Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Hacia un nuevo proceso s ETA y las elecciones JUEVES 15 s 3 s 2007 ABC Bermejo se compromete a estar vigilante ante las listas batasunas Astarloa (PP) le recuerda su inactividad frente al PCTV y la propia Batasuna NIEVES COLLI MADRID. El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, se guardó el tono agresivo de sus anteriores comparecencias parlamentarias en el Pleno del Congreso y llegó a la Comisión de Justicia con la mano tendida. Habló de su voluntad de culminar el trabajo llevado a cabo por su antecesor en el cargo y de hacerlo apostando por el diálogo como herramienta indispensable por el diálogo con todos y para todos Pero las amistosas palabras del ex fiscal no convencieron al principal partido de la oposición, y su portavoz en materia de Justicia, Ignacio Astarloa, no se creyó la piel de cordero con la que se vistió ayer el lobo En una durísima intervención, Astarloa volvió a recordar a Fernández Bermejo que la rectificación radical de su actual deriva es condición sine qua non para obtener el apoyo del PP Se refería el portavoz popular al primer pacto alcanzado por el ministro a cuenta de la incorporación en el proyecto de reforma de la Ley del Tribunal Constitucional de una enmienda que- -de entrar en vigor a tiempo esta norma- -ampliará el mandato de Maria Emilia Casas al frente del TC hasta que cese como magistrada (en diciembre de 2007) El PP se quedó fuera de ese pacto pese a que, según recordó Astarloa, había un preacuerdo cerrado con el PSOE. Pero recibo una llamada de Diego López Garrido- -relató ayer el portavoz popular- -que me dice que ha despachado con el ministro y que van al pacto con otros grupos, no con el PP. Mensaje recibido O modifica esa deriva o no contará con el apoyo de aquellos a los que ha dejado al margen En su discurso inicial, Fernández Bermejo dividió en tres bloques su programa de trabajo: garantizar la independencia del Poder Judicial, algo que se comprometió a llevar a cabo mediante la renovación del Consejo General del Poder Judicial, órgano al que volvió a acusar de falta de legitimidad democrática; garantizar el respeto y reconocimiento de la autonomía del Ministerio Fiscal mediante el impulso de la reforma de su Estatuto orgánico, algo imprescindible para que, en un futuro, asuma la instrucción (ahora en mano de los jueces) y, finalmente, garantizar el servicio público de la justicia, para lo que se comprometió a implantar la oficina judicial (el proyecto acumula un considerable retraso) y a incrementar la planta judicial. Sabedor de la importancia de los secretarios judiciales, verdaderos gestores de la nueva oficina judicial y muy críticos con su antecesor, Bermejo les lanzó un guiño al asegurar, en respuesta a la diputada de ERC, que se mantendrán como cuerpo nacional y que no habrá posibilidad de negociar su división en cuerpos autonómicos, algo que sí puede ocurrir con otros funcionarios. El ministro reiteró que ha dado instrucciones a la Abogacía del Estado para que extreme la vigilancia con el fin de evitar que formaciones herederas o sucedáneas de la ilegal Batasuna se presenten a las El ministro Bermejo conversa con el dirigente del PP Ignacio Astarloa ERNESTO AGUDO Señor Astarloa, yo le quiero Según la Real Academia, ironía es aquella figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice Si eso es así, irónicas fueron algunas de las cosas que se oyeron ayer en la Comisión de Justicia. Hacía uso el ministro de Justicia de su turno de réplica y contestaba a la durísima intervención del portavoz del PP: Mi trayectoria no es como se cuenta. Si preguntamos a mi madre, daría una visión idílica de mí; y si le preguntamos a Astarloa, no lo sería. Pero, señor Astarloa, yo le quiero y eso no lo va a impedir. ¿Qué voy a hacer si no le gusto? La respuesta no se hizo esperar: A parte de las castizas cosas que nos ha contestado, no ha querido usted entrar en el fondo de los graves asuntos que yo le planteaba. Lo nuestro no tiene ningún futuro. No le quiero mal pero, desengáñese, no es usted el más adecuado en este momento. Y la culpa no es suya, es de Zapatero municipales y negó haber venido a negociar con ETA uno de los reproches de Astarloa, quien le recordó su inactividad frente al PCTV o la propia Batasuna. El ministro se refirió a la necesidad de sacar adelante la reforma de la LOPJ, incluidos los polémicos consejos autonómicos y los jueces de proximidad así como a promover el uso de las lenguar autonómicas, algo para lo que contará con el apoyo de todos los grupos menos el PP. CiU condicionó su respaldo al desarrollo de aquellos aspectos que permitan la plena aplicación del Estatuto. El CGPJ rechaza la propuesta de los progresistas de censurar la manifestación del PP en Madrid N. C. MADRID. Las previsiones auguraban un Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) subido de tono, pero no fue así. Los dos asuntos que podían haber provocado el enfrentamiento entre los vocales de la mayoría conservadora y los de la minoría progresista se despacharon en apenas cinco minutos: la propuesta de estos últimos de aprobar una declaración institucional para censurar la manifestación celebrada el pasado sábado en Madrid ni siquiera fue objeto de debate y, simplemente, se rechazó por por 10 votos a 8. Los vocales del grupo progresista pretendían que, igual que ocurrió con la manifestación convocada en Bilbao por el Gobierno vasco para exigir el archivo de la causa contra el lendakari Juan José Ibarretxe, se reclamara el cese inmediato de cualesquiera campañas, manifestaciones o declaraciones que pretendan hostigar y deslegitimar a los jueces y magistrados controvertidos era la explicación sobre los criterios utilizados por el CGPJ para ordenar en el escalafón a los magistrados que ingresan en el Tribunal Supremo. La minoría progresista ha sembrado la duda sobre supuestas manipulaciones del escalafón, irregularidades que habrían tenido consecuencias en la composición de la Sala del 61 Este tribunal, llamado a resolver sobre Batasuna y competente para aplicar la Ley de Partidos, hasta ahora ha adoptado por unanimidad todas sus decisiones. El secretario general del CGPJ elevó ayer al Pleno un informe al respecto del que dio cuenta el presidente, Francisco Hernando, sin que tampoco en esta ocasión ningún vocal pidiera la palabra y se abriera un debate. En dicho informe se explica que en 2005, con ocasión de la designación para la Sala Civil de cuatro magistrados (dos de procedencia judicial y dos juristas) se retrasó el decreto de nombramiento de los dos de ascendencia judicial por expresa petición de ambos, que alegaron motivos profesionales. Esta decisión, que no fue recurrida por ninguno de los afectados, provocó que aparecieran en el escalafón como más modernos que los dos juristas y, en consecuencia, uno de ellos entró en la Sala del 61 en lugar de uno de los juristas. Forman la Sala del 61 dieciséis magistrados: el presidente del TS, los cinco presidentes de Sala y los magistrados más antiguo y más moderno de cada una de ellas, que van rotando. Sin embargo, su propuesta chocó tanto con el grupo conservador como con el vocal de consenso Agustín Azparren (fue nombrado con el acuerdo del PP y del PSOE) Fuentes del CGPJ explicaron que no se trata de manifestaciones comparables, pues la de Bilbao se convocó con el objeto de exigir que se levantara la imputación de Ibarretxe mientras que la de Madrid fue expresión del desacuerdo con la política antiterrorista del Gobierno. El segundo de los asuntos No es comparable