Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 14 s 3 s 2007 ABC Diputados destituidos rompen el cerco y entran en el Congreso ecuatoriano El Tribunal Constitucional se exime de tomar parte en el conflicto entre el Tribunal Supremo Electoral y el Legislativo MARÍA TERESA ESCOBAR CORRESPONSAL QUITO. Ecuador continúa sumergido en la incertidumbre política. Decenas de manifestantes, que llevaban banderas del Movimiento Popular Democrático (MPD, radical e izquierdista) intentaron tomar el Congreso. Su objetivo era desalojar a 18 de los 57 diputados destituidos que lograron entrar en la Sala de Pleno a primera hora de la mañana. Los diputados rompieron el cerco policial que rodea al Congreso desde el jueves, pero en la refriega el legislador Hugo Romero, del Prian, el partido del ex candidato presidencial y magnate bananero Álvaro Noboa, sufrió un trauma lumbar. Se trata del segundo congresista que resulta herido en menos de una semana; el primero fue Oswaldo Flores, también del Prian, que fue atacado el jueves por una multitud que le fracturó un pie y estuvo a punto de lincharlo. Finalmente, y ante la presión de los manifestantes, los diputados destituidos abandonaron el Congreso y convocaron una reunión en el hotel Marriott de Quito, desde donde dijeron, en un comunicado, que presentarán demandas para recuperar sus escaños y que consideran que la democracia ha desaparecido. Ayer estaba prevista la primera sesión del Congreso desde el 8 de marzo, cuando el TSE anunció su decisión de destituir a la mayor parte de los diputados de la oposición. Pero el presidente del Parlamento, Jorge Cevallos, decidió suspender la sesión por falta de garantías y de quórum, porque los diputados de la minoría prefirieron no asistir para no exacerbar el actual clima de violencia. tó que la petición no estaba firmada por la mayoría de los legisladores y la devolvió a Cevallos, quien la había enviado. Cevallos, visiblemente afectado, aseguró que le guste o no acata la decisión del TC, lo que deja el conflicto nuevamente en el punto de partida y al Congreso temporalmente paralizado. Por su parte, el presidente Rafael Correa, que ha sido duramente criticado por la prensa nacional por haber tomado partido a favor de la decisión del TSE, responsabilizó a los diputados destituidos y a los partidos de la oposición de cualquier acto de violencia que se presente. Nosotros somos gente pacífica, cuidaremos el orden público, pero esta gente quiere crear el caos señaló. Correa negó que haya tomado partido y dijo en una entrevista por la radio que fue su asesor jurídico quien le indicó que la resolución del TSE de destituir a los parlamentarios era legal. El argumento del TSE es que la ley le permite destituir a cualquier funcionario público que interfiera en un proceso electoral y que los diputados, pertenecientes a cuatro partidos no alineados con la coalición de Correa, intentaban frenar la convocatoria de una consulta popular el 15 de abril sobre una asamblea constituyente. ABC. es Galería de imágenes de la crisis en Ecuador en: abc. es internacional Varios diputados destituidos se enfrentaron a las fuerzas de seguridad cuando intentaban acceder a la sede parlamentaria en Quito EFE Bush ofrece una reforma migratoria y Calderón le reclama inversiones MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. La demanda de una reforma migratoria, favorable a los intereses de los miles de mexicanos que residen en Estados Unidos, fue una constante frustración durante el sexenio de Vicente Fox. Ahora, cumplidos sus primeros cien días en la Presidencia de México, Felipe Calderón ha logrado arrancarle a George W. Bush el compromiso de hacer todo lo que pueda para una reforma migratoria integral según anunció el mandatario estadounidense al pisar tierras yucatecas, en la última escala de su gira iberoamericana. Calderón, quien dijo que puede ayudar más un kilómetro de carretera en Michoacán o Zacatecas que un kilómetro de muro (fronterizo) en Texas o en Arizona reiteró que el problema migratorio no podrá detenerse, ni mucho menos por decreto El presidente mexicano recordaba que soy originario de Michoacán, Estado que ha sufrido la migración y el dolor de las familias, de pueblos que se dividen. Queremos empleo para los mexicanos; es la solución que nos conviene a todos Así, insistió en la importancia de que no sea la mano de obra la que se vaya, sino que sea la inversión la que venga a México. Bush prometió que vamos a hacer buenos avances en este tema. Mi promesa es que trabajaré todo lo que pueda para una reforma migratoria integral la cual, de paso, pueda facilitar la transición al pleno libre comercio. Respecto a otro de los principales problemas comunes, el crimen organizado, Calderón recordó que su Gobierno hace la parte que le corresponde: recupera las calles y las plazas pú- Las protestas se multiplican Y mientras en la calle se multiplicaban las manifestaciones organizadas por los partidos que apoyan al presidente socialista Rafael Correa, el Tribunal Constitucional (TC) que fue llamado por el presidente del Congreso, Jorge Cevallos, para que sirviera de árbitro en la disputa que enfrenta al Legislativo con el Tribunal Supremo Electoral (TSE) se eximió de tomar parte. El TC, cuyo edificio fue rodeado por la Policía antimotines y por manifestantes a favor de que se mantenga la destitución de los diputados, argumen- Control del consumo blicas de las garras de la delincuencia y de las drogas. Hemos acreditado con hechos nuestro firme compromiso en la batalla contra quienes quieren envenenar el cuerpo y el alma de nuestros jóvenes. (Pero) necesitamos la colaboración y la activa participación de nuestro vecino, a sabiendas de que mientras no se reduzca la demanda de drogas en su territorio, será muy difícil reducir el suministro en el nuestro Los primeros pasos de Calderón en el poder consistieron en la movilización militar en ocho Estados para frenar (de momento, con escaso éxito) la escalada de la violencia asociada al narcotráfico. Entre las propuestas de Calderón figura la necesidad de establecer compromisos para detener el trasiego de armas del norte del Río Grande.