Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo JUEVES 15- -3- -2007 ABC Craig Venter pesca un tesoro genético en los océanos de todo el mundo Cataloga un primer alijo microbial con seis millones de nuevos genes y proteínas PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. No satisfecho con haber acelerado decisivamente la cartografía del genoma humano y con disfrutar tranquilamente de su condición de multimillonario de la biotecnología, el famoso científico estadounidense Craig Venter se ha embarcado- -nunca mejor dicho- -en la aventura de pescar la riqueza genética de los mares. Tras culminar un viaje alrededor del mundo a bordo de su yate privado, el heterodoxo investigador, con visos de reencarnarse en una especie de Hemingway de la genética, ha presentado esta semana un tesoro de nuevos genes y nuevas familias de proteínas como prueba fehaciente del increíble nivel de diversidad en la vida microbiana que representa un 90 por ciento de la biomasa oceánica. A partir de las muestras reunidas a bordo del Sorcerer II en su travesía de dos años, Venter y sus colaboradores han conseguido detectar más de seis millones de nuevos genes y proteínas de microbios marinos con las funciones más sorprendentes. Desde genes que permiten aprovechar la energía solar en formas novedosas a otros que ayudan a usar el nitrógeno, pasando por los que otorgan protección contra los rayos ultravioletas. Para explicar su nueva aventura científica, Craig Venter ha destacado la necesidad de empezar a ver el mundo que nos rodea desde el punto de vista de los genes Una aproximación que él mismo ha bautizado como metagenómica con potenciales beneficios para cuestiones prácticas en medicina o ecología. En opinión de este vehemente investigador, en lugar de estar al final de las posibilidades de descubrimiento, realmente no estamos más que en sus fases iniciales Venter, que ahora dirige el centro de investigación que lleva su nombre y que sigue navegando para su llamada Expedición Global de Muestreo Oceánico, conforme al decimonónico ejemplo de Charles Darwin, ha querido conjurar las sospechas de interés crematístico y de patentes restrictivas que, en el pasado, ha inspirado su trabajo afirmando que esta vez su objetivo, además de divertirnos, es inspirar al público con la idea de que la ciencia puede resultar apasionante a todos los niveles Venter Se ha comprometido a dejar en la playa del dominio público sus descubrimientos en este empeño por catalogar la base genética del planeta Tierra. En esta aventura, Craig Venter cuenta con una generosa subvención oficial del Departamento de Energía de EE. UU. ante la posibilidad de utilizar microbios marinos tanto para procesos de producción de energía o limpieza de polución. De hecho, estos trabajos han detectado cerca de 800 genes nuevos para proteínas sensibles a la luz, lo que sugiere la existencia de un amplio número de bacterias que convierten la luz solar en otros tipos de energía sin recurrir a conocidos procesos de fotosíntesis. Con todo, la entrada de Venter en el terreno de la oceanografía no ha dejado de crear su correspondiente dosis de polémica. A juicio de algunos especialistas, en estos trabajos no se está recolectando suficiente información adicional, como temperatura de agua o salinidad. Algunos críticos también reprochan la utilización de un barco de vela y no de un verdadero barco científico. Aunque el famoso investigador, veterano de la Navy en Vietnam, no ha dudado en reconocer a sus 60 años la importancia de combinar placer y trabajo. Trabajo y placer Un científico recoge muestras de agua en el mar de los Sargazos ABC Metagenómica Más de un millón de genes en el mar de los Sargazos Con su yate, el Sorcerer II transformado en balandro científico, Craig Venter ha reunido muestras de 200 litros de agua marina a intervalos de 370 kilómetros. Tradicionalmente, la investigación de microbios pasa por reproducirlos en laboratorios. Pero estos cultivos suelen ser imposibles con más de un 99 por ciento de estos microorganismos. Las técnicas de Venter se concentran en extraer la mayor cantidad posible de ADN de estas criaturas, sin pasar por la fase de cultivo, y proceder a su posterior análisis con ayuda de supercomputadoras. A partir de una sola muestra de agua extraída en el mar de los Sargazos, en las islas Bermudas y con fama de pobreza biológica, el equipo de Venter ha detectado al menos 1.800 nuevas especies de microbios y más de un millón de genes. Resultados hiperbólicos a juicio de algunos especialistas, pero que revelan la existencia de enormes lagunas de conocimiento sobre el extenso catálogo de variedad microbiológica en los fondos oceánicos. En términos comparativos, la muestra obtenida en los Sargazos excedería el número total de genes de todas las especies catalogadas hasta ahora en bases de datos públicas. Más información sobre la investigación: http: www. venterinstitute. org