Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 13- -3- -2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 77 La música, en una torre de marfil Pese a la brillante generación de jóvenes pianistas que se pueden escuchar hoy, hay quienes han visto en ellos un exceso de atención hacia la técnica- -exhibida muchas veces a gran velocidad- -en detrimento de la musicalidad. Para Barenboim, estas dos cualidades- -necesarias para ser un buen intérprete- -deben crecer al mismo tiempo, según explica en su libro Una vida para la música La causa de esta carencia tiene para el maestro un raíz clara y muy profunda El problema de los jóvenes músicos actualmente es que la música ha perdido su lugar en la sociedad. Existe, pero en una especie de torre de marfil. No forma parte de la cultura general. Hay gente apasionada por la música- -tanto los que la hacen como los que la escuchan- -pero ha perdido su lugar en el sentido de influir y ser influida por la literatura, la filosofía, el arte... Ha perdido el contenido Peñarrocha rememora en Arritmia el horror de Guantánamo JOSÉ EDUARDO ARENAS MÁLAGA. Un reparto internacional encabezado por Rupert Evans, Natalia Verbeke y Derek Jacobi participa en Arritmia una historia filmada en Cuba que entra y sale- -de soslayo- -en un tema político como es el de Guantánamo. Rodada en La Ciudad de la Luz, nos muestra las torturas ya conocidas con las que se infiltra al celuloide. En La Habana, asistimos a las consecuencias psíquicas que padece el torturador torturado en su propio mea culpa A fe que lo intenta el director Vicente Peñarrocha- -premiado ya en Málaga por la estupenda Fuera del cuerpo pero esta vez adolece de una vaguedad entre el romanticismo y la denuncia. Es una historia de amor repleta de silencios acentuados por Peñarrocha para el mejor lucimiento de los protagonistas. Verbeke cumple sobrada con la tarea de cubana protectora, aunque luego no termine de cuajar la relación con el prisionero. El director comentó sobre su segundo largometraje, rodado en inglés, que tiene un 80 por ciento del equipo español. Empezó como una película de encargo. Me lo tomé como una experiencia ligera, pero se fue convirtiendo en algo muy intenso. Modifiqué el guión llevándolo a lo que yo sentía más cercano en la historia. Había un problema, que era dónde íbamos a reproducir Guantánamo, porque es imposible rodar allí. Había un cierto compromiso político en el que todos aportamos lo que pudimos. La apuesta no pasaba por meternos en un fregado, aunque no era algo que nos preocupara; estábamos cómodos con el guión y sentíamos que había que hacer la película En el mercado anglosajón la cinta se titulará Guantanamero Lo cambiamos aquí porque en España podía dar una idea folclórica- -dice el director- En cuanto al guión, el primero lo hizo María de Medeiros, luego se modificó en Londres y después llegó a mis manos. Tenía algo de TV- movie, muy realista. Pensé que había que intentar que fuera más física y sensual. Ese fue el cambio en el registro del guión A esta película le siguió, también en competición, una comedia ligera, Café solo o con ellas de Álvaro Díaz Lorenzo, sobrino de Agustín Díaz Yanes, con Alejo Sauras, Lucía Jiménez, Asier Etxenandía y Elena Ballesteros, entre otros. MONIKA BITTERSHAUS nunca- -bromea- Tener más años no significa que se sepa más. Uno mejora si se ocupa de ello, si está dentro de la música De extrema dificultad y virtuosismo, apenas fueron interpretadas en la época de su gestación hasta que llegó Liszt. ¿Fue Beethoven un loco cuando las compuso? No, fue un grandísimo humanista. Su problema es que el mensaje, el contenido de la música, no se puede articular con palabras, sino sólo con sonido. Si yo fuese capaz de articularlo, ¿para qué tocarlas? se pregunta. Eso no significa que no tengan contenido- -matiza- un contenido que tiene que ver con la condición humana, con el ser humano. Y buscar eso es lo importante Las 32 sonatas fueron compuestas a lo largo de gran parte de la vida del compositor ale- El problema en Beethoven es que el contenido de la música no se puede articular con palabras sino sólo con sonido. Si yo fuese capaz de articularlo, ¿para qué tocarlas? mán; sin embargo, Barenboim no considera que éstas reflejen por completo su biografía musical. No. Es una obra que no va paralela a su biografía personal. Beethoven vivió muchos periodos que quizá no se escuchan en su música A la hora de elegir una sonata entre todas, el pianista, como si se tratara de sus propios hijos, no confiesa preferencias. Barenboim pianista, y Barenboim maestro de pianistas. Así lo recogen dos de los DVD que se incluyen en este cofre. Durante varios días el músico argentino- israelí impartió clases Fomentar la curiosidad magistrales en Chicago a siete jóvenes músicos, en las que les escuchó con atención, alabó sus cualidades, pero también reveló sus problemas El principal consejo para todos fue siempre el mismo: Abrir más su curiosidad. Sin ser curioso no se puede hacer nada en el mundo. Nunca le he dicho a ningún alumno: Eso tiene que ser así. Tienes que tocar esto de esta forma Siempre hay que llevar a cada uno de ellos a pensar por sí mismo Sobre la elección del español Javier Perianes, no tiene dudas: Es un chico con mucho talento, tanto pianístico como musical sentencia. El maestro nos pegó a todos un repaso de primera S. G. MADRID. Javier Perianes (Nerva, Huelva, 1978) fue uno de los elegidos para viajar a Chicago; allí trabajó con Barenboim el primer movimiento de la sonata número 31, Op. 110. Tuve la suerte de que ya la había tocado confiesa a ABC. A pesar de ello, el maestro nos pegó a todos un repaso de primera. Aquello fue un martirio chino bromea. Sobre el método empleado por Barenboim, destaca su gran habilidad de no hacernos tocar como él. Eso es algo de gran maestro. Su sistema consistía en aportarte algo respetando tu manera de tocar, tu estilo y tu manera de pensar la sonata. A mí, por ejemplo, me incidió mucho en el tema del sonido. Partiendo de la base de que el suyo es muy bonito y que el mío es más francés que alemán, me dijo: Usted siempre trabaja con vocales, y yo creo que aquí hay también muchas consonantes Perianes no oculta su admiración por Barenboim y su manera de abordar las sonatas: Las tenía todas en la cabeza. Ver cómo las organizaba desde el punto de vista formal y emotivo era sobrecogedor Durante la clase, de una duración aproximada de 50 minutos, el pianista argentino hablaba del sonido y de las propias intenciones de la música. No las de Beethoven- -matiza Perianes- porque quién sabe lo que pensaba en cada momento. Eso de elucubrar sobre el terror, el drama, el amor... no es demasiado recomendable También incidía, añade, en el aspecto camerístico y orquestal de muchas de las sonatas Perianes, que a pesar de su juventud ya tiene un lugar propio en el panorama pianístico nacional y poco a poco en el internacional, reconoce que abordar esta Integral es un trabajo ímprobo y que no todos pueden hacerlo. Pero en el caso de Barenboim considera que las sonatas forman parte de su código genético. Estamos hablando de un ser privilegiado que es uno de los grandes músicos del siglo XX por lo que ha hecho y por lo que le queda por hacer Él, sin embargo, se muestra más cauto y de momento su proyecto más inmediato consiste en tocar el año próximo en Sevilla ocho de las 32 sonatas. Y ya con eso voy bien servido- -bromea- El año siguiente haré con la Orquesta de Córdoba los dos conciertos de Beethoven en dos días. Voy a tener dos o tres años muy Beethoven