Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14- -3- -2007 Richard Gere habló ayer del Tíbet ante el comité de Asuntos Exteriores del Capitolio 105 La copla es cada vez más abierta, ya ha abandonado los estereotipos Clara Montes realiza en Desgarrada versiones de Tatuaje o Yo te diré JULIO BRAVO MADRID. Desgarrada -el título de su nuevo disco- -es un adjetivo que le cuadra poco a Clara Montes, una mujer serena y apacible. Pero todo tiene su explicación. Todo nace de una crisis personal. Yo me encontraba como cuento en la canción que abre el disco: desgarrada el alma y la piel de ver tanto lamento acababa de empezar una gira, en la que me acompañaban sólo un piano y un chelo. En ella hacía versiones de canciones que siempre me había apetecido cantar; también escribía temas nuevos. Grabé incluso un vinilo con un par de canciones, y la compañía de discos se enamoró del proyecto. Y así nació Desgarrada La gira y el disco le han servido, confiesa, de terapia, y ahora se encuentra mucho más calmada y apacible. Éste ha sido un trabajo que ha surgido, dice, de manera muy natural; es una mirada hacia adentro, un trabajo mucho más intimista y personal que mi anterior disco, Uniendo puertos en el que yo hacía un viaje musical por el Mediterráneo Desgarrada incluye, además de varias canciones propias, versiones de piezas como Tatuaje El día que nací yo Yo te diré o Procuro olvidarte Son canciones que me han emocionado brutalmente, que están algunas vinculadas a mis recuerdos, pero que no había cantado en público Artista difícilmente clasificable, a Clara Montes se le ha vinculado a menudo con la copla. No tengo un estilo, yo hago las canciones a mi manera, con una voz andaluza, porque la primera vez que me subí a un escenario fue en un cuadro flamenco, y esa ha sido mi formación. Pero siempre me ha dado reparo cantar copla Cree la artista que desde Carlos Cano la copla se ha abierto. Ya no se asocia a determinados estereotipos, y eso se lo debemos a él Tampoco cree en la fusión. Yo hago música, y trabajo con personas de distintos estilos. No me planteo nada más EN SU PUNTO Beatriz Cortázar MARGEN DE LAS PELEAS DE SUS MUJERES ual guión de comedia, de nuevo se repite el complicado triángulo amoroso que enfrenta a dos mujeres por un mismo hombre. En la ficción todo queda muy bien, en la vida real, hay veces que alcanza momentos esperpénticos. Algo de todo esto es lo que están viviendo, en un nuevo asalto de una batalla que promete más enfrentamientos, la que fuera pareja de Jesulín de Ubrique hace ya algunos años, Belén Esteban, y su actual mujer María José Campanario. La llegada al mundo del pequeño Jesús Alejandro Janeiro ha hecho que cambien algunas cosas en la manera de hacer del torero. Bueno, el bebé y el asesoramiento de su apoderado José Luis Segura que desde hace siete años (ocho temporadas) es quien dirige los pasos de un Jesulín que cambió radicalmente y dejó las gamberradas y sus numerazos. Jesulín es hoy una figura muy respetada. Hace años era un chiquillo y hacía todo lo que le decían. Dio un giro a su carrera, tiene los mejores elogios de otros maestros y encima es ahora cuando más dinero gana comenta orgulloso Segura. Por eso, para ellos no deja de ser más que un problema que en el año de su retirada de los ruedos- en Valencia se lo querían comer -la Campanario y la Esteban se dispongan a encontrarse en los juzgados. María José avisa que piensa demandar a Belén por las cosas que dijo en Telecinco, como que la amenazó con quitarle a su hija Andrea. Belén se defiende y no se asusta. El pulso está echado. Hemos rechazado una oferta millonaria por el nacimiento y ahora esto añade el mentor. Aunque está en contra de lo que hace y dice Belén Esteban, es de la opinión que lo mejor sería no hacer nada. El público que acude a la plaza también se ha dado cuenta. A Jesulín ya no le gritan arriba la Esteban sino todo lo contrario aclara. JESULÍN, AL C Clara Montes, en una imagen promocional ABC El príncipe Guillermo y Kate, un día en las carreras LONDRES. Mientras todos los ingleses esperan el anuncio oficial del compromiso entre el príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, que podría producirse esta primavera, cada vez es más frecuente ver en público a la pareja. La última vez, ayer mismo, en Cheltenham (oeste de Inglaterra) donde el hijo mayor del Príncipe de Gales y su novia asistieron al primer día de carreras del Festival Anual de Cheltenham. Vestidos de manera informal, Guillermo y Kate disfrutaron de una jornada hípica, deporte al que son aficionados todos los miembros de la Familia Real británica. Si las especulaciones que circulan en torno a la pareja son ciertas, tras cinco años de noviazgo, el príncipe Guillermo, de 24 años y segundo en la línea de sucesión a la Corona, y Kate Middleton, de 23 años, se casarían en julio de 2008, curiosamente el mismo mes en que lo hicieron sus padres, Carlos y Diana, sólo que hace veintiséis años. Según la revista People los problemas de seguridad de la joven, que ya cuenta con dos escoltas, serían lo que ha motivado que se quiera celebrar la boda tan pronto. Kate Middleton y el príncipe Guillermo, ayer, en Cheltenham AFP