Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M SÓLO GOMA 2 ECO DESDE LAS PRIMERAS HORAS JUEVES 15 s 3 s 2007 ABC El jefe de los Tedax asegura que nunca se habló de Tytadine El comisario Sánchez Manzano dijo que el Ministerio del Interior estuvo informado al minuto de las investigaciones y que el día 11 ya se sabía que había Goma 2 ECO D. MARTÍNEZ P. MUÑOZ MADRID. Juan Jesús Sánchez Manzano, jefe de los Tedax cuando se produjeron los atentados del 11- M, afirmó ayer ante el tribunal que juzga la matanza que en ningún momento oyó decir en su unidad en las horas posteriores a las explosiones que la dinamita utilizada fuera Tytadine. La revelación tiene gran importancia debido a que en este tipo de dinamita se basó el Ministerio del Interior para atribuir a ETA la autoría de la matanza en esa fase inicial. Además, el mando policial agregó que el resto de cartucho de dinamita hallado en la furgoneta Kangoo les llevó a la conclusión preliminar de que era Goma 2 Eco. Más aún, el resto recuperado se cotejó con una muestra de este tipo de dinamita que había en la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y se determinó que se trataba del mismo tipo de sustancia. Y, por último, añadió que en la tarde del 11 de marzo de 2004 dos empleados de Unión Española de Explosivos que acudieron a las dependencias del Tedax afirmaron que tanto los siete detonadores recuperados en la furgoneta como el explosivo habían sido fabricados por ellos. La sesión de ayer se convirtió en una clase magistral sobre dinamitas, en la que incluso se llegó a exigir a los testigos precisiones sobre colores y olores. Sánchez Manzano afirmó que el Ministerio del Interior estuvo informado al minuto de los avances que se iban produciendo en la investigación y dijo con voz firme que nunca recibió presiones políticas. El ex jefe de los Tedax fue sometido a un interrogatorio que duró cuatro horas e incluso se le preguntó por qué no se le había hecho una radiografía a una de las bombas encontradas en El Pozo. El comisario espetó: Cuando uno está delante de una bolsa así piensa en muchas cosas, pero no en una radiografía A continuación se resumen las respuestas del jefe policial a los apartados más polémicos. El Pozo, el comisario precisó que la forma de trabajar sobre ellos fue responsabilidad única y exclusiva del tedax encargado de este trabajo, tal como recogen los protocolos de actuación de la unidad. las tres de la tarde del 11 de marzo de 2004, el vehículo llegó a las dependencias de Canillas. De ello fue informado por agentes de Policía Científica, que le advirtieron de la recuperación de siete detonadores y un resto de cartucho de dinamita. El material fue trasladado a los laboratorios del Tedax y allí vieron que la sustancia explosiva podría tratarse de Goma 2- Eco al cotejarla con la disponible en la Unidad. Concretamente, dijo que en presencia del por entonces comisario general de Información, la jefe del laboratorio fue a buscar el cartucho que luego se comparó con el de la furgoneta. Manzano afirmó que ningún miembro de su unidad manipuló el vehículo ni Desactivaciones de dos artefactos. Encontrados en Atocha y Furgoneta y Goma- 2 ECO. Sobre El ex jefe de los Tedax Sánchez Manzano comparece ante el Tribunal lo llenó de cosas Y matizó: Por tanto, yo no informé nunca de nada, tampoco de la presencia de Tytadine y subrayó que en ningún momento nadie le comunicó o informó de que pudiera haberse empleado ese explosivo. so aportaron un dato crucial para la investigación: los detonadores sólo se distribuían en Asturias, León, Palencia y Cataluña. Es el día 15 cuando los Tedax determinan de dónde procede exactamente la dinamita: Mina Conchita. Sánchez Manzano reveló que de la visita de los operarios de Unión Española de Explosivos no se levantó ningún acta de declaración. Mochila de Vallecas. El comisa- Visita de UEE. El comisario su- brayó que, al ver que algunos de los detonadores llevaban la indicación de Unión Española de Explosivos (UEE) se pusieron en contacto con esta empresa y dos operarios se trasladaron- -sobre las cinco de la tarde del 11 de marzo- -a la unidad de los Tedax. Ambos confirmaron que el material procedía de sus instalaciones e inclu- rio, tras decir que la bolsa contenía un artefacto sin detonar y que fue encontrada en la estación de El Pozo, señaló que ignoraba todo lo que pasó con la bolsa y desconozco la secuencia temporal Afirma que es imposible que en su unidad se pudieran contaminar las muestras de explosivos Sin contaminación. Destacó además que es imposible que las muestras de explosivo procedentes de los escenarios y focos de las explosiones hayan quedado contaminadas durante su custodia en la Unidad, como insinuaron algunos me- Jesús Zarzalejos Profesor de Derecho Procesal de la Complutense A POR LA DUDA RAZONABLE os interrogatorios a Juan Jesús Sánchez Manzano, responsable de los Tedax en la investigación del 11- M, fueron un anticipo de lo que se avecina para cuando llegue el turno de las pruebas periciales sobre explosivos, tanto las que se hicieron en el sumario, como las ordenadas L por la Sala que juzga el caso. Los acusadores y los defensores centraron sus interrogatorios en los procedimientos empleados por los Tedax y en los resultados de sus informes. Poco aportó Sánchez Manzano sobre esto último, porque, alegando no ser técnico, se remitió constantemente a los peritos de su antiguo departamento que habrán de declarar más adelante. Remisión que hizo incluso cuando se le preguntó por el contenido de informes a los que había dado su visto bueno. Respecto a los procedimientos de actuación operativa de sus subordinados, el ex comisario jefe de los Tedax apeló a los protocolos aprobados en el Ministerio del Interior y, sobre todo, a las de- cisiones que, con plena autonomía, tomaban los agentes que actuaban en el terreno. Podrán ser másomenos convincentes las explicaciones de por qué no se hicieron in situ fotografías de las bolsas detonadas por los especialistas en explosivos, pero sobre esta cuestión el testigo sí se pronunció más concretamente. En todo caso, las directrices de las defensas apuntan claramente a la creación de dudas sobre determinadas fuentes de prueba, como la Renault Kangoo o la mochila bolsa desactivada en Puente de Vallecas. A esta estrategia obedecieron las reiteradas preguntas sobre la localización (o deslocalización) de los objetos analizados, los procedimientos de custodia de los mismos, los protocolos aplicados para su inventario y la ruta que siguieron de un departamento policial a otro. Quedan jornadas suficientes para precisar más y mejor ese tránsito de restos entre la Comisaría de Tedax y la Comisaría de Policía Científica. Hay incertidumbres que pueden ser inocuas para resolver el caso, pero también pueden crearse dudas razonables con consecuencias en la imputación objetiva de los hechos. Esto es lo que están haciendo las defensas: cultivar dudas. Pero aún falta que al término del juicio no sea posible disiparlasconotraspruebasycon otras explicaciones verosímiles.