sampedro, ha reabierto el debate sobre la posible legalización de la buena muerte en España. Diversos expertos en bioética, moral y cuidados paliativos reflexionan sobre esta cuestión en ABC. de la nueva Ley de Autonomía del Paciente, todo paciente o usuario tiene derecho a negarse al tratamiento La conexión a un respirador artificial es un tratamiento médico. Luego, al igual que un paciente hospitalizado puede rechazar en cualquier momento la ingestión del medicamento mediante una decisión racional, quien mantiene sus constantes vitales mediante aparatos técnicos puede igualmente oponerse a la conexión. Sobre esto no creo que pueda haber duda alguna. 2. -Este caso servirá para abrir un debate público sobre la regulación de la eutanasia en España en mejores condiciones en las que nos encontramos cuando ocurrió la muerte de Ramón Sampedro, entre otras razones porque la sensibilidad pública ha aumentado y la recepción del problema es muy superior. En todo caso, se trata exclusivamente de saber si el derecho a rechazar el tratamiento se lleva o no a sus últimas consecuencias en el sentido de considerar lícito, por justificado, cooperar activamente en la muerte de un sujeto que se encuentra en un contexto eutanásico cuando existe el convencimiento (por parte del paciente y el médico) de que no hay otro medio alternativo y se produce un deterioro de la salud que conduce a situaciones inhumanas, degradantes o de dolor insoportable. En estas circunstancias la Ley penal debe de permanecer al margen, no puede considerarse delito y tiene que apreciarse un comportamiento lícito. La necesidad de regular unos controles al estilo de Bélgica y Holanda parece, en todo caso, ineludible. Natalia López Moratalla Doctora en Ciencias Biológicas y Catedrática de Bioquímica 1. -Tal como se ha llevado el caso hay que decir que sí. Más aún, que es de nuevo una campaña orquestada para preparar la legalización del suicidio asistido, con los típicos ingredientes: una persona que tiene una enfermedad grave e incurable, que vive una vida dura y limitada, y que le incitan a pedir la muerte convirtiéndola en propaganda pro- eutanasia. A su alrededor, la Asociación Derecho a Morir Dignamente hace el montaje mediático, buscando la confusión con el derecho de autonomía del paciente y sin respetar su intimidad. Pienso que es imprescindible saber por qué se le ofreció a Inmaculada Echevarría el respirador, por qué motivos lo aceptó y si el suyo fue un consentimiento informado. La autonomía del paciente es para aceptar, o no, un medio que no cura pero alarga la vida. No existe ni moral ni legalmente (al menos por ahora) autonomía para decidir suicidarse con asistencia médica (que la desconecten el respirador) porque la vida se le hace, y es, dura. 2. -Es necesario. Pero otra cuestión distinta es si somos o no capaces de debatir racionalmente. La Ley de Autonomía del paciente debería ser ocasión de apelar al buen juicio del ejercicio de la medicina que impida usar tratamientos inútiles. Que permita poner los medios para que se realice siempre un consentimiento informado verdadero y preciso que guíe la decisión del paciente de poner o no medios que sólo alargan la vida. Xavier Gómez- Batiste Presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos 1. -Es una situación en la que ha habido sufrimiento por parte de la enferma y de un equipo competente, en parte debida al impacto mediático, y deberíamos promover respeto por ambos. No es eutanasia ni clínica, ni ética, ni jurídicamente. Se trata de una decisión individual legítima de limitación del esfuerzo terapéutico, en una paciente bien atendida por un equipo competente, la intervención de un comité de ética, y consulta legal. Este caso tiene características que lo hacen más impactante, por el hecho de que la relación entre el abandono de tratamiento y la muerte es inmediata (y mediática) comparada con un enfermo que decide abandonar la hemodiálisis o no tratarse de una obstrucción intestinal. 2. -Este debate, como el de otras situaciones polémicas (Leganés, Ramón Sampedro, caso del suicidio asistido, etc... conlleva un debate social sobre los valores en el final de la vida, que no debe asustarnos si lo hacemos con respeto. Inmaculada Echevarría, en el Hospital San Rafael de Granada serve su vida son proporcionados o no al fin que se pretende. La respiración asistida es un medio que puede tener mucho más de desproporcionado que de proporcionado. En consecuencia, parece razonable pensar que hay menos dificultades éticas para retirar ese medio en esos casos, que para retirar otros. A la hora de la verdad, sólo quien conoce muy bien la situación médica del enfermo y su evolución pasada y previsible, está en condiciones de valorar el carácter del medio terapéutico, y, por tanto, si la actuación médica que lo retira, contando siempre con el paciente, es o no una eutanasia. EFE Miguel Bajo Catedrático de Derecho Penal. Universidad Autónoma de Madrid 1. -No contesto directamente a la pregunta porque es equívoca. Lo que afirmo es que la muerte de la señora Echevarría no es punible porque existe un derecho a rechazar el tratamiento. Según el artículo 2.4 Enrique Molina Profesor de Teología Moral de la Universidad de Navarra 1. -En términos generales, retirar a un paciente en estado terminal los medios terapéuticos que le mantienen con vida, no puede ser considerado eutanasia: no se causa o induce directa ni indirectamente su muerte. La dificultad está en si los medios que permiten que con- 2. -Me parece que el hecho de que se abra o no un debate en torno a la eutanasia en España por este caso, depende mucho del tratamiento informativo que se le dé. He visto en no pocas ocasiones que sin una argumentación médica ni ética solvente, se han presentado situaciones dolorosas como éstas a la opinión pública induciendo una opinión favorable a la eutanasia como tal desde motivos puramente emotivos. A veces se tiene la impresión de una campaña organizada a favor de la eutanasia o de otros temas di-