Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 TOROS www. abc. es toros MIÉRCOLES 14- -3- -2007 ABC Dos cornadas de 25 centímetros que disecan la femoral Fernando Cruz sufrió dos cornadas de pronóstico grave, una en la cara interna del tercio medio del muslo izquierdo, con dos trayectorias, una ascendente de 25 centímetros y otra descendente de la misma longitud, que interesa fibras del músculo abductor mayor y una sección del nervio safeno y disecciona el paquete vásculo- nervioso femoral; otra segunda cornada en la bolsa escrotal que eviscera ambos testículos Según el cirujano de la plaza de la calle de Játiva, Cristóbal Zaragoza, la cornada ha sido muy fuerte, mucho más de lo que parecía en un principio El torero madrileño, que fue trasladado posteriormente a la valenciana clínica Casa de la Salud, tiene por delante una larga convalecencia. El pitón taladra el muslo izquierdo de Fernando Cruz, herido de gravedad ALBERTO SÁIZ El martes y 13 hace carne en Cruz FERIA DE FALLAS Plaza de toros de Valencia. Martes, 13 de marzo de 2007. Quinta corrida. Más de seis mil personas. Toros de Los Chospes (Daniel Ruiz) serios y astifinos, algunos regordíos y grandes; blandearon y fueron manejables, salvo el 2 una prenda; destacaron el 1 y el sobrero de la Martelilla (5 Manuel Amador, de blanco y azabache. Media habilidosa. Aviso (saludó desde el tercio) En el que mató por Cruz, pinchazo hondo y media atravesada (silencio) En el cuarto, estocada y descabello. Aviso (saludos) Fernando Cruz, de azul pavo y oro, fue herido de gravedad. Ambel Posada, de rioja y oro. Pinchazo y estocada desprendida (silencio) En el quinto, estocada (oreja) En el sexto, bajonazo (ovación de despedida) ZABALA DE LA SERNA VALENCIA. Si de una película de Iñárritu se tratase, con su estilo de narración invertido, de la consecuencia a la causa, la escena de apertura de la película sería la de Ambel Posada paseando la oreja del buenísimo sobrero de Martelilla. El siguiente plano, la historia paralela, se desarrolla en la enfermería, donde Fernando Cruz duerme bajo anestesia general, con todo el paquete testicular fuera de la bolsa escrotal y una cornada que desgarra el muslo iz- quierdo. El guión hace entonces un flash- back y aparece el propio Cruz aún indemne, con el capote en las manos, contrariado porque el toro de Los Chospes que ha sorteado vuelve a los corrales por decisión presidencial: no apoya una mano, que dobla constantemente. El gafe del martes y 13 merodea como una pantera negra. Luciano Núñez, su apoderado, decide que no salga el sobrero de Martelilla y que se corra turno. Es el momento clave del filme, el segundo en el que cambia una vida para modificar otra. Compras un billete a última hora y embarcas en un avión que se estrella contra una montaña; en tierra se ha quedado otro pasajero, que conoce a tu mujer en el mismo aeropuerto y se casa con ella. El sobrero que se descarta para luego le trae la gloria a Posada, y el toro de Los Chospes sale frenándose en las telas, con un peligro sordo que no varía con los dos puyazos que le endilgan desde el caballo, avisa por dos veces con su daga derecha a Fernando Cruz, que sabe que está en Fallas, que no vale taparse, y apuesta ahora por el pitón izquierdo. Esta vez el toro no falla, se vence empujado por la inercia de la puñetera fecha, martes y 13, madera, madera, y hace carne en el muslo izquierdo; eleva al torero y en el aire, en pleno vuelo, vuelve a cazarlo con un zarpazo que revienta, como una mina antipersona, los testículos. Fernando cae en manos de las cuadrillas... La imagen salta y se ve la tablilla que anuncia el sobrero que correspondía a Cruz Ganaflecha de la ganadería de Martelilla, número 92, del 2 de 2002, 521 kilos) Ambel Posada se encaja la montera, lo para después, lo cuida en el caballo y lo templa con armonía en la muleta por ambas manos, muy torero pero sin romperse, como no creyéndose su suerte. En medio surge una tanda en redondos de categoría, que aunque Posada está muy nuevo posee un concepto clásico de vieja es- cuela. Toda la faena se desarrolla con bien, medida de pasiones. El cierre por bajo tiene sabor, por bajo. Necesita el triunfo porque se quedó parado desde su alternativa en San Fermín, y arranca a por él con la espada montada, con toda la rectitud del mundo. El volapié es superior y el espadazo, letal. Su vida acaba de cambiar. Los pañuelos flamean. Cae la tan ansiada oreja. Iñárritu movería la cámara y la toma de nuevo para captar a Posada en la vuelta al ruedo, pasando por delante de la enfermería donde están operando a Fernando Cruz. Posada se había estrellado con el inválido tercero, y con el grandullón y brutote y más quedo sexto- -sufrió también un volatín que pareció quebrarle- -no redondeó. De Manuel Amador siempre me ha dicho Joaquín Almero que es el torero de Albacete de más clase y arte. Y por la faena de destellos y desigualdades, por muletazos soberbios, sin duda el sabio Almero sabe de lo que habla, como siempre. Faltó, querido Joaquín, más regularidad, que a veces Amador pecó de desmayar el toreo y no gobernar la buena embestida. Volvió a saludar desde el tercio con el zambombo cuarto tras una faena de largo metraje. Ángel Teruel se impone a una deslucida novillada JAVIER LÓPEZ HERNANZ CASTELLÓN. El escaso juego de la novillada de Alcurrucén frustró las ilusiones de la terna. Pese a ello, Ángel Teruel se impuso con su buen concepto. Teruel estuvo por encima del mansurrón segundo. Todo lo hizo bien: se colocó en el sitio y templó con gusto y largura, pero quizá por la sosería del alcurrucén o por su propia frialdad el público no acabó de entrar en la faena. Exprimió al quinto, parado y falto de casta, que se decidió a embestir gracias a la perfecta colocación del madrileño, que causó una grata impresión en su debut en Castellón. Lástima que emborronara su labor con la espada. Alejandro Rodríguez estuvo a punto de recibir los tres avisos en su primero. Lo mismo le ocurrió en el cuarto, el mejor del sexteto. Palomo Linares, que no se centró con el tercero, se intentó quitar la espina en el último, al que se tiró a matar con mucha fe. LA MAGDALENA Plaza de toros de Castellón. Martes, 13 de marzo de 2007. Tercera de feria. Unas cinco mil personas. Novillos de Alcurrucén, descastados, salvo el 4 Alejandro Rodríguez, de blanco y plata. Tres pinchazos, estocada, cinco descabellos y se echa. Dos avisos (silencio) En el cuarto, estocada desprendida y catorce descabellos. Dos avisos (silencio) Ángel Teruel, de rosa y oro. Estocada corta caída (saludos) En el quinto, cuatro pinchazos y descabello. Aviso (silencio) Palomo Linares, de canela y plata. Dos pinchazos, estocada trasera y tres descabellos. Aviso (silencio) En el sexto, estocada (saludos)