Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 14 s 3 s 2007 ABC Ségolène critica el El Supremo francés anula el poco apoyo de su primer matrimonio gay del país partido y pregunta Stéphane y Bertrand si no confían en ella contrajeron matrimonio civil en 2004. Ayer el Un ex ministro cercano a Jospin se suma al coro de críticas y no votará a Royal JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Maniobras de campaña. Mientras François Bayrou, centrista, recibe el respaldo indirecto de Daniel Cohn- Bendit, euroecologista emblemático, Ségolène Royal, socialista, critica severamente el poco apoyo que recibe de los elefantes de su propio partido. A la derecha, Le Pen se agita en los extremos solitarios, mientras que Jean- Louis Borloo, ministro de Trabajo, intenta negociar su apoyo de centroreformista a un Sarkozy en primera línea de combate. yo indirecto de Daniel CohnBendit, eurodiputado ecologista, una figura emblemática en Francia y Alemania. A juicio de Cohn- Bendit, los socialistas y los ecologistas franceses debieran prepararse a gobernar con un presidente centrista como Bayrou. Se trata de una posición minoritaria pero significativa. A la derecha, Sarkozy continúa dominando toda la escena. En el extremo gesticulante, Jean- Marie Le Pen no consigue despegar. Sus bravatas, amenazas, denuncias, acusaciones y groserías verbales no consiguen la movilización esperada. Todos los sondeos cotizan al líder de la extrema derecha como cuarto candidato, muy atrás de Bayrou o Ségolène. En el centro del centro no ocupado por Bayrou, Jean- Louis Borloo, ministro de Trabajo, se ha ganado una cierta reputación de reformista social... y aspira a negociar con Sarkozy su apoyo final al candidato conservador. Borloo no es una personalidad ultrapopular ni emblemática, pero tiene un cierto carisma. Y todos los apoyos serán pocos en la recta final de la campaña, cuando Sarkozy dimita como ministro del Interior dentro de unos días. Tribunal Supremo dictaminó que sólo se autoriza el matrimonio entre un hombre y una mujer, mientras no se adopte una nueva ley ¿Dudan de mi capacidad? Ségolène ha declarado a M 6 (cadena de tv privada) Los dirigentes socialistas no han hecho frente común conmigo. De ahí mi retroceso en los sondeos. La gente pudiera preguntarse que si no me apoyan es porque dudan de mi capacidad Con esa franqueza, que roza la metedura de pata, a 41 días de la primera vuelta electoral, Ségolène se estaba refiriendo al silencio altivo de Lionel Jospin, ex primer ministro, a las disputas personales entre Jospin y Jean- Pierre Chévenement, ex ministro del Interior, y a la palmaria falta de entusiasmo de Laurent Fabius, ex primer ministro. Ségolène sabía de lo que estaba hablando. A las pocas horas de hacer ella tal declaración, otro elefante emblemático, Claude Allegre, precisamente cercano a Jospin, declaró a RTL (primera cadena de radio privada) Yo no votaré por Ségolène. Me lo impiden mis convicciones personales y científicas Claude Allegre conoce muy bien a Ségolène: fue ministro de la Educación, entre 1997 y 2000, cuando ella era secretaria de Estado para la enseñanza escolar. Mientras la candidata socialista continúa patinando de manera tan poco afortunada con los elefantes de su propio partido, Bayrou sigue cotizándose a la alza como posible ganador de la segunda vuelta, la definitiva, el 6 de mayo próximo, tras haber eliminado a Ségolène, quizá. Bayrou recibió ayer el apo- J. P. Q. PARÍS. La primera boda homosexual de Francia se ha transformado en pesadilla jurídica, humana y política, desautorizada por el Tribunal Supremo, tras unas rocambolescas peripecias policiales y judiciales de la pareja. Stéphane Chapin y Bertrand Charpentier fueron consagrados administrativamente como matrimonio por el alcalde ecologista de Bègles (Gironda, Burdeos) Noel Mamère, el 5 de junio del 2004. Aquella boda se presentó, en su día, como una gran novedad jurídica, que permitía interpretar la legislación francesa como ambiguamente favorable al matrimonio homosexual. Menos de tres años después, aquella boda emblemática se ha convertido en un grotesco folletín, con muchos flecos negro azabache. A los pocos meses de contraer matrimonio, y festejada la pareja con mucho jolgorio audiovisual, la policía descu- Stéphane (izquierda) y Bertrand con el libro de familia brió que los felices contrayentes habían estado robando a una anciana que les había dado cobijo, aprovechando que la mujer estaba parcialmente inválida. Situación que ellos utilizaron para apropiarse de bienes y dinero, con alegre falta de escrúpulos. Fue la primera nota negra de la primera boda homosexual de Francia. Siguió un largo folletín judicial. Varios juristas denunciaron la legalidad de la boda. Se anunció una primera anulación, en Burdeos. Y se sucedieron procesos y apelaciones, sucesivamente perdidos, hasta que el caso llegó a la AFP Sucesivos procesos máxima jurisdicción nacional. Ayer, finalmente, el Tribunal Supremo dictó sentencia: Este Tribunal considera que la Ley francesa actual sólo autoriza el matrimonio entre un hombre y una mujer Sólo la adopción de una nueva ley, ante la Asamblea nacional, podrá hacer evolucionar tal situación de derecho Dicho de manera muy simple: el Tribunal Supremo francés confirma la ilegalidad del matrimonio homosexual. Todas las argucias e interpretaciones de la antigua ley de parejas de hecho son condenadas de manera terminante: la ley francesa desautoriza el matrimonio homosexual. Muchos indecisos Ante tales maniobras de campaña, los sondeos insisten en la incertidumbre de fondo: casi un 60 por ciento de los electores franceses todavía se consideran ellos mismos indecisos a la hora de votar. En la primera vuelta, el candidato conservador se cotiza siempre varios puntos por delante de Ségolène y Bayrou. Ante la segunda vuelta, los sondeos afirman que Sarkozy podría derrotar fácilmente a Ségolène, pero pudiera perder contra Bayrou. El voto final se juega en un pañuelo de un 1 a un 3 por ciento de intenciones de voto. El máximo general de EE. UU. califica de inmoral la conducta homosexual P. RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Por si el Pentágono no tuviera suficientes frentes abiertos, el máximo responsable militar de Estados Unidos se ha visto implicado en una nueva y complicada polémica al declarar como inmoral la conducta de los gays. En declaraciones al Chicago Tribune el general Peter Pace, jefe de la Junta del Estado Mayor, expresó su creencia de que los actos homosexuales entre dos individuos son inmorales y nosotros no debemos respaldar actos inmorales Comentario expresado para justificar la política de don t ask, don t tell (no preguntar, no decir) que desde la Administración Clinton tolera discretamente el servicio de homosexuales en las Fuerzas Armadas profesionales de Estados Unidos. Grupos de activistas, líderes del Partido Demócrata e incluso algunos parlamentarios republicanos han cuestionado la sabiduría de los comentarios realizados por este general del cuerpo de los Marines con cuatro estrellas. Ante el escándalo organizado por sus palabras, el general se ha visto forzado a emitir un comunicado en el que no pide disculpas pero lamenta haber mezclado política oficial del Departamento de Defensa con puntos de vista personales en materia General Peter Pace, jefe del Estado Mayor Conjunto AFP ABC. es Más información sobre la campaña electoral francesa en abc. es internacional de moral. En su entrevista, el oficial comparaba las relaciones homosexuales con el adulterio, insistiendo en que ambos casos representan conductas incompatibles con la condición de militar.