Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 13- -3- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 79 RMN y escáner, los avances médicos más significativos La resonancia magnética nuclear (RMN) y el escáner constituyen para los médicos los principales avances científicos que se han dado en la profesión en el último cuarto de siglo, como refleja una encuesta entre profesionales de la medicina en EE. UU. La resonancia magnética, que no utiliza radiaciones ionizantes, permite la obtención de imágenes al someter al paciente a un campo electromagnético con un imán de 1,5 tesla, equivalente a 15.000 veces el campo magnético de la Tierra. El sistema se apoya en aparatos emisores de electromagnetismo, antenas receptoras de radiofrecuencia y ordenadores que traducen los datos en imágenes. El escáner, en cambio, se basa en la administración al paciente de un trazador (radionucleido) radiactivo para examinar la función o estructura de un órgano. Cuando dicho órgano emite la radiación, ésta es captada por un detector o cámara gamma. Las señales digitales detectadas son traducidas a imágenes por ordenador. Cámara de resonancia magnética del hospital Donostia, en San Sebastián LUIS MICHELENA Una directiva europea amenaza la práctica de las resonancias magnéticas Expertos en radiología se oponen al texto, que será obligatorio en abril de 2008 y que impediría ocho millones de pruebas diagnósticas al año en Europa LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL. BRUSELAS. El uso de métodos tan extendidos y casi imprescindibles como es la resonancia magnética para el diagnóstico de tumores cerebrales, lesiones de articulaciones o defectos de los vasos sanguíneos, está siendo cuestionado por Bruselas que, con el pretexto de defender la salud de los profesionales expuestos a los campos electromagnéticos, ha elaborado una directiva que obligaría a los especialistas en radiología a prescindir de tecnologías como ésta. La directiva europea debería ser puesta en práctica en abril de 2008 y ha recibido duras críticas del sector médico. En un lado se encuentra el derecho del paciente a un tratamiento adecuado. En el otro, la protección de los profesionales ante los riesgos que puede conllevar la exposición a los campos electromagnéticos durante la realización de pruebas como las resonancias magnéticas, que totalizan cerca de 8 millones de procedimientos para el diagnóstico cada año en Europa. Mientras la UE inclina la balanza del lado de los profesionales, ellos levantan la voz a favor de sus pacientes. Desde Viena, expertos en radiología de 90 países, reunidos desde el pasado domingo en el Congreso de Radiología Europeo, se han manifestado en contra del texto y han afirmado que en los 25 años de aplicación de esta tecnología nunca se han dado indicios de que sea perjudicial y que, sin embargo, ha ayudado al diagnóstico de 500 millones de personas. No nos gustaría vernos forzados a volver al uso de los rayos X como consecuencia de la aplicación de la directiva europea afirma el eurodiputado y médico austriaco S. Swoboda, recordando que esta técnica sí tiene efectos malignos probados, como el riesgo de cáncer. Y es que el texto establece límites de exposición tan bajos a los campos electromagnéticos que los profesionales estarían obligados a evitar la resonancia magnética del Nobel Paul Lauterbur. Esos límites quedarían superados con una distancia de un metro o un metro y medio del paciente, pero ello impediría la realización de millones de exámenes al año en los que es necesario que el personal médico permanezca más cerca del paciente. Bruselas se ha hecho eco de las quejas de los profesionales médicos y no cierra la puerta a una posible revisión de la directiva. Según ha asegurado la portavoz de Empleo europea, Katharina Schnurbein, a este diario, en el caso de que se encuentren pruebas sustanciales de que esta directiva puede afectar de forma grave al ejercicio de la profesión médica, la Comisión se plantearía una revisión del texto De hecho, la preocupación de los profesionales es tal que el propio comisario de Empleo, Stavros Dimas, se reunió el año pasado con profesionales de la radiología y se comprometió a la elaboración de un estu- Posibilidad de dar marcha atrás Falta de pruebas científicas Los médicos se ponen de parte del paciente y sostienen que no se han probado los perjuicios de las resonancias Bruselas se muestra abierta a revisar el texto si comprueba el grave impacto sobre el personal de sanidad dio sobre el impacto que puede tener la aplicación de la directiva en el ejercicio de los profesionales. Las conclusiones de este estudio serán determinantes para que Bruselas decida si lleva a cabo una revisión del texto y una posible modificación. El informe está siendo elaborado por la Sociedad Europea de Radiología y será presentado a Bruselas en octubre, momento en el que, tras escuchar las conclusiones de otros estudios similares, la Comisión Europea tomará la decisión de tener en cuenta, o no, las consideraciones del sector médico. Esta es la primera directiva que intenta proteger, a nivel europeo, a los profesionales médicos de los riesgos de los campos electromagnéticos. Hasta ahora, España y los demás países de la UE regulan esta cuestión por sí mismos, y en nuestro país ha sido el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional quien se ha ocupado de ello. Más información en: http: www. ecr. org