Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14 s 3 s 2007 Viaje de Estado de los Reyes a Argelia ESPAÑA 19 Sahara, arenas movedizas El Rey limó asperezas sobre el conflicto del Sahara Occidental durante su viaje oficial a Argelia s La posición española es que los saharauis deben decidir sobre su futuro dentro del ámbito de la ONU POR LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. El uso de las palabras siempre es susceptible de interpretaciones, como las que a menudo se hacen alrededor del conflicto del Sahara Occidental, que muchos suelen amoldar a sus propios deseos. Por eso, lo que dijera el Rey en su viaje a Argelia a este respecto iba a ser analizado con lupa por las partes implicadas. El presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, es el más firme aliado del Frente Polisario en la escena internacional y ha mostrado en las últimas semanas su disconformidad con la posición española, cercana a la postura de Marruecos. Don Juan Carlos dijo ayer ante Buteflika que la solución debe recoger, dentro del ámbito de la ONU, la libre determinación, tal y como ha puesto recientemente de relieve mi Gobierno El Monarca se refiere a la necesidad de que los propios saharauis decidan libremente su futuro, como contempla la legalidad internacional. El Monarca se refiere también a la visita oficial del presidente José Luis Rodríguez Zapatero la semana pasada a Marruecos, donde el asunto de la ex colonia volvió a ser el centro. El jefe del Ejecutivo no pronunció entonces en su comparecencia el término autodeterminación pero se cuidó de que sí apareciera en la declaración final. El presidente recordó la necesidad de respetar el marco de la ONU. La polémica a tres bandas entre Madrid, Argel y Rabat ha cobrado actualidad a pesar de que el conflicto apenas se mueve desde hace más de treinta años con el plan de autonomía que propone la parte marroquí. Zapatero, que recibió en diciembre un tirón de orejas de Buteflika por su alineamiento con Rabat, ha dicho que ese plan sirve como punto de partida, aunque no reconozca el derecho de autodeterminación de los saharauis. Eso es algo que Rabat ha querido dejar claro antes de dar a conocer cualquier detalle del texto, que podría ser presentado en breve ante la ONU. Los saharauis, según ese plan, siempre permanecerán bajo bandera marroquí y no podrán abandonar la soberanía del reino alauí, que ocupó la ex colonia en 1975 con la Marcha Verde. Cuando Don Juan Carlos habla de libre determinación su discurso no excluye la posibilidad de que los saharauis decidan sobre su futuro, explica un diplomático español especialista en el conflicto del Sahara Occidental. ¿Por qué ha elegido el Rey esta expresión frente a la más utilizada de autodeterminación? Este diplomático contesta que puede deberse a un intento de acercar sus palabras a la forma francesa que normalmente emplean los argelinos. Buteflika podría entenderlo mejor añade. En cualquier caso, la libre determinación es igual que la autodeterminación, recoge también la opción de la independencia reconocida legalmente Esa legalidad a la que se refiere el diplomático son las distintas resoluciones de la ONU y el dictamen del Tribunal Internacional de La Haya. Las primeras son, en concreto, tres: la 1.514 y la 1.541 del año 1960 y la 2.626 de 1980. En ellas la ONU ha ido depurando su posición sobre las diferentes soluciones legales que puede tener el conflicto, pero sin descartar la posibilidad de que los saharauis se independicen aunque si así lo decidieran podrían pasar a formar parte de manera oficial de Marruecos. En cuanto al dictamen de La Haya, en 1975, se hizo famoso por la interpretación que hizo de él Hasán II sólo unos días antes de empujar a más de 200.000 marroquíes sobre el territorio que aún estaba bajo bandera española. Ese texto era claro al señalar que Rabat no tenía vínculos de soberanía sobre el Sahara, aunque hablaba de contactos entre sus tribus y la población marroquí. Siempre marroquí La solución para el futuro del Sahara Occidental lleva estancada más de treinta años