Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15- -3- -2007 Abbás y Haniye acuerdan un gobierno palestino que se votará el sábado 35 Segunda gran rebelión La renovación del programa Tridente fue aprobada por 409 diputados y rechazada por 191, entre ellos 89 laboristas. Una moción para retrasar la decisión, impulsada por los críticos, fue rechazada por 413 votos y apoyada por 167, entre ellos los de 95 laboristas. Es la segunda mayor rebelión laborista desde la votación de la intervención en Irak. En 2003 fue de 139 laboristas. El ascenso de Bayrou resucita las disputas entre los elefantes del PS Fabius y Strauss- Khan, enfrentados por la estrategia para frenar al candidato centrista s Ségolène opta por la crítica dura y denuncia su impostura JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La campaña presidencial en Francia está abriendo en canal, con riesgos de implosión, a todas las grandes familias políticas. La tentación centrista divide a los elefantes del PS. La extrema derecha se pregunta si votar centrista no sería la mejor manera de combatir al candidato conservador. Los conservadores deben conquistar al mismo tiempo el voto de extrema derecha y el voto centrista. En el PS, Laurent Fabius pide a Ségolène Royal que defienda una línea socialista tradicional. Y ella saca las garras verbales contra François Bayrou, centrista: Su programa es una impostura inmovilista, pura demagogia Sin embargo, Dominique Strauss- Khan defiende otra línea socialista, socialdemócrata, apoyando una alianza inconfesable con Bayrou para combatir juntos (socialistas y centristas) al candidato conservador. François Bayrou apuesta por la implosión del PS apoyando la disidencia socialdemócrata de StraussKhan: Habrá socialistas en la futura mayoría gubernamental si soy elegido. Hay socialistas que están hartos del PS. Deben terminar por emanciparse Bayrou y Ségolène están empatados en intenciones de voto, en la primera vuelta (22 de abril) Pero Ségolène se cotiza como perdedora segura contra Sarkozy, en la segunda (6 mayo) mientras que Bayrou se apunta como posible ganador. El centrista ya preside un partido dividido, la Unión por la Democracia Francesa (UDF) entre partidarios y adversarios de su presidente. Las divisiones del PS lo instalan en el ataque de nervios permanente. A la derecha, Jean Marie Le Pen ya tiene las 500 firmas para ser candidato. Pero no despega más allá del 12 o 13 por ciento de intención de voto. Nicolás Sarkozy se perfila como vencedor de la primera vuelta, con un 28 por ciento de la intención de voto. Pero ha perdido puntos y aparece como derrotado en la segunda. Ante la escalada de incertidumbres, la extrema detidarios, entre quienes crece la tentación de votar a favor de Bayrou, desde la primera vuelta, por esta razón: Sarkozy es nuestro primer adversario. Él ha legalizado las asociaciones musulmanas. Él ha trampeado con la inmigración Consciente de los riesgos, Sarkozy juega a varias bandas. Hacia los electores más conservadores avanza ideas como un Ministerio de Inmigración e Identidad Nacional. Hacia los electores centristas avanza ideas de reformas. Bayrou solo cuenta con un 11 por ciento de electores que están seguros de votarle. Pero un 62 por ciento de electores afirman coquetear con la idea de votarle. Sarkozy tiene un 18 por ciento de electores fijos, y un 59 consideran posible votarle definitivamente. Ségolène tiene un 14 de electores fijos y un 54 de electores potenciales. La volatilidad palmaria de tales relaciones de fuerza parece potencialmente favorable a Bayrou. Él encarna un conservadurismo moderado más o menos inmovilista. Ségolène no inspira confianza ni siquiera en su campo. Sarkozy encarna un conservadurismo reformista pero duro. Y Francia parece tener miedo a cambios más o menos bruscos. decisión gubernamental fue rechazada por 413 diputados y apoyada por 167, entre ellos 96 laboristas. En la segunda, sobre el proyecto del Gobierno, tuvo el respaldo de 409 votos y el rechazo de 161, 89 de ellos laboristas. Las cifras no incluyen a los laboristas que no votaron para no tener que hacerlo contra su Gobierno. El plan tiene un presupuesto de unos 30.000 millones de euros a lo largo de treinta años, lo que supondrá dedicar cada año un 3 por ciento del presupuesto de Defensa. Además, contempla participar en el programa que está llevando EE. UU. para alargar la vida de los misiles Tridente otros treinta años, y la construcción de una nueva generación de submarinos en el Reino Unido. Los misiles Tridente miden 13 metros de largo, tienen un alcance máximo de 7.400 kilómetros y cuentan con un coste de 25 millones de euros cada uno. En la discusión se añadió también la situación preelectoral de Escocia, donde habrá comicios regionales el 3 de mayo. El Partido Nacional Escocés (SNP) ha hecho bandera de la oposición al Tridente, ya que los submarinos tienen su base en el norte de la isla. Pérdida de autoridad Le Pen consigue al fin las 500 firmas para poder presentarse, pero no logra pasar del 13 por ciento en la intención de voto Ségolène Royal recha y la Unión por un Movimiento Popular (UMP) oscilan entre varias tentaciones. Con 79 años, Le Pen está perdiendo autoridad sobre sus par- ABC. es Más información sobre la campaña electoral francesa en abc. es internacional